Sedena pone en marcha línea de atención psicológica por COVID-19

Ciudad de México/ 28 abril.- Desde el pasado 24 de abril, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) puso en operación una línea telefónica de Atención Psicológica para todo el personal militar y derechohabientes que requieran ayuda médica de este tipo debido al coronavirus-19.

Anuncios

La línea es administrada desde el conmutador del Hospital Central Militar (HCM) en el número 55 21 22 11 00, al cual los usuarios pueden pedir que se les derive a cuatro extensiones telefónicas en las que un grupo de psicólogos militares reciben las llamadas y atienden a quienes lo necesiten para enfrentar mental y emocionalmente la pandemia.

Las extensiones en las que se da apoyo psicológico son la 3444, 3445, 3446 y 3447, en un horario de 8 de la mañana a 8 de la noche, de lunes a domingo. El nombre oficial de este servicio es el de Línea Telefónica para Atención en Salud Mental, dependiente del Hospital Central Militar.

Esta es la primera vez que la SEDENA pone en marcha un servicio de apoyo psicológico de manera abierta para todo su personal y para sus derechohabientes para enfrentar una situación no relacionada o vinculada con hechos propiamente militares (enfrentamientos, conflictos armados, ataques).

En 1994, tras la aparición del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en Chiapas, el Hospital Central Militar comenzó a registrar y recibir algunos casos de soldados con síntomas de estrés postraumático luego de haber estado en combate contra los zapatistas.

Esto llevó a la realización de múltiples estudios hechos por médicos especializados del HCM para determinar cuántos casos eran realmente de estrés postraumático y cuantos respondían, por sus síntomas, a otro tipo de cuadros de desorden emocional. Para el año 2000, la cifra de militares a quienes se estudió por presentar síntoma de Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT) alcanzó los 2,800 elementos.

En 2005 otro estudio elaborado por el mayor José de Jesús Almanza, por el médico Francisco Páez y el por mayor Marcos Hernández Daza, reveló el hallazgo de 54 trastornos de personalidad en un grupo de efectivos a los que se analizó por haber estado en situaciones estresantes durante operaciones militares.

Los soldados analizados presentaron alteraciones de conducta sufrieron trastorno histriónico de personalidad, seguido del narcisista. También se detectaron trastornos esquizoides, luego de tipo paranoide y otro más en el que el militar evitaba involucrarse en cualquier situación que le pareciera riesgosa.

“El grupo con TEPT tuvo en forma global 54 trastornos de personalidad en comparación con el grupo control que sólo tuvo 39 trastornos de personalidad. El promedio de trastornos de personalidad por persona en nuestro estudio fue de 2.57 (54/21) en militares con TEPT versus 1.2 (39/34) en aquellos sin TEPT. En el grupo con TEPT el trastorno histriónico de personalidad (16.66%) fue el más frecuente, seguido del trastorno narcisista (12.96%), esquizoide (12.96%), trastorno de conducta (11.11%), paranoide (9.25%) y evitante (9.25%). El trastorno de personalidad autoderrotista fue el menos común. No se reporto ningún trastorno de personalidad antisocial. En el grupo sin TEPT los trastornos de personalidad más comunes fueron el paranoide (17.9%), esquizoide (15.3%), narcisista (12.8%), histriónico (10.2%) y obsesivo-compulsivo (10.2%)”, señalaba en reporte de los médicos miliares especialistas.

La guerra contra los cárteles del narcotráfico ordenada por Felipe Calderón desató una nueva etapa de alteraciones y trastornos psicológicos en las fuerzas armadas. Durante su gobierno 1,154 tuvieron que ser atendidos en el área de psiquiatría del HCM por trastornos de la personalidad (en 25% de los casos); trastornos de adaptación (23.6%), depresión (18%), consumo perjudicial de sustancias (16.6%) y sicosis (16.6%).

Entre 2008 y 2012 más de 200 soldados e incluso mandos de zona y de región acudieron a consulta por situaciones relacionadas con TEPT en el marco de operaciones contra la delincuencia. Aún más; 138 militares tuvieron que pasar a retiro debido a las enfermedades y trastornos mentales adquiridos durante el servicio.

En 2013, la SEDENA contestó a una solicitud de acceso a la información sobre el número de psiquiatras y psicólogos con que contaba para atender a un universo de 800 mil personas, entre militares en activos, en retiro, jubilados, pensionados y sus derechohabientes.

Se le preguntó si contaba con el número suficiente recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a respuesta de a SEDENA fue que “No, toda vez que la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) recomienda un promedio de 9 psiquiatras por cada 100,000 habitantes, en este sentido se considera que la población militar en el activo y retirados, incluyendo a sus derechohabientes, así como los pensionados que demandan una atención médica en la especialidad de psiquiatría y psicología, es de 800,000 aproximadamente”.

Ahora, la pandemia del COVID-19 ha hecho que la SEDENA abra los servicios de atención psicológica a todos los militares y a sus familiares derechohabientes en un inusitado escenario no bélico o de confrontación armada en el país.

Jorge Medellín / @JorgeMedellín95 /EstadoMayor.mx

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.