Buscan en Culiacán al hijo desaparecido de un militar de la Guardia Nacional

Ciudad de México/26 abril.- Hace dos años, cuando al Subteniente Celso Gómez López le avisaron que por cuestiones del servicio lo enviarían del Cuartel General de la Tercera Brigada de Infantería en San Miguel de los Jagüeyes a Culiacán, Sinaloa, trató de imaginar cosas buenas para él, para su esposa Delfina y sus dos hijos.

Anuncios

El mayor de ellos, Omar, desapareció la noche del 14 de maro de este año en Culiacán, horas antes de cumplir 23 años. Cámaras de video vigilancia de la zona registraron a dos sujetos acercándose a él, rodeándolo, llevándolo a un sitio cercano para luego regresar solos y marcharse de ahí.

El Subteniente, adscrito a la Guardia Nacional, ha pedido ayuda a las autoridades, a sus jefes, para ser escuchado, para que lo ayuden a encontrar a su hijo desaparecido. Nada ha funcionado.

Delfina, su esposa, ha hecho lo mismo y su insistencia tampoco ha dado resultados. Ella ha reclamado apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y de la Guardia Nacional (GN) para la búsqueda de su Omar basada en el hecho de que se trata del hijo de un militar en el activo y de que es derechohabiente y debe ser atendida su situación.

Sin embargo, ni la SEDENA ni la Guardia Nacional le han respondido positivamente. Las dos instancias le han dicho una y otra vez que no se puede hacer nada ya que él no es militar, es un civil y como tal tiene que buscar ayuda en otras instituciones. Lo ha hecho, pero el resultado ha suido el mismo.
En Culiacán, la investigación judicial no avanza. En las instancias de búsqueda de desaparecidos le han prometido varias veces que se comunicarán con ella para darle seguimiento puntual al caso, pero todo ha quedado en buenas intenciones.

Por eso Delfina Sánchez se vio obligada a salir de Culiacán t regresar a la Ciudad de México para pedir ayuda a nivel federal en la búsqueda y localización de su hijo, a quien “lo levantaron para llevárselo a trabajar a la fuerza, como sucede todo el tiempo con los jóvenes acá”, dice.

Delfina está de regreso en la capital del país, de donde nunca debió haber salido, dice, “porque nos fuimos de aquí, de San Miguel de los Jagüeyes, donde vivimos veinte años, para que nos fuera mejor, para tener una vida mejor, para que nos fuera bien a todos con el cambio, pero no para esto, no para que desapareciera uno de mis hijos y nadie quiera ayudarnos”.

Omar Gómez Sánchez estudiaba el séptimo semestre de la carrea de ingeniería industrial y había logrado obtener un empleo de sueldo regular, pero de exigencia constante en los tiempos de trabajo con el que ayudaba a su familia y mantenía la idea de acabar sus estudios.

Los planes para seguir adelante se esfumaron de la noche a la mañana, cuando a Omar “se lo tragó la tierra después de salir del trabajo”, dice su madre. El 14 de marzo el joven terminó su jornada y había quedado de verse con una amiga o compañera de trabajo previo a su cumpleaños. No regresó a su casa. No se comunicó con nadie. Imágenes de una cámara de video ubican los momentos en que dos sujetos se le acercan, hablan con él y se lo llevan. Ambos regresan, pero ya sin él.

Delfina denunció lo ocurrido ante la fiscalía estatal, pero las investigaciones están prácticamente congeladas pese a que existen videos en los que se ve lo sucedido la noche del 14 de marzo.
Ha acudido con los mandos de la Guardia Nacional y de la Secretaría de la Defensa Nacional SEDENA, pero la respuesta ha sido la misma: no la ayuda porque Omar no es miliar, es civil y no se le puede ayudar.
Ha insistido una y otra vez argumentando que él es hijo de un militar y es derechohabiente y eso debe bastar para que la ayuden a encontrarlo. En la Torre Pedregal, sede de la Guardia Nacional, le dijeron que no se puede hacer nada. En la SEDENA la respuesta fue la misma: busque en instituciones civiles, ahí la pueden ayudar.

Pero eso no ha sucedido. “Aquí voy a estar, voy a seguir luchando por mi hijo”, dice.
La semana pasada acudió a Palacio Nacional acompañada de varias personas con las que esperó ser atendida por Gabriel Mejía, funcionario de Atención Ciudadana de la Presidencia de la República. Mejía salió un par de veces para decirle que sería atendida por la licenciada Roxana, de la Comisión Nacional de Búsqueda.

La licenciada Roxana la vio y le dijo que ya se había comunicado con gente de la fiscalía de Sinaloa y con la Comisión Estatal de Búsqueda y que le iban a asignar un enlace o funcionario del departamento jurídico para avanzar en el caso. Ese enlace estaría en contacto con el subteniente Celso Gómez, su esposo
Sin embargo, a Delfina le insistieron una vez más en Palacio Nacional: regrésese a Culiacán, aquí no tiene nada qué hacer, allá los van a atender, deben tener paciencia porque esto es muy tardado, es mucho papeleo.

En pocas palabras, “lo que quieren es que me regrese, que ya no haga nada aquí, que no haga escándalo, pero aquí voy a estar y voy seguir luchando por mi hijo; ya les dije, que así tenga que dormir en la calle por no tener dinero, lo voy a hacer”, dice Delfina quien este martes 27 de abril regresará a las puertas de Palacio Nacional demandar de nuevo una audiencia con autoridades federales para que le ayuden a encontrar a Omar, quien tiene más de un mes desaparecido.

Jorge Medellín / @JorgeMedellin95 / EstadoMayor.mx

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *