Isabel Arvide

Isabel Arvide

Qué miedo la “seguridad”…

México, 10 de octubre.- El miedo viene de la oscuridad. De no ver. De no entender. De imaginar que esa oscuridad está habitada por monstruos. Y vaya que llevamos semanas alimentando el temor por lo que hará el próximo gobierno en materia de seguridad. Esto sin consulta previa. Y ahora, para ponernos a llorar de…

Las falsas expectativas, la revista, la boda…

México, 8 de octubre.- ¿Y qué si comieron langosta? ¿Quién contó las flores? ¿Qué cambia la realidad nacional los tres vestidos de la novia? El escándalo a priori derivado de un evento privado. Se casó César Yáñez como decidió, porque así sucede, la novia que quería casarse y parecería que del cielo comenzaron a caer…

Una vida en la policía: Luis Rosales Gamboa

México, 28 de septiembre.- Esto de las manifestaciones harta a una inmensa mayoría de ciudadanos que quedan atrapados entre sus compromisos de trabajo y su casa, entre su cansancio y su hambre, entre sus ganas de dormir y sus preocupaciones, en el tráfico horripilante. No importa cuál sea la razón de éstas, si tienen un…

¿Habladas de Alito?

México, 26 de septiembre.- Lo sencillo era quitarle el micrófono, y los reflectores, a la presidenta del CEN del PRI. Lo complicado es conseguir credibilidad a sus palabras.

De retrasos, apapachos y fracturas…

México, 24 de septiembre.- Quieren pasarle factura por ser como es, por expresarlo, además. Por todo aquello que dictamina su manera de comportarse, su accesibilidad, su característica humana. Andrés Manuel es un hombre normal, del Sureste. Que utiliza modismos y apapachos rutinariamente. Lo asombroso para sus enardecidos críticos es que siga haciéndolo. Que no haya…

El horror de los cadáveres…

México, 19 de septiembre .- Un trailer conteniendo 157 cadáveres, cuya identidad es desconocida, “pasea” por las calles de Guadalajara hasta que el olor pútrido y las quejas de los vecinos provocan una respuesta del gobernador.

De los corazoncitos a los “tuppers” …

México, 14 de septiembre.- Cuando Andrés Manuel López Obrador llamó “corazoncito” a una reportera, se le vino el mundo encima. Analistas y periodistas interesados encontraron un espacio propicio para la crítica lapidaria. Y, también, más injusta. Porque en su expresión no hubo sino autenticidad.