Alertan a pilotos de la Fuerza Aérea sobre uso de la base aérea de Santa Lucía

Ciudad de México/22 abril.- Hay problemas en Santa Lucía. Los pilotos y personal de tierra no podrán usar la Pista Central de lo que será el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), incluso cuando haya sido terminada, debido principalmente a que las obras y el movimiento de materiales harán imposible utilizar las pistas al máximo.

Pero el obstáculo que impediría su uso es que la Torre de Control no estaría terminada en los plazos esperados, retrasando la operatividad de la terminal aérea que deberá estar concluida por completo el 21 de marzo de 2022.

El aviso para el personal de pilotos y tripulaciones de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) se dio desde el pasado 12 de marzo, mediante un radiograma enviado por el general Brigadier José Juan Barbizzan Alonso, director de Ingenieros Militares, al general de Ala José Ignacio Valentín Huitzil Ramos, comandante de la BAM-1.

La Pista Central mencionada en el radiograma es la del AIFA, no la de la Base Aérea Militar No.1, la cual sigue en uso, aunque éste es cada vez más restringido por las afectaciones que ha causado la obra de lo que será el aeropuerto mixto.

El AIFA constará de tres pistas de aterrizaje y despegue; dos de uso comercial y una de uso militar. La pista de la BAM No.1 –actualmente en uso– se convertirá en pista der rodaje al finalizar las obras.

En el radiograma se hace referencia a un mensaje previo, el C.E.I. No. AIFA -2068, del 12 de marzo de 2020, en el que el Agrupamiento de Ingenieros de Santa Lucía menciona el proyecto Construcción de un Aeropuerto Mixto Civil/Militar con capacidad internacional en la Base Aérea Militar No. 1 (Santa Lucía, Edo. Mex.), su interconexión con el A.I.C.M. y reubicación de instalaciones militares.

En el documento, el general Barbizzan señala textualmente: “agradeceré a usted comunicar a la totalidad de los organismos de su adscripción que no (negativo) podrá usarse la Pista Central una vez concluida, por los siguientes motivos…”

El comunicado menciona al menos cuatro situaciones fundamentales por las cuales no podrá usarse la Pista Central del futuro AIFA, comenzando por advertir que “la operación de la pista dividiría en 2 partes, prácticamente a la mitad, el polígono de la Base Aérea Militar No.1, por lo que la logística de acarreos y movimientos internos entre ambas porciones no sería posible…”
De utilizarse esa parte del AIFA, se “limitaría el movimiento de materiales, personal, combustible, maquinaria, agua potable, entre otros”, se señala en esta primera consideración.

Luego, el radiograma advierte que “la Torre de Control no estará concluida y, por consiguiente, la operación estaría restringida”.
En el tercer punto (inciso C), se señala que “las edificaciones de la E.M.M.G. (Escuela Militar de Materiales de Guerra) afectarían las operaciones por el umbral 22, por la interferencia de las superficies limitadas de obstáculos”.
El cuarto punto (inciso D) explica que “no se garantiza que la franja nivelada esté libre de obstáculos, debido a la ejecución de obra en los diferentes frentes de trabajo próximos a la pista”.

Estas son las consideraciones más importantes notificadas por los responsables de la construcción del AIFA a los mandos de la BAM-1, instalación en la que varios escuadrones aéreos han dejado de operar para trasladarse al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), como ocurrió con los jets Boeing 737 del Escuadrón Aéreo 502.

Tres de los cinco aparatos que integran este escuadrón han salido del AICM para repatriar a ciudadanos mexicanos varado en Cuba, Argentina y otros países del continente en los que el espacio aéreo fue cerrado como medida para contener la transmisión del coronavirus.

Incluso el pasado 20 de abril se dio la orden en la FAM de trasladar al menos 14 aeronaves de ala fija al Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT), preciosamente como parte de la estrategia para continuar con las obras del AIFA y agilizar su construcción en los tiempos establecidos.

Como lo informamos el 22 de abril, La Fuerza Aérea Mexicana reubicará a una parte de las aeronaves que operan en la Base Aérea Militar Número 1 (BAM-1) de Santa Lucía en el Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT), esto para agilizar los trabajos de construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA).

Se ha ordenado también que 200 militares integrantes de la FAM sean desplazados al AIT para hacerse cargo del mantenimiento y vigilancia de los aparatos, entre los que está el Escuadrón Aéreo 401 (EA-401) de los F-5E/F, del cual solo quedan tres aparatos operables.

No obstante, esto ha causado molestia entre el personal de la base ya que quienes sean reubicados lo harán, pero sin ir acompañados de sus familias.

La FAM está integrada de la siguiente manera:

  • Una Comandancia de la F.A.M.
  • Un Estado Mayor de la F.A.M.
  • 4 Regiones Aéreas.
  • 2 alas aéreas.
  • 6 grupos aéreos.
  • 18 bases aéreas militares.
  • 10 estaciones aéreas militares.
  • 23 escuadrones aéreos.
    De los 23 Escuadrones Aéreos con los que cuenta la FAM, 9 operan en Santa Lucía:
  • Escuadrón Aéreo 101, integrado por 11 helicópteros EC-725
  • Escuadrón Aéreo 112, integrado por 13 helicópteros MD-530
  • Escuadrón Aéreo 113, integrado por 6 helicópteros UH-60L
    y 3 helicópteros Bell-407 GX
  • Escuadrón Aéreo 301, integrado por 10 aviones CASA C-295
  • Escuadrón Aéreo 302, integrado por 1 avión Hércules C-130
    y 4 C-27J Spartan
  • Escuadrón Aéreo 303, integrado por 18 helicópteros Mi-17
  • Escuadrón Aéreo 401, integrado por 8 aviones F-5E/F
  • Escuadrón Aéreo 502, integrado por 4 aviones Boeing 737-800
    y 1 Boeing 737-200
  • Escuadrón de Vigilancia Aérea (EVA), integrado por 8 aviones
    King Air-350

El proyecto de la obra, que deberá estar terminada exactamente el 21 de marzo de 2022, indica que la BAM-1 de Santa Lucía es “la base aérea más importante del país” y en ella deberán ser reubicados 450 mil metros cuadrados de instalaciones militares para permitir que las operaciones de los escuadrones de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM).

El informe “Un aeropuerto seguro, moderno y funcional…cerca de ti”, presentado por el general Gustavo Ricardo Vallejo Suárez, director de la obra del AIFA, señala que en la BAM-1 de Santa Lucía viven 10 mil militares con sus familias y allí se realizan anualmente, en promedio, 7 mil operaciones aéreas militares de todo tipo; desde operaciones de adiestramiento y prácticas de paracaidismo, hasta despegues y aterrizajes de aeronaves en operaciones de transporte, intercepción, intervención y apoyo en seguridad pública.

El documento elaborado por la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) revela que en Santa Lucía operan 51 aeronaves de ala rotativa (helicópteros) y 36 aeronaves de ala fija (aviones), en 9 Escuadrones Aéreos en los que está incluido el de Vigilancia Aérea (EVA), dedicado a apoyar las Operaciones Contra el Narcotráfico (OCN) con material de vuelo especializado.

El AIFA contará tendrá al final 4 pistas de aterrizaje, así como 2 edificios terminales interconectados en los que habrá 152 posiciones y capacidad para 85 millones de pasajeros al año.

Habrá además una terminal de carga con capacidad de 3 millones de toneladas, una terminal de combustibles con capacidad para 85 millones de litros y estacionamiento para 15.000 autos.

Jorge Medellín / @JorgeMedellín95 /EstadoMayor.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *