Radares de última generación para el AIFA en Santa Lucía

Ciudad de México/21 diciembre.- Cuatro consorcios europeos buscan afanosamente quedarse con la licitación para dotar al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) con el radar avanzado que le dará servicio a la primera terminal civil-militar en la historia del país y apoyará además a los aeropuertos Internacional de la Ciudad de México (AICM) e Internacional de Toluca (AIT) en la operación coordinada de las tres terminales.

Anuncios

Las firmas Hensoldt (Alemania), Thales (Francia), Indra (España) y Leonardo (Italia) se han acercado a los mandos de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) para mostrarles algo de lo más avanzado en su gama de radares primarios y secundarios tipo 2D, para ser instalados en la Torre de Control del AIFA a la brevedad posible.

Mientras los representantes de la italiana Leonardo han promovido las bondades de su sistema Air Traffic Control Precision Approach (Precision Approach Radar PAR-209C), con sus subsistemas ATCR 33-S y ATCR 44-S, apoyados por el Secondary Surveillance Radar (SIR-M), los de la firma francesa Thales lo han hecho con su sistema de solución Top Sky-ATC avanzado, que de hecho ya está instalado en la mayoría de los aeropuertos más importantes del país.

Otra empresa es la española Indra, que intentará colocar su radar y control de vuelos Indra Air Automation, similar al que ya instaló en el aeropuerto internacional de Nueva Delhi, en la India, para atender el tráfico de una de las terminales más congestionadas del planeta.

En esta carrera empresarial contra el tiempo, Thales parecería llevar ventaja al contar con más de medio siglo de presencia efectiva en suelo mexicano, dotando con todo tipo de tecnología aeroespacial de distintos niveles a prácticamente todos los aeropuertos relevantes de la nación.

Sin embargo, ni Thales, ni Indra o Leonardo cuentan con el avance tecnológico que Hensoldt mostró ante los mandos de la Fuerza Aérea Mexicana y de los Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENEAM), quienes vieron y escucharon los detalles del radar 3D ASR-NG (Sistema de Radar Primario y Secundario Monopulso) hace unas semanas.

Edgar Montes López, Director Comercial en México de la firma alemana explicó a los militares encargados del tráfico aéreo e n Santa Lucía y al general Gustavo Vallejo Suárez, director de las obras del AIFA, que el radar 3D ASR-NG puede detectar y dar seguimiento a aeronaves que vuelen a más de 50 mil pies de altura (más de 15 kilómetros), tiene un barrido superior a las 120 millas náuticas (más de 220 kilómetros de distancia sobre el horizonte), ubica y da seguimiento a aeronaves que vuelen con o sin el transponder encendido, determinando su altitud, distancia y posición exacta y puede detectar a 1,500 aeronaves de manera simultánea en un barrido continuo de 360 grados.

Durante la presentación, los especialistas de Hensoldt le ofrecieron además una solución inmediata a la Fuerza Aérea Mexicana para hacerle frente al tema de los tiempos de entrega de los materiales y el equipo especializado con el que operará la Torre de Control del AIFA. Este es un factor importante ya que la FAM les ha pedido a todas compañías elegidas en las licitaciones acelerar la entrega de lo adquirido, ya que hay retraso en los 24 frentes de obra.

Uno de los sitios que ya presenta problemas es el Frente 5, el de la Torre de Control, porque la FAM y el SENEAM no han decidido aún cuál será el radar avanzado con el que operará el AIFA. Los tiempos se acortan y la entrega del radar, sea cual sea la compañía, será un problema adicional que complicará la entrega de la terminal aérea el 21 de marzo de 2022.

De esto se habló en la reunión entre los especialistas de Hensoldt, los mandos de la FAM y el SENEAM. En este punto surgió una oferta por parte de la compañía alemana: traer a México un radar 3D más potente que el ASR-NG para colocarlo en la Torre de Control o bien para desplegarlo en los terrenos del AIFA y operarlo mientras se fabrica el radar definitivo y se trae al país para montarlo en la estructura terminada.

Este radar ASR-NG es una versión militar avanzada desplegable, operada actualmente en las fuerzas aéreas del Reino Unido, de Australia, de Alemania, Suiza y Canadá y es empleado por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Europa.

La Base Aérea Militar Número 1 (BAM-1) de la Fuerza Aérea Mexicana ubicada en Santa Lucía, tenía un promedio de 7 mil operaciones militares por año hasta antes del inicio de las obras del AIFA. De acuerdo con el general Gustavo Vallejo, director de la obra, el AIFA tendrá un promedio de 15 mil operaciones militares por año una vez que alcance su capacidad máxima, en 2032.

En tanto, el AICM, que trabaja desde hace 10 años a su máxima capacidad, ha tenido flujos de operación diaria de hasta 50 aeronaves civiles, de carga y algunas militares, lo que da alrededor de 1,200 vuelos al día y más de 440 mil al año. En 2019, el AICM registró 459 mil 987 operaciones totales. De esa cifra, 432 mil 368 fueron exclusivamente operaciones comerciales, señalan estadísticas generadas por la propia terminal aérea.

En tanto, el AIT de menor tamaño y capacidad, tiene un promedio de 182 operaciones diarias para un total aproximado de 66 mil 430 al año. El AIFA, a su máxima capacidad, espera llegar en su primera etapa a las 190 mil operaciones anuales, para alcanzar en el 2052 las 750 mil, ha señalado en entrevistas el general Vallejo.

Jorge Medellín / @JorgeMedellin95 /EstadoMayor.mx

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.