Ahora sabemos de que lado masca la iguana…el fino tejer política del Presidente Peña Nieto

México, 1 de diciembre.- La expectativa era inmensa.  Doce años de anonimato en el Gabinete Presidencial, de ausencia de protagonismos subían las apuestas.  No solamente regresaba el PRI al poder sino los priístas, es decir, en automático, los políticos.

Anuncios

Y el Presidente Peña Nieto supo cumplir, de sobra, con este ánimo popular que exigía, sin metáforas a los “mejores”.

Honestamente ignoro si cada uno de los elegidos para acompañar, en una primera etapa obvio, son los más capacitados para su nombramiento pero no cabe duda alguna sobre la inmensa jiribilla detrás de su llegada al poder priísta en este retorno épico.

Cada cual corresponde a una razón política de inmediato plazo, a una realidad de urgente necesidad de reacomodo, a una correlación de fuerzas indispensable para la gobernabilidad.  Peña eligió a operadores que sabrán hacer su trabajo terso y fluido, aunque ellos se desgreñen y de den hasta con el molcajete con quienes tengan que hacerlo.  De ahí que a Miguel Osorio Chong, uno de los que menos experiencia política tiene, le corresponde simplemente coordinarlos, como quien dirige un coro de cantantes profesionales.

Por cierto no nos engañemos, no hay un grupo “Hidalgo” en este gobierno.  Osorio es cuate, muy cuate, del primer mandatario.

Baste imaginar, a partir de su sonrisa inmensa, como será la batalla diaria de Elba Esther Gordillo con su enemigo favorito, invencible y sarcástico en la curul, certero con el dardo verbal, don Emilio Chuayffet. Cuando el hidalguense ungido “Jefe de Gabinete” pronunció su nombre se comenzó a escribir el final del liderazgo magisterial de la “Maestra”.

Tiempo propicio, necesidad ineludible.  De la mano de un político, Manuel Camacho Solís, la señora Gordillo comenzó su “reinado” traicionando a quien la había hecho favorita de sus querencias, el maestro Jongitud, otro que intentó eternizarse al frente de su Sindicato.  A favor de Carlos Salinas de Gortari, en el inicio de su sexenio, llegó.  A favor de la República comienza su atardecer y se abre la puerta del final con un titular de la Secretaria de Educación que no solo no se dejará mangonear sino que es una “Chucha Cuerera” para las negociaciones, para las manifestaciones de todo tipo.

No olvidemos que fue Emilio quien puso la gente necesaria para el mitin de protesta de Luis Donaldo Colosio aquel lejano noviembre cuando Manuel Camacho Solís, al frente del gobierno de la Ciudad de México, no resultó el elegido.  Entonces gobernador del Estado de México.

Chauyffet como la mayoría de los libaneses, hombre de privilegiada inteligencia además, tiene una cualidad esencial: es necio hasta derrumbar murallas.  Hombre estudioso de las leyes, hace menos de tres semanas (la mañana de mi cumpleaños) bromeaba sobre su futuro, que era escribir un libro, nos reíamos de los usos y costumbres de los hijos independientes, nos solidarizábamos con Arturo Núñez en la tierra adoptiva del toluqueño por estar casado con una tabasqueña.

Yo creo, honestamente, que no sabía que su amigo Peña Nieto, que trabajo bajo sus órdenes alguna vez, habría de nombrarlo.  Insistía en retirarse de la política y yo le recordé que eso decía Hank González hasta que lo llamaron.

La educación tiene en Chuayffet una garantía espléndida, hombre que ha leído innumerables libros, culto en verdad, amoroso del lenguaje y con fervor patrio singular.  La Maestra, doña Elba Esther habrá de vivir su peor pesadilla cada día.

Y las cosas habrán de cambiar, para bien.  Ponerlo en la oficina emblemática del centro del D.F. es uno de los aciertos inmensos de esta Gabinete.

Hace muchos años, directora del Diario Summa de Televisa, escribí que el Gabinete de Ernesto Zedillo había “decepcionado”.  Treinta nueve periodistas salimos de su redacción como castigo por aquella osadía.  Eso me da suficiente fuerza moral para decir que hoy sucedió todo lo contrario.

Ahí está el aviso de que Jesús Murillo Karam será el próximo procurador general de la República.  Otro libanes, hijo de un vendedor de ropa y zapatos que se casó con la hija de una familia vecina, y que juntos hicieron la América caminando de pueblo en pueblo, Murillo es uno de los políticos mexicanos más lúcidos, más completos, más honestos que existen.

Priísta hasta decir basta, delegado número uno de su partido, ganador de cualquier batalla electoral, Jesús fue subprocurador de justicia de Hidalgo en sus inicios políticos.  Ha sido diputado, senador, diputado, gobernador, subsecretario, ha sido un permanente gambusino de la verdad en el ejercicio del poder.

Su amistad enaltece a quienes lo hemos acompañado en sus miles de batallas, antes, durante y después del poder.  Padre amorosísimo, como corresponde a sus orígenes, es hombre que construye.  Todo: alianzas, casas, puentes, lo que se necesite.  Es, ha sido siempre, maestro universitario que se aferra a la catedra.  Sabe de historia chorrocientos, a fondo.  Sabe más todavía de leyes.

Murillo Karam llega a la vida de Enrique Peña Nieto como su “salvador político” cuando fue ungido candidato al gobierno del Estado de México y muy pocos apostaban a su favor, obviamente no el titular del CEN del PRI entonces, Roberto Madrazo, que se atrevió a no asistir a su protesta como candidato porque, justamente, no lo era de él.

Eso joven carismático y desconocido nacionalmente creció en la operación política, insisto en que es uno de los mejores delegados del PRI que han existido, de Murillo Karam.  A su lado cambió de una aceptación de muy pocos dígitos al fenómeno de popularidad que todavía lo acompaña.  De ahí viene la relación, la amistad entre ambos.

La PGR necesitaba a un abogado que supiese de leyes, que conociera los entretelones de los ministerios públicos, pero sobre todo que pudiese ser, otra vez, el “abogado de la Nación”.  Requería de alguien con el excepcional perfil de Jesús Murillo Karam, contario al uso político de la fuerza, con capacidad de negociación, dispuesto a recuperar las funciones institucionales que le corresponden.

Y, también, con valor para el tema de seguridad.  No olvidemos que fue el Subsecretario de Gobernación bajo cuyo mando surgió la Policía Federal, que después daría paso a la macro dependencia que hoy pretenden desaparecer.

Otra garantía en materia de seguridad es el doctor Manuel Mondragón y Kalb, uno hombre decente de talento, disciplina, mano dura, que ha permitido que el Distrito Federal sea hoy una Ciudad mucho más segura que cualquier otra del país.  Hombre con liderazgo entre sus policías es, también, un político que durante su paso por la Secretaría de Seguridad del Distrito Federal trató innumerables temas con Enrique Peña Nieto, aunque a su familia, al grupo de poder del Estado de México lo conoce desde hace muchos años.

El será el Subsecretario con funciones de Secretario de Seguridad que mandará a la policía más grande, más profesional, más equipada y también más desprestigiada del país.  Le corresponde, y sabrá hacerlo, una transformación muy ambiciosa.

En el Gabinete hay sorpresas como la llegada de Enrique Martínez y Martínez, exgobernador de Coahuila, un nombre desconocido en el Sureste del país, pero muy fuerte en el Norte.  Un político priísta que aspiró a ser candidato presidencial hace diez años y que fue delegado del PRI, otra vez el cordón umbilical con el partido, enviado por Humberto Moreira, durante la elección pasada que hizo gobernador a Eruviel Ávila, tema muy delicado para Peña Nieto.

No por cantado, era obvio en el antiguo estilo de mando priísta, menos significativo el nombramiento de Pedro Joaquín Coldwell en la Secretaria de Energía, que volverá a ser lo que fue en tiempos de Francisco Labastida Ochoa, toral en las decisiones nacionales.

Si bien se entiende el nombramiento de Pedro en el Gabinete como una posición para Manlio Fabio Beltrones, también es un asunto institucional, para el PRI, y por la buena relación que estableció con Peña Nieto.

¿Por qué pidió Pedro esta posición?  Porque obviamente fue negociada, y también fue su voz la que escuchó  Peña para nombrarlo… no me queda muy en claro, tal vez porque Sedesol ya estaba en manos de otra coahuilense, Rosario Robles que llega con toda la intención de desbaratar grupos de poder político en las zonas marginadas, de equilibrar la relación oficial con la izquierda, de nivelar al PRI, al gobierno de Peña Nieto hacía ese lado de la balanza.  Y de ser el interlocutor privilegiado del gobierno con quienes no son parte delirante del proyecto ídem llamado “Morena”, y sí vienen de la “Izquierda”, si son protagonistas legítimos de la lucha social en el país.

Rosario es importante desde el punto de vista izquierda pero también mujer, es una persona con sensibilidad e inteligencia, con manejo social, con ascendencia sobre muchos grupos, fue dirigente del PRD, es enemiga y víctima de López Obrador… no podía haber mejor mensaje para el tabasqueño… para que sepa de qué lado masca la iguana pues…

Nuevos grupos, incluso un nuevo partido de Izquierda surgirá con el auspicio de Rosario Robles, muchas asociaciones feministas estarán contentas también.  Grupos sindicales radicales siguen viéndola con respeto como alguien de casa, es un factor importante para muchas batallas.

Las otras mujeres llegan por distintas razones, igual de validas.  La titular de la Secretaría de Salud,Mercedes Juan López, es un ejemplo de la profesionalización del servicio público, una médica que conoce el sector como su mano, que ha trabajado ahí por muchos años y que sabe donde están los baños, los estacionamientos y hasta los sótanos de la Secretaría.

En Turismo, tan importante para Quintana Roo, llega la sobrina de Carlos Salinas de Gortari, que es también la hija de José Francisco Ruiz Massieu, heredera de ambas inteligencias. Claudia Ruiz Massieumiembro joven de un clan dedicado a la política que regresa por la puerta grande, con una protagonista sin aspavientos, con carrera propia, con espacios ganados a pulso, que los representa.  Supongo que aprenderá de Turismo, de lo demás viene sobrada.

El tema es Carlos Salinas de Gortari.  Y Peña Nieto resolvió con la inclusión de su sobrina de maravilla el problema que tenía entre manos.  Con una elegancia excepcional, dando espacio al relevo generacional, mandando un mensaje de reivindicación sin ceder espacios políticos esenciales, no es la titular de Gobernación por ejemplo…

Buena tajada del poder, así sea de forma,  para el expresidente que debe estar contento,

Porque José Antonio Meade a la SRE… porque es de lo mejor de los panistas, porque fue buen interlocutor con el poder del gobierno del Estado de México, porque debe ser maestro y amigo de Luis Videgaray, otro de los poderes ungidos pero que venía siéndolo de hace mucho tiempo, porque la voz de Pedro Aspe sigue siendo importante en el nuevo panorama político nacional… No es diplomático de carrera pero muchos han pasado por ahí sin serlo y no han incendiado esas oficinas.

Lo de Francisco Rojas a la CFE era justo y necesario, fue un operador inteligente del PRI, es del Estado de México, es gente cercana a Elba Esther Gordillo y con esto se intenta hacer una especie de balance entre poderes.  Fue muy amigo de Emilio Gamboa y son ahora, desde hace mucho, mejores enemigos políticos.  Otro contrapeso necesario.  Otro grupo político que entra en la jugada.

  A la Secretaría del Trabajo llega, por petición propia, Alfonso Navarrete Prida ex procurador del Estado de México que le solicitó a su amigo Peña Nieto estar lejos del tema de seguridad y cerca de la próxima gubernatura.  Hará lo que le sale muy bien: tener reflectores.

El tema de la designación del general Salvador Cienfuegos, que conoció a Peña como titular de la zona militar del Estado de México, es muy largo y amerita mucho espacio.  Baste decir que fue uno de los cinco favoritos, finalistas para mí y para el blog www.estadomayor.mx desde hace varios meses.  Igual de esperado es el nombramiento, sin aspavientos, del titular de la SEMAR.

Gerardo Ruiz Esparza es parte del inventario vital de Enrique Peña Nieto que se ha llevado con él a lo mejor de sus colaboradores, no necesariamente en armonía entre ellos, a posiciones importantes.  No tiene el protagonismo de Videgaray pero no conozco gente que lo critique o se diga lastimado por él, lo que en este oficio político es ganancia.

Otro tanto se puede decir del nombramiento del exdiputado Juan José Guerra Abud, que viene del PVEM, también una cuota inteligente y necesaria, que no hará daño y tiene una buena imagen hacía fuera de ese partido.

Y por último el de su jefe de prensa David López, amado a morir por unos y odiado por otros, es un profesional de la comunicación, un jefe de prensa al antiguo estilo.  Nada que ver con Martita Fox o con Alejandra Sota, no será “vocero”, sino operador diario de los medios, de la nota, de la crítica, de la apertura o en su caso “cerrazón” del próximo gobierno.  Tendrá un protagonismo extremo para lo que se ha preparado de sobra, es un profesional del tema a su manera, que es la antigua manera, que le ha sido necesario, cercano, útil en todo momento a Enrique Peña Nieto.

Porque a final de cuentas, esto es lo importante, se trata de su Gabinete, de su gobierno, de su gente, de su responsabilidad, de su manera de quitarle la cascara a los cacahuates con los suyos… y de entrada hay que estar contentos con los nombramientos.

A ver cuánto duran todos… o quien es el primero en irse reprobado a su casa… que los habrá.

Isabel Arvide

Estad Mayor

Anuncios

  2 comments for “Ahora sabemos de que lado masca la iguana…el fino tejer política del Presidente Peña Nieto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *