Fuerzas Especiales del Ejército Mexicano detuvieron a “El Marro”

Ciudad de México/ 02 julio.- En un operativo diseñado originalmente por la Fiscalía General de Guanajuato (FGG) para rescatar a una víctima de secuestro, fuerzas federales detuvieron a José Antonio Yépez Ortíz, “El Marro”, líder del Cártel de Santa Rosa de Lima (CSRL), y cinco de sus colaboradores que se ocultaban en un pequeño poblado del municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas. 

El trabajo de inteligencia militar de 16 meses para ubicarlo en los estados de Guanajuato, Querétaro, Hidalgo y Puebla culminó en la madrugada del domingo 2 de agosto con la detención de Yépez Ortíz, quien estaba ya a salto de mata, perseguido y amenazado de muerte por Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), y con unidades del Ejército y la Marina cada vez más cerca de él. 

La madrugada del domingo 2 de agosto, un comando de las Fuerzas de Reacción Inmediata (FER) del Cuerpo de Fuerzas Especiales (CFE) encabezó el operativo en el que la información de inteligencia de la FGG acerca del secuestro de una empresaria de Apaseo el Alto aportó datos coincidentes con la investigación que llevaban las secretarías de la Defensa Nacional (SEDENA), de Marina (SEMAR) y la Guardia Nacional (GN) acerca para ubicar a “El Marro” en la entidad. 

Los datos de inteligencia militar indicaban que el líder del CSRL había escapado de dos seguimientos que se le hicieron en los municipios de Celaya, Comonfort y Villagrán para luego tratar de ocultarse en el estado de Querétaro sin conseguirlo. Regresó entonces a Guanajuato para reducir aún más su perfil, moverse en vehículos no ostentosos y ocultarse en una vivienda del poblado de Francisco Tavera, aledaña al sitio en el que estaba secuestrada una mujer de Apaseo el Alto dedicada los negocios. 

La información compartida por la FGG a las fuerzas armadas permitió ubicar a los secuestradores en la misma zona en la que se movían “El Marro” y sus hombres más cercanos, en un corredor que llevaba meses siendo vigilado desde el aire por dos drones Hermes 450 de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) y un UAV Arcturus de la Marina. 

El operativo se armó para lograr la captura de Yépez Ortíz y la liberación de la mujer secuestrada. Para conseguirlo, el alto mando envió al comando del FER desde la Ciudad de México, en un helicóptero Cougar de la FAM que voló directamente hasta el municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas, coordinándose en tierra con los otros grupos de intervención. 

El Marro fue capturado junto con seis integrantes de la organización que encabezaba y que en las últimas semanas fue sometida a fuertes presiones por parte del gobierno federal y también del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), grupo criminal encabezado por Rubén Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, quien hace unos días publicó un video en el que lanzaba una última amenazaba a Yépez Ortíz y su gente para que abandonaran Guanajuato. 

Del lado del gobierno federal, la Fiscalía General de la República (FGR), la SEDENA y SEMAR) y la Guardia Nacional realizaron al menos cinco operativos importantes en varios puntos de Guanajuato para cercar y reducir espacios y lugares de escape al ahora ex líder huachicolero. 

“El Marro” logró alcanzar el liderazgo en la organización delictiva en 2017, a la que meses más tarde bautizó como Cártel de Santa Rosa de Lima, en referencia a la pequeña ciudad rural del municipio de Villagrán en donde vivía y tenía su centro de operaciones el líder del robo de combustibles, actividad conocida también como huachicoleo. 

Yépez Ortíz puso en jaque a las autoridades federales y al gobierno de México y del estado de Guanajuato debido a la ola de ejecuciones que sus sicarios desataron en varios puntos de la entidad para mantener el control territorial. Hasta hace unas semanas se contabilizaba un promedio de 16 ejecuciones diarias en diversos puntos del estado, cometidas por comandos del CSRL. 

Además, tras la detención de su madre y sus hermanas ocurrido hace un mes, “El Marro” ordenó una contraofensiva como respuesta a las detenciones, amenazando con cometer actos de violencia extrema. Las fuerzas federales desplegaron a cerca de 3 mil militares en varios puntos de Guanajuato, principalmente en las inmediaciones de la Refinería “Antonio M. Amor” ubicada en Salamanca. 

Allí, el Ejército Mexicano desactivó un coche bomba colocado por la gente de “El Marro” a unas calles de la refinería. 

Previo a estos hechos, el CSRL había entrado en una confrontación con el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) que encabeza Rubén Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”.  

Esta organización -que hoy es la más violenta y ha exhibido en videos su capacidad armada mostrando decenas de vehículos blindados y pixelados y armas de alto poder- amenazó a “El Marro” con ataques y ejecuciones, tachándolo de cobarde y sanguinario y acusándolo de numerosas ejecuciones y delitos contra la población. 

Esta rivalidad estalló luego del encuentro que sostuvieron uno de los primos de “El Mencho” y enviados de Yépez Ortíz para negociar la presencia de la organización de Jalisco un corredor criminal que implicaba su participación en el huachicoleo, negocio ilegal que llegó a darle a “El Marro” hasta 120 millones de pesos diarios en sus mejores días (unos 4 millones 769 mil euros), previo a que el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenara, en 2019, combatir este delito. 

El asesinato del primo de Nemesio Oseguera desató una guerra de enfrentamientos y ejecuciones entre ambos cárteles en la que el CJNG mató a familiares de “El Marro” en venganza por lo sucedido. La violencia escaló en Guanajuato en diversos frentes. En febrero de 2019 “El Marro”, amenazó de muerte al presidente López Obrador en una manta colocada cerca de la refinerpia de Salamanca, en la que le exigía sacara de Guanajuato a la marina, al Ejército y a la Gendarmería (sic), esto tras los operativos que en ese año llevaron a la captura de centenares de personas que trabajaban para él. 

Esa fue también la primera vez que el CSRL estacionó una camioneta pick up con explosivos enfrente de la refinería de Salamanca. 

José Antonio Yépez Ortíz fue detenido por primera vez en 2008 por delitos menores. Pagó una fianza y salió libre. Ascendió en la organización criminal de la que luego fue líder y a la que bautizó como Cártel de Santa Rosa de Lima y que fue señalado por el presidente López Obrador desde el inicio de su gobierno como un objetivo prioritario en el combate al robo de combustibles a PEMEX. 

La SEDENA emitió un comunicado señalando que en una operación coordinada con la Fiscalía General del Estado de Guanajuato, se llevó a cabo la detención de José Antonio “N”, alias “El Marro”, presunto líder y fundador del “Cartel de Santa Rosa de Lima” (C.S.R.L.).  

“Como resultado de actividades de inteligencia del estado mexicano, se ubicaron a integrantes del grupo delictivo, en dos inmuebles en el municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas, Gto., habiéndose obtenido la orden de cateo emitida por la autoridad judicial competente, y con estricto apego al estado de derecho se procedió a la cumplimentación del mandato judicial, con los resultados siguientes:  

“En un inmueble se detuvo al probable líder del C.S.R.L., quien estaba acompañado por Saulo Sergio “N”, alias “Cebollo”, supuesto jefe de seguridad y cuatro elementos más de esa organización delictiva, a quienes se les aseguraron lo siguiente:  

– Cinco armas largas.  

– Tres armas cortas.  

– Un lanzagranadas.  

– Un vehículo (camioneta tipo pick up).  

– Una cuatrimoto y una motocicleta.  

– Una maleta con numerario (pendiente de confirmar la cantidad). Además, en este inmueble se localizó a una persona del sexo femenino, que presuntamente se encontraba secuestrada”, agregó la secretaría. 

Un video de escasos 29 segundos muestra a militares y agentes de investigación trasladando a “El Marro” a un helicóptero Cougar de la Fuerza Aérea Mexicana hacia la Fiscalía General de Justicias de Guanajuato, desde donde se le transportaría más tarde al penal de máxima seguridad de El Altiplano, en el Estado de México. 

Previo a la detención de “El Marro” había sido capturado también en Guanajuato José Guadalupe “N”, “El Mamey”, considerado como su colaborador más cercano, en un operativo efectuado el 24de julio de julio en Celaya. 

Semanas antes, la madre, la hermana y una prima de “El Marro” fueron detenidas junto con otras 20 personas en una operación que suscitó actos de violencia en Celaya y en Santa Rosa de Lima, en donde los simpatizantes de Yépez Ortíz quemaron camiones, bloquearon calles y atacaron comercios en protesta por las detenciones. 

Las mujeres fueron liberadas menos de una semana después de las detenciones. Esto ocurría el 20 de junio. Meses antes, en marzo, el padre de “El Marro”, el señor Rodolfo Yépez, también había sido detenido por robo de auto e igualmente quedó en libertad, con la orden de acudir semanalmente a firmar ante el juez de instrucción para seguir su proceso en libertad. 

El 28 de junio uno de los abogados que llevó el caso de la madre, la hermana y la prima del “Marro” fue asesinado presumiblemente por gente del CJNG. 

El cártel dirigido por Nemesio Oseguera publicó al menos tres videos en las últimas semanas mostrando un despliegue armado con vehículos blindados y presentando a su Grupo Élite de Fuerzas Especiales (unos 100 integrantes), lanzando consignas y porras en favor del “Señor Mencho” y amenazando al CSRL y al “Marro” para que se salieran de Guanajuato. 

Dos días antes de la captura de José Antonio Yépez, un comando del CJNG atacó el puente de El Aguaje, en Tepalcatepec, Michoacán, para anular a “Los Viagras” y romper la resistencia de grupos que simpatizan con el CSRL en esa región del estado. 

Jorge Medellín / @JorgeMedellin95 /EstadoMayor.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *