Discurso General Secretario Luis Cresencio Sandoval Ceremonia 111 Aniversario Revolución Mexicana (texto y vídeo)

Discurso del General Secretario Luis Cresencio Sandoval en la Ceremonia del 111 Aniversario de la Revolución Mexicana. A continuación, la transcripción:

Anuncios
Las conmemoraciones históricas tienen una enorme importancia porque además de permitirnos recordar sucesos trascendentales de la vida nacional, fortalecen nuestra identidad. Por  consiguiente el 20 de noviembre es una fecha de gran significado y valor histórico para todos los mexicanos, en virtud que un día como hoy, pero de 1910, se inicia la Revolución Mexicana. 

Esta fecha nos encontramos reunidos aquí, en la Plaza de la Constitución para conmemorar el 111 aniversario de ese movimiento social, político y económico, que representa la tercera transformación nacional. Transformación que agrupó los anhelos de todos aquellos integrantes del  pueblo mexicano ávidos de democracia, de justicia social e igualdad. Democracia para hacer valer la soberanía del pueblo y sus derechos políticos. Justicia social como elemento primordial para la convivencia en paz y el progreso de la sociedad y para que cada ciudadano tuviera acceso a mejores oportunidades para vivir con bienestar. Igualdad para que todos los mexicanos gozarán de los mismos derechos sin distinción alguna. 

Para cristalizar estos deseos, el apóstol de la democracia don Francisco I. Madero, concibió y puso en ejecución, el plan de San Luis, donde quedó plasmado el primer fundamento ideológico de la Revolución Mexicana. 

De este modo, a las 6 de la tarde del 20 de noviembre de 1910, iniciaría el movimiento revolucionario que a la muerte de Madero en 1913, continuaría don Venustiano Carranza, quien conformó al ejército constitucionalista. Un hombre que en el Plan de Guadalupe del 26 de marzo de 1913, se le dio a la fuerza organizada para restablecer el orden constitucional, que fue el origen de nuestro actual Ejército Mexicano. Fuerza surgida del pueblo, que luchó contra la ilegalidad del gobierno de Victoriano Huerta, y con su triunfo, apuntaló la promulgación de la Constitución de 1917, resultado del esfuerzo de valientes mujeres y hombres que dieron la vida por la Patria durante la Revolución Mexicana. 

Así pues, una vez concluida la confrontación por medio de las armas, nuestro país se enfocó en la consolidación de las instituciones nacionales, entre ellas, las Fuerzas Armadas, que iniciaron un importante proceso para contar con soldados bien instruidos, con sólidos valores y una guía ética de conducta fundada en la disciplina para servir a la Patria con honor y lealtad. 

En este contexto, y debido a la importancia de esta fecha conmemorativa, dentro de las Fuerzas Armadas, hoy se otorgan diferentes condecoraciones que recompensan el esfuerzo, la dedicación, los años de servicio, y el compromiso institucional.

Asimismo, ascensos a un grado más que son el producto de los méritos realizados en la carrera, la buena conducta, la antigüedad y las largas horas de estudio para escalar un peldaño más en la escala jerárquica militar.

Con base en las leyes de ascensos y recompensas del Ejército y Fuerza Aérea y Armada de México, en esta fecha se otorgaron condecoraciones de Perseverancia por el tiempo de servicio prestado dentro de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Nacional, a 1,860 mujeres y 12,829 hombres. 

De igual forma, una subteniente, dos sargentos primeros, dos cabos y tres soldados, obtuvieron la condecoración al Mérito Deportivo por haberse distinguido en diferentes ramas del deporte. 

Asimismo, hoy ascendieron al grado inmediato 550 mujeres y 3,568 hombres entre generales, almirantes, comisarios, jefes, capitanes, inspectores y oficiales. A todos les expresamos las más sinceras felicitaciones, porque las condecoraciones y los ascensos representan un importante logro en la carrera militar y naval, lo cual sería imposible de alcanzar sin el respaldo de sus apreciables familias que también son merecedoras de nuestras felicitaciones y más amplio reconocimiento.

Las condecoraciones y los ascensos obtenidos, constituyen realización, satisfacción personal y éxito profesional. Para la familia, son motivo de orgullo, y para las instituciones a las que pertenecemos, son certeza de contar con capital humano comprometido y preparado para servir a la Patria con disciplina, amor, lealtad y profesionalismo. Tengan presente que México espera mucho de sus soldados, marinos y guardias nacionales, y la mejor forma de corresponderles es con trabajo eficiente y eficaz.

Señor Presidente, el próximo 1 de diciembre se cumplirán tres años desde que inició su gestión al frente del Poder Ejecutivo. En estos 3 años, usted ha depositado su confianza en las Fuerzas Armadas y en 
la Guardia Nacional para la seguridad, el progreso de México y el bienestar del pueblo. Para nosotros es un timbre de orgullo poder contribuir a la transformación que se está viviendo, las bases están sentadas y se avanza con paso firme en el proyecto de nación que usted ha impulsado desde el inicio de su gobierno.

Tenemos presente el legado de Madero, de Carranza, y de muchas mujeres y hombres que hicieron valer el ideario social del movimiento revolucionario que hoy conmemoramos porque sus convicciones son una valiosa guía en las acciones que se realizan actualmente para tener un país cada día más libre, más democrático y más justo. 

Por ello jamás escatimaremos en el servicio que prestamos a la Patria, porque los esfuerzos que realiza su gobierno, tienen origen en las necesidades legítimas de la mayoría de los mexicanos. Así pues, a punto de iniciar la segunda mitad de la administración, y en el marco del 111 Aniversario de la Revolución Mexicana, los soldados, marinos y guardias nacionales, le refrendamos nuestra lealtad y compromiso de seguir trabajando en los proyectos que se nos han encomendado, con honestidad, integridad, disciplina y profesionalismo. 

Tenemos claro que las Fuerzas Armadas son instituciones fundamentales para alcanzar los objetivos e intereses nacionales. En tal razón, a través de los sistemas educativos y de adiestramiento militares y navales, continuaremos fortaleciendo las capacidades que están orientadas al cumplimiento de ese fin.

Apreciable auditorio, cada una de las transformaciones nacionales ha significado un cambio profundo y ha tenido un propósito definido: el bien de la Patria. Particularmente la Revolución Mexicana, iniciada por don Francisco I. Madero, y continuada por don Venustiano Carranza, dio fin a un régimen caduco, que propiciaba grandes desigualdades, y en el que los más desfavorecidos eran campesinos y obreros principalmente. Pero sobre todo, avivó la esperanza de toda una nación que aspiraba una vida democrática con igualdad y justicia social, preceptos  que se vieron consolidados en la Carta Magna de 
1917. 

En este sentido, las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional, vemos en la transformación que actualmente vive nuestro país, el mismo propósito de las tres primeras transformaciones: el bien de la Patria. Se enfoca en desterrar la corrupción, procurar el bienestar del pueblo, el progreso con justicia, la igualdad, el crecimiento económico, educación, salud y seguridad, entre otros rubros. 

Como mexicanos, es necesario estar unido en el proyecto de nación que está en marcha, porque lejos de las diferencias de pensamiento que pudieran existir, nos une la historia, el amor por la tierra que nos vio nacer y la convicción de que sólo trabajando en un mismo objetivo, podremos hacer la realidad de México, esta realidad que cada día sea más  prometedora. 
 
Por lo que respecta a las Fuerzas Armadas, continuaremos poniendo todo el empeño en el cumplimiento de las misiones y tareas que tenemos encomendadas, porque estamos seguros de que ese es el camino para que nuestro país siga desarrollándose.

En concordancia con esto, Ejército, Fuerza Aérea, Armada y Guardia Nacional, estamos presentes en todo el territorio, brindando seguridad a la ciudadanía. Estamos presentes en donde el patrimonio y la integridad de la población se encuentra en riesgo por algún desastre; estamos presentes donde podemos contribuir en las acciones que se realizan para evitar la corrupción y el dispendio de recursos; estamos presentes donde se nos requiera para apoyar el progreso y bienestar. En suma, estamos trabajando por México. 

En esta elevada encomienda, el interés nacional está y siempre estará por encima de cualquier otro, de conjeturas que pudieran hacerse sobre nuestro trabajo. Porque las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional, tenemos claro que la subordinación al poder civil es norma, responsabilidad y convicción, debido a que la profesión militar jamás contempla aspiraciones políticas, su esencia es otra y se puede apreciar en las acciones que realizan las tropas a lo largo y ancho de la  República Mexicana.

La lealtad a la Patria, es conciencia, deber y vocación, porque el honor de portar el uniforme militar y naval, así como el de la guardia nacional, así lo exige. 

El respeto a la Constitución, a las leyes que de ella emanan y a los Derechos Humanos, es obligación congruencia y certeza porque también es sinónimo de legalidad y de compromiso con México.

Los valores institucionales son fortaleza, razón y guía, porque en ellos se enmarca el desempeño de los generales, almirantes , comisarios, jefes, capitanes, inspectores, clases, soldados, marinería y escala básica. Estas son las bases en el actuar de todo soldado, marino y guardia nacional.

Somos conscientes de que la mejor forma de honrar a aquel pueblo revolucionario, es reconociendo su valentía, sus esfuerzos y su lucha por el país de libertades y garantías que hoy tenemos, trabajando para que México sea cada día mejor y asegurando el futuro de las nuevas generaciones.

Tengamos presente que la grandeza de nuestro pueblo proviene de una vasta herencia cultural y de una gran reserva de valores que atesoramos. Su fortaleza trasciende en el tiempo, ya que siempre ha sabido sobreponerse a la adversidad de cada época. Por ello, valoremos el legado histórico que representa la Revolución Mexicana y sus próceres.
 
En el marco de su conmemoración, las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional, reiteramos al pueblo de 
México, nuestro respaldo y total compromiso con las mejores causas.
Afirmamos que nuestra lealtad es inquebrantable y nuestro amor por la Patria es genuino.

Muchas gracias.
Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *