Destruirán cocaína mezclada con salsas

México, 27 de julio.- La Procuraduría General de la República (PGR) incinerará las poco más de 13 toneladas de la mezcla de salsa con cocaína que fueron aseguradas por elementos de la Armada de México en una operación efectuada en el recinto portuario de Manzanillo, Colima, el pasado 13 de julio.

Anuncios

El aseguramiento ocurrió durante una revisión de rutina en la que, de acuerdo con la explicación de la Marina, se detectaron “densidades atípicas” en varios tambos que eran inspeccionados conforme al protocolo de seguridad portuario.

La Marina informó que la incautación fue sobre un cargamento de 217 tambos que contenían salsa de chiles. Cada tambo tenía un peso de 60 kilogramos, lo que da un aproximado de 13 toneladas y 20 kilos del producto.

Fuentes judiciales indicaron que los tambos incautados pertenecen, presumiblemente, a la empresa ecuatoriana La Caserita, fabricante y exportadora de salsas de chile y otros productos como dulce de higo, jalea de tamarindo y manjar de leche.

La incineración se dará ya que el procedimiento químico para separar la cocaína del componente de salsas es muy costoso y toma mucho tiempo; si finalmente todo se va a destruir, es mejor hacerlo ya toda vez que hemos comprobado que en los tambos había droga, explicaron las fuentes consultadas.

En este contexto, la Armada de México ha incrementado la actividad de intercepción de narcóticos en tierra y en la mar, logrando el aseguramiento de alrededor de 14 toneladas de droga en al menos cinco operaciones efectuadas en recintos portuarios y otras en aguas territoriales.

La Marina ha realizado siete aseguramientos destacados entre el 29 de junio y el 24 de julio de este año, pero en uno de ellos, quizá el más peculiar y llamativo de los últimos años, no fue posible cuantificar la cantidad de droga debido a la forma en que ésta venía oculta.

Se trata del aseguramiento de un cargamento de cocaína ocurrido el 13 de julio ocurrido en el recinto portuario de Manzanillo, Colima, que venía mezclada con salsa de chiles.

La droga fue embarcada en Guayaquil, Ecuador, y estaba por salir a su destino final en el puerto de Mazatlán, Sinaloa, cuando fue descubierta en una inspección de rutina. En este caso no se dieron cifras aproximadas del peso de la cocaína porque fue imposible contabilizarla.

Dos semanas antes, el 29 de junio, la Marina aseguraba 11 toneladas de mariguana en un laboratorio clandestino ubicado en la zona serrana de Cosalá, en Sinaloa.

El 12 de julio elementos de Infantería de Marina aseguraron una tonelada de cocaína arrojada al mar en decenas de paquetes que eran transportados en una lancha rápida que escapó a la persecución naval.

El 19 de julio los marinos aseguraron un laboratorio clandestino en Culiacán, Sinaloa, en el que se elaboraba droga sintética.

El 20 de julio, en el recinto portuario de Manzanillo, Colima, personal de la Armada de México aseguró un contenedor con 319 paquetes en los que había 390 kilos de cocaína.

El24 de julio hubo dos aseguramientos: en Tamaulipas fueron incautadas dos toneladas de mariguana y frente a las costas de Chiapas se interceptaron 800 kilos de cocaína.

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estado Mayor MX

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.