¿Cómo va la formación de las pilotos aeronavales en la Marina?

Ciudad de México/30 noviembre.- La Generación XLIII de mujeres pilotos aeronavales está lista para graduarse tras cinco años de estudios y año y medio de prácticas y profesionalización que les permitirán operar aeronaves de ala fija y de ala móvil empleadas en las misiones de la Marina-Armada de México.

Anuncios

En esta generación que habrá de recibir sus Alas Doradas, Diplomas y Patentes de Grado, estarán las primeras pilotos helicopteristas en la historia de la Marina. Las Oficiales María Isabel Jiménez y Citlalli Nieto harán historia en las filas de la Secretaría de Marina-Armada de México (SEMAR).

Con ellas han avanzado y logrado sus metas más de 20 mujeres que decidieron ser pilotos aeronavales al llegar a tercer año en la Heroica Escuela Naval Militar (HENM) “Antón Lizardo” de la Armada de México. En ese momento los cadetes eligen la carrera de Ingeniería Aeronaval (Piloto Aeronaval) e inician su especialización, buscando completar un mínimo de 130 horas de vuelo y superar otras pruebas para poder graduarse como pilotos aeronavales.

Las mujeres fueron admitidas por primera vez en la Heroica Escuela Naval Militar en 2008. En 2016 egresó la primera generación de oficiales en la que hubo siete mujeres pilotos aeronavales. La Teniente de Corbeta Cindy Jazmín Susana Piedra Martínez destacó entre las graduadas.

En 2018 la teniente estaba adscrita al Escuadrón Aeronaval 813 (ESCAN-813) que opera en Tapachula, Chiapas. Antes de ser enviada a esa base aeronaval estuvo en el Escuadrón Aeronaval del Alto Mando, luego fue asignada a la tripulación de un King Air 350 ER de vigilancia y patrulla marítima y después se integró a la tripulación de un CN-235 Persuader de Airbus, empleado para operaciones de vigilancia e intercepción.

La carrera de Ingeniaría Aeronaval-Piloto Aeronaval es una de las cinco que ofrece la Heroica Escuela Naval Militar (HENM) “Antón Lizardo” de la Armada de México. Las otras carreras son Ingeniería en Sistemas Navales (Cuerpo General), Ingeniería en Hidrografía (Infantería de Marina), Ingeniero Mecánico Naval, Ingeniería en Electrónica y Comunicaciones Navales e Ingeniería en Logística, para hombres y mujeres.

Todas tienen una duración de 10 semestres. En el tercer año de la carrera los cadetes deben elegir la especialidad con la que habrán de continuar en los diferentes planteles. La de Piloto Aviador se cursa en la EAN de La Paz, Baja California, de donde han egresado más de 305 pilotos de la especialidad de Ala fija y 278 de Ala Móvil, así como 286 pilotos de la carrera de Aeronáutica Naval. Este personal aeronaval está empeñado en misiones de auxilio a la población en casos de desastre.

En 2018 la Marina documentaba la inscripción para exámenes de admisión de unos 22 mil jóvenes. De esa cifra fueron aceptados al menos 1,500 jóvenes y de estos 450 eran mujeres. En 2016 se recibieron 350 jóvenes, de los cuales 110 eran mujeres. En 2016 fueron 400 lo aceptados y de estos 190 eran mujeres, mientras que en 2017 fueron admitidos 213 jóvenes nuevos cadetes y de este universo 92 eran mujeres.

La inquietud de las mujeres por unirse a las filas de la Marina previo a la pandemia del COVID -19 era ya un hecho, pero este escenario aceleró la dinámica de las operaciones aeronavales e hizo que la preparación, los cuidados y el despliegue de las tripulaciones se cuidara al máximo, especialmente en las que han sido comisionadas para apoyar las estrategias al coronavirus.

La Marina cuenta con una fuerza aeronaval de 140 aeronaves: 75 de ala fija (aviones) y 65 de ala móvil (helicópteros). De las primeras, 5 de sus 8 turbohélices King Air 350 han sido acondicionados como ambulancias aéreas y cumplen misiones de traslado de enfermos de COVID-19 civiles o militares.

Al menos una de las tripulaciones de estos 5 King Airs está formada solo por mujeres cuyo trabajo fue dado a conocer por la Marina en junio de 2019. La comandante de la aeronave es la Teniente de Corbeta Sofía Teresa Flores Vázquez, su copiloto es la Teniente de Corbeta Susana Vázquez García, la enfermera de vuelo de esa tripulación es la Teniente de Corbeta Lakhrir Singh Ortega y con ellas va siempre la Cabo Leslie Pineda Ortiz, quien es mecánica de aviación y la responsable de que el King Air funcione de manera óptima, quienes se encargan de trasladar pacientes en apoyo a la población civil en casos y zonas de desastres, así como en emergencias médicas.
Este grupo de mujeres de la Marina trabajan estrechamente con la Teniente de Navío Mariana Sánchez González, quien pertenece al Departamento de Medicina Aeroespacial de la SEMAR y se encarga de coordinar e impartir cursos de actualización al personal comisionado para operar los traslados en ambulancia aérea y en general para asistir a los Infantes de Marina y a las tropas que lo requieran.

A este selecto grupo de mujeres pilotos aeronavales o que trabajan de manera estrecha con ellas se suman otras dos pilotos: Evelyn Hernández y Madai Ramos, oficiales Piloto Aviador Aeronaval quienes también operan un King Air 350 empleado en labores de patrulla y vigilancia marítima.

A las tenientes Hernández y Ramos les tomó siete años convertirse en pilotos aeronavales, al menos 200 horas de vuelo especializado en siete sesiones y muchos exámenes para certificar sus capacidades como operadoras de una aeronave modificada para usar equipo sofisticado de búsqueda, localización y seguimiento en altamar.

Graduadas en 2018, ambas fueron enviadas al Escuadrón Aeronaval 211 que opera en La Paz, Baja California. Parte de sus misiones en el ESCAN-211 consiste en vigilar la Zona Económica Exclusiva y protegerla de pescadores ilegales nacionales y extranjeros, además de alertar sobre incursiones aéreas o marítimas sospechosas de llevar cargamento de drogas.

A la fecha, la SEMAR cuenta con 13 oficiales femeninas que operan aviones King Air 350, Zlin Z-243 y S-333 Schweizer.

Jorge Medellín / @JorgeMedellin95 /EstadoMayor.mx

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.