FRAGATA

México, 28 de julio.- La fuga de Joaquín Guzmán Loera sigue lanzando esquirlas a diestra y siniestra. Este fin de semana la onda expansiva alcanzó de nuevo la Secretaría de Marina tras las revelaciones del semanario Proceso y del periódico El Universal sobre informes de inteligencia naval en los que se detallaría la red de lavado de dinero y de prestanombres del cártel de Sinaloa.

Los datos publicados en Proceso mencionan un entramado de 242 empresas y decenas de prestanombres al servicio de la organización criminal que encabeza Guzmán Loera.

La información de El Universal refiere la creación de al menos 95 empresas de todo tipo para enmascarar las operaciones financieras del cártel de Sinaloa.

Aunque no menciona a la Marina, el texto del diario apuntala en este panorama los señalamientos contra la institución que en los últimos años ha sido cabeza de playa del gobierno de los Estados Unidos para darle un giro al combate al narco, dejando de lado al Ejército Mexicano y entregándole a la Armada un papel fundamental y central en el esquema de seguridad actual.

Entre los prestanombres aparecen personajes que tienen o han tenido relación con el gobierno de México como prestadores de servicios, señala la información generada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, según reconoce el diario.

En el caso de Proceso, la revista no revela en donde obtuvo los informes de inteligencia naval en los que la Marina tiene documentada una parte de la red de lavado de dinero del Chapo.

Sin embargo, el tema no parece ser del interés del alto mando naval, ya que, como sucedió con la anterior publicación del semanario en la que aseguró que fueron agentes estadunidenses y no marinos mexicanos quienes detuvieron a Guzmán Loera en Mazatlán en 2014, no habrá respuesta oficial o desmentido o aclaración a la revista pese a lo delicado del tema.

El reportaje sugiere omisiones graves de la secretaría que encabeza el almirante Vidal Francisco Soberón Sanzs en cuanto a la persecución del Chapo, sobre todo s la dependencia posee uno o varios expedientes con tal cantidad y calidad de datos.

La filtración a Proceso tiene el aroma de los duros de Washington y la línea para presionar a Soberón con la finalidad de que reciba de nuevo a un equipo de alto nivel y más operativo que se encargaría de capturar al Chapo a la mayor brevedad, los deje actuar (de nuevo) a sus anchas (de nuevo) con la idea de extraditarlo de inmediato a los Estados Unidos.

La Marina, en tanto, restaña heridas, aclara dudas y lima asperezas con sus aliados de los Estados Unidos, mientras indaga quiénes fueron los responsables de manipular y filtrar la información de inteligencia naval acerca de la red de lavado de dinero y complicidades de Guzmán Loera dentro y fuera de México.

Ahora el mayor problema del almirante Soberón es maniobrar con destreza para no ponerle más escollos al presidente Peña Nieto, como lo han hecho sus primos de la Defensa Nacional que no salen de una cuando ya está en otra (Ayotzinapa, Tlatlaya, Santa María Ostula, Calera, Zacatecas…) La lista es larga, penosa y el polvo que levanta ya no cabe debajo de la alfombra.

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estado Mayor MX

  4 comments for “FRAGATA

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *