CUARTELERAS

El misterioso robo de los cartuchos que al final nadie quiso

Anuncios

Estado Mayor/28 junio 2021

7 millones 114 mil 500 cartuchos útiles de diferentes calibres fueron robados o desaparecieron o fueron tomados por amigos de lo ajeno hace tres semanas en los límites de Guanajuato y San Luis Potosí, en una operación sin precedentes que cimbró –un poco– al gobierno federal.

Las municiones, fabricadas por la empresa Águila, iban al sur de Texas, a la frontera común. El 90 por ciento de la carga era de cartuchos de uso deportivo para armas cortas, otros eran para escopetas y una mínima parte eran calibre 7.62 x 51, utilizables para fusiles AR-15 y AK-47. Este lote era de unas 80 mil piezas.

A casi un mes de lo ocurrido, ninguna autoridad civil o militar sabe exactamente qué ocurrió con el cargamento cuyo transporte era responsabilidad de la empresa IndustriasTecnos, ligada a Águila Ammo.

El misterio rodea a un hecho de pos sí misterioso como es o hubiera sido el robo de más de siete millones de cartuchos útiles, catalogados por la Fiscalía General de la República I(FGR) como material “de uso bélico”.

Las versiones van y vienen en torno a lo sucedido; para la FGR pudo tratarse de un ribo simulado en el que habrían participado los propios guardias de seguridad, los escoltas que vigilaban que las balas llegaran bien a su destino en la frontera con los Estados Unidos.

Para la SEDENA, todo lo sucedido es sospechoso y estarían relacionado con la acción de bandas locales que operan para el CJNG en Guanajuato y San Luis Potosí y que se habrían equivocado de cargamento o bien habrían recibido datos incorrectos sobre el material que iba en los dos trailers atracados.

En todo caso, para los militares sí hubo atraco, pero los atracadores se dieron cuenta del error y además sintieron que las balas eran muy rastreables y, por si fuera poco, algunas de las cajas, en especial las de calibre 7.62, llevaban dispositivos de seguimiento y localización. Por eso, al final, el cargamento fue abandonado completito.

Otra versión menos creíble y sin menor sustento indica que el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) habría ayudado al gobierno federal a encontrar las cajas secas con los 7 millones 114 mil 500 cartuchos “robados”, cosa poco menos que inverosímil.

Lo cierto es que la SEDENA, a querer o no, ya metió las manos en el asunto y está investigando qué sucedió con el embarque, quiénes sabían lo que llevaba, quiénes tenían conocimiento de la ruta, el destino y quiénes en el exterior sabían de esto.

Por lo pronto, la empresa Águila Ammo estaría suspendida para efectuar traslados del material que fabrica en su planta de Cuernavaca, Morelos.

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.