Revelan conversación entre policías de Iguala y narcos la noche de la desaparición de los 43 normalistas

Estado Mayor/01 octubre 2021

Anuncios

Jorge Alejandro Medellín

El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), Alejandro Encinas, dio a conocer dos hojas con conversaciones entre policías de Iguala, Guerrero, y sicarios del cártel Guerreros Unidos sostenidas durante las horas en las que los estudiantes normalistas de Ayotzinapa fueron detenidos y luego desaparecidos.

El material revela que el Estado Mayor de la Defensa Nacional (EMDN), que entonces encabezaba el general Roble Arturo Granados Gallardo, fue informado en todo momento de lo que sucedía en Iguala, Guerrero, al detectarse movimientos y actividad relevante en la zona por el desplazamiento de los estudiantes normalistas y por grupos de sicarios de los Guerreros Unidos, además del desplazamiento de unidades de la policía de esa ciudad.

La información generada en tiempo real fue interceptada por los grupos de inteligencia de zona (GIZ) que a su vez dan parte de la actividad “relevante” al C.M.I. (Centro de Mando de Información), organismo que emitió el mensaje al EMDN y que está vinculado a la Sección Séptima (S-7, Operaciones Contra el Narcotráfico –OCN).

La primera hoja del documento revelado por Encinas indica que las conversaciones fueron enviadas el EMDN y al CMI con la referencia número 14-04885, fechadas el 5 de octubre de 2014, pero recabadas el 26 de septiembre, la noche de la desaparici9ón de los 43 normalistas.

El documento de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) señala, en su Párrafo A, que se trata de una “Conversación de Interés (Mensaje de texto) entre Francisco Salgado Valladares, 2° Comandante de la Policía Municipal de Iguala, Gro. y gente de confianza de Felipe Flores Vázquez, Director de Seguridad Pública de Iguala, Gro. con Gilberto “N” (A) Gil, Jefe Regional Los Guerreros Unidos, en Iguala, Huitzuco, Tepecuacuilco, Cocula, Zacacoyuca, Buenavista, Taxco,Teloloapan, Apaxtla de Castrejón y Cuetzalan del Progreso, Gro.”

En las conversaciones sostenidas entre IGNACIO, GIL, CHOLO y RAMÓN, se discute sobre la detención de los “ayozinapos” sin definirlos nunca como estudiantes o normalistas, pero señalando que “anda encapuchados y armados (sic)”.

Se señala que ya están detenidos varios peor se advierte que vienen más en camino y se piden instrucciones para saber a dónde llevarlos. Los policías se ponen de acuerdo el GIL y con los otros jefes de plaza para entregarles a 21 estudiantes, para llevarlos a “la cueva” y para torturarlos, para “aterrorizarlos”.

“Verga, suéltelos, tengo unas camas para aterrorizarlos o páseme los detenidos”, le dice el GIL a IGNACIO al inicio de la conversación.

Ok, son 21 personas en el autobús que va a salir, le contesta IGNACIO, quien le informa que ya tiene a 17 en la cueva y le pregunta si esos también los va a querer, para decirle al comandante que “no isimos detenciones”.

En la hoja 2, fechada el 4 de octubre de 2014, se muestra la conversación entre Alejandro Palacios (CHOLO) y RAMÓN, un “posible policía del municipio de Tepecoacuilco, Guerrero. Esta parte de lo revelado no indica cuándo se dio la conversación en la que se habla de ue acaba de ser hallada una fosa clandestina en Pueblo Viejo. “Algún 28 abrió la boca”, le dice RAMÓN al CHOLO.

Ambos mencionan la presencia de ministeriales en la zona, siguen hablando de una cueva y dicen que “están reventando todas las cazuelas”. Advierten que el OSO ya se fue de ahí y que la “POMPI” fue detenido. “Kon el tenían viejo para saber todo el pedo, eske también está ayi esa noche del chilango y vio todos los que estábamos…”

El material fue liberado luego por orden del presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió primero a abrir las declaraciones ministeriales de al menos 30 militares involucrados en el caso Ayotzinapa, quienes fueron interrogados en su momento por la Procuraduría General de la República (PGR), hoy Fiscalía.

Este organismo fue requerido por el periódico El Universal para que vía la ley de transparencia entregara copia de las declaraciones de un grupo de integrantes del 27 Batallón de Infantería de Iguala, Guerrero, que la noche del 26 de septiembre de 2014 patrullaban la zona de las detenciones, hablaron con varios de los normalistas que trataban de huir de la policía municipal e incluso les tomaron fotos y datos personales.

Uno de los militares involucrados en el caso, el capitán José Martínez Crespo, se entregó a la Fiscalía de Justicia Militar en noviembre de 2020 para ser investigado y acabó siendo vinculado a proceso por su probable vinculación con los Guerreros Unidos.

El presidente López Obrador fue cuestionado el 30 de septiembre acerca de la entrega a El Universal, por parte de la FGR, de decenas de hojas con las declaraciones de los militares, pero todas testadas e ilegibles. Obrador se comprometió a abrir las declaraciones con las que se contaba. “No ocultamos nada”, dijo, y anunció que el subsecretario Alejandro Encinas daría a conocer las declaraciones.

Sin embargo, un día después de haberse comprometido a transparentar lo declarado por los 30 militares interrogados, se desdijo y aseguró que fue mal interpretado, que hubo un error y que Encinas haría públicos los documentos del caso, que al final solo fueron dos hojas de conversaciones entre policías municipales y sicarios del cártel de Guerreros Unidos.

@JorgeMedellin95

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *