Caen ventas de autos blindados

México, 27 de enero.- La industria del blindaje automotriz en México terminó el 2016 con números rojos.

Anuncios

Las ventas de este sector productivo -que en 2014 comenzó a sentir la desaceleración económica debido a recortes gubernamentales- cayeron tres puntos porcentuales en comparación con las cifras registradas en 2015.

En el 2016, las empresas que forman parte de la industria del blindaje automotriz nacional vendieron 2 mil 539 unidades.

De esta cifra, la Asociación Mexicana de Blindadores de Automotores (AMBA) vendió 1, 675 unidades, lo cual se traduce en un 66 por ciento de participación en el mercado del blindaje nacional.

Ernesto Mizrahi, presidente de la AMBA, reconoció el descenso en las ventas de unidades blindadas, situación que venía anunciándose desde hace más de un año.

A pesar del panorama desalentador, en febrero de 2016, Mizrahi adelantaba que pese a los recortes gubernamentales y a la desaceleración económica del país, la industria del blindaje crecería un 10 por ciento y estaría muy cerca de lograr un mínimo de ventas de 3 mil unidades blindadas.

No fue así. La recesión, el recorte en las compras de blindados que hacían dependencias como la Procuraduría General de la República (PGR), la Secretaría de Gobernación (Segob), la Policía Federal (PF), la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Petróleos Mexicanos (Pemex) y las secretarías de seguridad de varios estados de la república impactaron los planes y previsiones de los blindadores (tanto los que pertenecen a la AMBA como los que operan de forma independiente).

La AMBA reúne a ocho empresas (Autosafe, Ballistic Group, Global Armor, TPS Armoring, Auto Werk, Blindajes WBA Alemanes, Total Shield, y Blindajes Epel) que ocupan más del 60 por ciento de la producción del blindaje automotriz en México.

Esta última, Blindajes Epel, es la encargada de abastecer a las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina con los vehículos blindados ligeros Sandcat, diseñados para realizar operaciones de alto impacto contra el crimen organizado.

De acuerdo con la página de internet de Blindajes Epel, el Sandcat es un “Vehículo Táctico Blindado Nivel NIJ IV PLUS capaz de resistir calibre.50, de uso Policiaco Militar de gran maniobrabilidad para operaciones urbanas, con capacidad de carga de hasta nueve ocupantes.

“Desde el 2010, diferentes entidades gubernamentales han adquirido el Sand Cat, se cuenta hoy en día con 300 unidades en el territorio mexicano. Blindajes Epel y Oshkosh brindan entrenamiento, soporte y servicio postventa a los vehículos tácticos adquiridos”.

La firma Blindajes Epel obtuvo en 2010 y 2011la licitación de la Sedena para fabricar dos lotes de vehículos Sandcat, uno de 175 unidades y otro de 70 unidades respectivamente.

De acuerdo con el documento de la Sedena “Adquisición de Aeronaves, Armamento y Vehículos adquiridos por esta Secretaría de Estado en el periodo 2006-2016”, que es delibre acceso en su página de internet, el precio unitario de los primeros Sandcat en 2010 fue de 4 millones 158 mil pesos.

Un año después, cada unidad de este vehículo táctico costó 4 millones 449 mil 200 pesos. El documento de la Sedena no detalla el número de unidades adquiridas y tampoco señala por qué la diferencia en los precios de un año a otro.

Hay niveles

Sobre las ventas de vehículos blindados, la AMBA detalló que el nivel de protección que predomina entre los usuarios es el Nivel III, que soporta disparos de arma calibre 9 milímetros, lo que significa hacer modificaciones al chasis para colocarle placas de acero de tres milímetros de grosor.,

Además, se le ajustan cristales blindados con una medida de 21 milímetros y se le agrega al piso del vehículo una fibra especial de polietileno conocida como Dyneema, cuya principal característica es que no tiene caducidad.

La AMBA señala además que siete de cada diez blindajes vendidos en México son de nivel tres. Con ese blindaje, cuyo costo ronda entre los 35.000 y los 42.000 dólares, el vehículo pesa unos 280 kilos más.

Sin embargo, funcionarios del gobierno federal que por su cargo requieren mayores medidas de seguridad y algunos empresarios utilizan blindaje de nivel cinco, que implica una capa de acero de 9,7 milímetros y cristales de 42 milímetros de grosor en las camionetas.

Un blindaje de ese nivel pesa hasta 1,2 toneladas y requiere reforzar los amortiguadores y frenos del vehículo, además de que cuesta entre 75.000 y 85.000 dólares.

El nivel de blindaje contempla también reforzar el sistema de neumáticos, los cuales llevan un polímero que permite al conductor avanzar hasta 70 kilómetros sin dañar sus rines en caso que reciban disparos o se vean sometidos a mecanismos para detener el vehículo.

Del total de las compras de vehículos reforzados, el 88% corresponde a vehículos SUV, 10% Sedanes, 1% Vanes y 1% para automotores de carga.

Las marcas más blindadas fueron Jeep, Chevrolet, BMW, Toyota, Volkswagen, Mercedes-Benz, Audi y Ford.

Ernesto Mizrahi añadió que las compañías afiliadas a la AMBA esperan que los constantes incrementos del dólar no afecten sus operaciones, pues los tres principales insumos que se utilizan el blindaje automotor (acero, fibras y cristales) se pagan con esta moneda, incluso los autos acorazados se venden con igual divisa.

Para el presente año, ante las condiciones adversas del escenario económico mundial, la AMBA no se anticipa a dar un estimado de crecimiento, aunque la tendencia podría cambiar en los siguientes meses luego de los actos violentos que se han registrado desde el inicio del prense año, (bloqueos, saqueos y balaceras).

 

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estado Mayor MX

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.