Muere la primera militar en operaciones contra crimen organizado

México, 17 de enero.- Jessica Abigail Alcalá Contreras es la primera mujer perteneciente al Ejército Mexicano y adscrita a la Guardia Nacional (GN) que fallece durante un operativo militar contra la delincuencia organizada.

Con su deceso, las fuerzas armadas mexicanas sufren la pérdida de su primer elemento femenino en la historia moderna de la institución, que desde 1976 documenta de manera oficial el saldo en pérdidas humanas en las operaciones Contra el Narcotráfico (OCN) encabezadas por la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).

Entre 1976 y junio de 2008 murieron 564 militares en acciones antinarco en todo el país. Ninguna mujer entre ellos. De 2008 a la fecha han fallecido otros 523 militares de diferentes armas y servicios en Operaciones Contra el Narcotráfico.

Hasta el 1° de enero de este año la cifra total era de 1,087 integrantes del Ejército y Fuerza Aérea caídos en el marco de las OCN. Ninguna mujer entre los fallecidos.

La Guardia Nacional entró en funciones el 27 de abril de 2019 en el estado de Veracruz, como policía emergente para enfrentar la ola de violencia, ejecuciones y masacres que azotaba a Coatzacoalcos y a otros puntos de la región. Desde esa fecha han fallecido, extraoficialmente, ocho de sus integrantes:

  • 12 de agosto 2019; el Teniente de Infantería Carlos Anastasio Juan muere en Zempoala, Guanajuato, de varios disparos al proteger con su cuerpo a una mujer y su hijo durante un enfrentamiento con delincuentes en una casa de seguridad. Es el primer elemento de la Guardia Nacional abatido.
  • 26 de septiembre 2019; es mortalmente herido en la cabeza en un enfrentamiento con comuneros de Bochil, Chiapas, el Cabo Ángel TéllezNicolás, quien fallece tres días más tarde por las heridas inflingidas.
  • 17 de diciembre 2019; en un enfrentamiento ocurrido en el tramo carretero Irapuato-Abasolo mueren siete civiles y un elemento de la Guardia Nacional.
  • 13 de enero 2020; el Suboficial Alejandro Cazarín Montiel y el Inspector Mónico Loyda, de la Guardia Nacional, son atacados a balazos y asesinados mientras patrullaban un tramo carretero entre los municipios de Aldama y Ojinaga, en Chihuahua.
  • 14 de enero 2020; tres elementos de la Guardia Nacional fallecen tras caer a un canal de aguas pluviales en Reynosa, Tamaulipas, luego de repeler una agresión e ir en persecución de sus atacantes. Los fallecidos son la Soldado Jessica Abigail Alcalá Contreras, el Cabo de Caballería Sergio Xalamihua, el Cabo de Policía Militar Gerónimo Nicolás y el Soldado Policía Militar, Víctor Manuel Santiago Bautista.

A diferencia de la SEDENA y de la Secretaría de Marina-Armada de México (SEMAR), la Guardia Nacional no tiene en su portal de internet un micrositio con las estadísticas sobre el número de elementos que la integran, cuántos son hombres y mujeres, en dónde están distribuidos, quiénes son sus mandos territoriales y cuántos han fallecido y desertado o pedido su baja de la corporación, esto pese a que dicha fuerza está integrada a la fecha por más de 50 mil elementos y su comandante, el general Luis Rodríguez Bucio, así como el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo, el secretario de la Defensa, general Luis Cresencio Sandoval, y el propio presidente Andrés Manuel López Obrador han hablado y expuesto varias veces la situación, avances y metas de La GN en múltiples entrevistas y conferencias de prensa mañaneras.

Múltiples causas

En cuanto al número de militares fallecidos en la aplicación de las directivas contra el narcotráfico y la delincuencia organizada, no todos han caído en acción; muchos han fallecido ahogados, electrocutados, atropellados, quemados, heridos de muerte en accidentes con sus propias armas y en caídas mientras realizaban labores en sus cuarteles o unidades.

En estos reportes de personal militar fallecido no aparece tampoco ninguna mujer del Ejército o de la Fuerza Aérea.

Estas cifras no incluyen a personal de la Marina-Armada de México ni a todos los caídos de la Guardia Nacional desde que fue creada, incorporando elementos de la Policía Militar, de la Policía Naval, de la Policía Federal y de algunos civiles.

Los nombres, grado, arma o servicio, fecha y circunstancias en las que fallecieron los militares dejaron de publicarse como tales en diciembre de 2008. No volvieron a actualizarse al año siguiente en esos términos, porque en diciembre de 2009 murió el Segundo Maestre Melquisedet Córdova Angulo durante la operación para capturar al narcotraficante Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, en Cuernavaca, Morelos.

Su nombre fue difundido en un comunicado de la Marina. Dos días más tarde, luego de ser inhumado en el municipio de Paraíso, Tabasco, su madre, una de sus tías y otros familiar fueron ejecutados por sicarios de los Zetas en venganza por la muerte de Arturo Beltrán en los condominios Altitude.

Hasta junio de 2008, en el gobierno de Felipe Calderón, era posible conocer la lista con los datos completos de todos los militares fallecidos en acciones contra el narcotráfico desde 1976. En el listado no aparecía ninguna mujer, porque no les estaba permitido enrolarse en armas, solo en servicios y no participaban en acciones militares.

Esto cambió poco a poco, justo en esos años de guerra al narco. En 2007 las mujeres del ejército fueron admitidas en la Escuela Superior de Guerra, en el Heroico Colegio Militar, en el Colegio del Aire, en la Escuela Militar de Ingenieros, en la Escuela Militar de Transmisiones y en la Escuela Militar de Clases de Transmisiones.

Ese día

El martes 14 de enero, Abigail salió en un convoy integrado por dos vehículos Humvee del 12° Batallón de la Guardia Nacional que tiene su base en Reynosa, Tamaulipas. En el contingente iban 17 elementos de la GN y del 19° Regimiento de Caballería Motorizado (19 RCM).

Las unidades Humvee de la Guardia hacían un recorrido de patrullaje en los márgenes del Río Bravo, circulando a un costado del canal los Anzaldúas, en el Ejido Estación Corrales. En algún punto del recorrido dos vehículos Humvee fueron atacados con armas de fuego. Sus ocupantes repelieron los disparos e iniciaron la persecución de los agresores en una brecha junto al río.

Las versiones sobre lo ocurrido señalan que los militares del 8º RCM y del 12 Batallón de la Guardia Nacional fueron atacados con armas de fuego, pero difieren en cuanto la causa del accidente; el parte militar indica que a uno de los  elementos de tropa se le fue un disparo accidentalmente, dándole en la nuca al cabo conductor de la unidad (Sergio Xalamihua, del 8° Regimiento de Caballería Motorizado).

La versión de la Guardia Nacional señalaba escuetamente que la unidad se fue al agua luego de haber repelido la agresión armada, sin detallar si hubo un error del cabo conductor o sin éste fue alcanzado por un disparo de los atacantes o de un soldado, como lo señalaba el parte del ejército.

La persecución de los agresores sobre el camino de terracería se intensificó. Los militares y agentes de la Guardia Nacional iban en dos Humvees descubiertas, no con cabina completa. En el ajetreo del intercambio de disparos y sin la posibilidad de que los de tropa tuvieran el control total de la situación desde la plataforma del vehículo, se produjo un disparo que pudo haber salido accidentalmente del fusil de un soldado.

El Cabo conductor Sergio Xalamihua murió casi de inmediato por un disparo en la base del cráneo. No queda claro si salió de un fusil de sus compañeros o si fue alcanzado por un tiro de los atacantes. Ni la SEDENA ni la Guardia Nacional quisieron aclararlo.

El Humvee con la matrícula 0908157 que encabezaba la persecución se salió del camino de terracería y rebotando sobre la pendiente del canal de los Anzaldúas se fue de frente hacia el canal, quedando sumergido por completo en el fango y el lodo del lecho.

Los soldados y agentes, golpeados y con su equipo de campaña a cuestas, quedaron atorados entre los helechos, entre la estructura de la unidad. Jessica Abigail, originaria de Zapopan, Jalisco, con menos de año y medio en las filas de la 4ª Brigada de Policía Militar y luego en el 12° batallón de la Guardia Nacional, perdió la vida junto con sus compañeros.

El parte militar generado en los primeros minutos luego del accidente, indicaba lo siguiente:

ACCIDENTE DE PERSONAL DE LA  GUARDIA NACIONAL EN REYNOSA, TAMPS.
LA CMCIA. DE LA 8/a. Z.M. (REYNOSA, TAMPS.) INFORMÓ LO SIGUIENTE:
1400, 14 ENE. 2020, PERSONAL DEL 12/o. BTN. DE G.N. AL MANDO DEL SBTTE. P.M. JOSE CARMEN GUERREO ORTEGA, CON 17 TPA. EN 2 VEHÍCULOS HUMVEE AL REALIZAR RECONOCIMIENTOS TERRESTRES SOBRE EL LIBRAMIENTO REYNOSA- RIO BRAVO, UNO DE TROPA DISPARO ACCIDENTALMENTE SU ARMAMENTO IMPACTANDO EN LA NUCA AL CONDUCTOR PRECIPITÁNDOSE CITADO VEHÍCULO AL CANAL ANZALDUAS (ÚNICOS DATOS), RESULTANDO 3 ELEMENTOS DE TROPA DESAPARECIDOS.
EN REDES SOCIALES SE MANEJA LA VERSIÓN DE QUE RESULTARON 3 ELEMENTOS DE TROPA FALLECIDOS.
AL LUGAR SE TRASLADÓ EL CMTE. DE CITADO MANDO TERRITORIAL AL MANDO DE LA F.R. DEL 19/o. R.C.M. (REYNOSA, TAMPS.) CON EL FIN DE RECABAR MAYOR INFORMACIÓN SOBRE EL PARTICULAR.

Ellas

Datos de la SEDENA sobre el desarrollo de las mujeres en sus filas indican que en el 2008 se incorporaron a los Batallones del Cuerpo de Policía Militar; en 2010 se graduaron las dos primeras mujeres del Curso de Mando y Estado Mayor General de la Escuela Superior de Guerra y para septiembre de ese mismo año se graduaron las Primeras Oficiales de la Fuerza Aérea como Controladoras de vuelo (5 elementos) y Aerologistas (4 elementos).

En esta ruta de crecimiento profesional, el 1° de septiembre de 2011 se graduó la Primer Mujer Piloto Aviador Militar (la Subteniente Andrea Cruz Hernández, hoy Capitán Segundo de la Fuerza Aérea Mexicana) y después lo hicieron 10 subtenientes del Curso de Formación de Oficiales Intendentes del Heroico Colegio Militar. En ese mismo año, mujeres de diferentes armas y servicios del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos realizaron el Curso Básico de Paracaidismo Militar.

La soldado Alcalá Contreras formaba parte del 12 Batallón de la Guardia Nacional enviado a Tamaulipas para integrarse a la Coordinación Regional que en ese estado encabeza el general Pedro Ventura Vargas. Ella era parte de la Policía Militar, cuerpo especial del Ejército Mexicano que desapareció como tal para convertirse en Guardia Nacional.

Las últimas convocatorias lanzadas por la SEDENA para la integración de civiles a la otrora Policía Militar son en realidad para seguir fortaleciendo y expandiendo a la Guardia Nacional.

Jessica Abigail ingresó al Ejércto Mexicano en junio de 2018 y era una de las 2,565 mujeres que pasaron de la PM a la Guardia Nacional en 2019. En agosto de ese año los mandos de loa Guardia Nacional mostraron un documento con los avances en el reclutamiento y despliegue de la corporación y sus planes para el 2020.

Las cifras de esa fecha mostraban que la Guardia Nacional contaba entonces con 58, 602 elementos, de los cuales 56 mil 191 eran personal de la Policía Militar, Policía Naval y tropas regulares del Ejército. Otros 2, 411 integrantes eran “voluntarios”.

Otra cifra mostraba que en 2019 la meta era reclutar 21,170 elementos. Hasta agosto la SEDENA había aportado 11, 433 elementos, de los cuales 2, 565 eran mujeres y 8, 868 eran hombres. De ese universo de integrantes de la Policía Militar, convertida en Guardia Nacional, surgió Jessica.

La 8ª Zona Militar es comandada por el General de Brigada Diplomado de Estado Mayor Carlos Arturo Pancardo Escudero, y la Coordinación Regional de la GN en Tamaulipas está a cargo del general Pedro Ventura Vargas. En tanto, la Coordinación de la Guardia Nacional en Reynosa, Tamaulipas, la lleva el Coronel de Caballería Ariel Gómez Romero (Comandante del 19 Regimiento de Caballería Motorizada en esa misma ciudad).

El 19 RCM forma parte de la estructura de 225 Coordinaciones Regionales (CR) pensadas originalmente para distribuir a lo que serán los 150 mil integrantes de la Guardia Nacional, anunciada desde 2019 por el secretario de Seguridad y protección Ciudadana (SSPC) Alfonso Durazo.

Sin embargo, dicha estructura no será alcanzada sino hasta el final del sexenio. En la actualidad, la GN opera con una estructura de 150 coordinaciones y en Tamaulipas, en donde debería haber ocho, solo hay cuatro. El plan original era contar con las coordinaciones 228, 229, 230, 231, 232, 233, 234 y 235 divididas en los sectores Tamaulipas 1, Tamaulipas 2, Tamaulipas 3 y Tamaulipas 4.

Hoy operan en ese estado las coordinaciones 132, 133, 134 y 135, bajo el mando del coordinador estatal, el general Ventura Vargas y con el Coronel de Caballería Ariel Gómez Romero como Comandante del 19 RCM.

Jesica Abigail y sus compañeros de la Guardia Nacional muertos en el accidente fueron homenajeados durante la tarde del jueves 16 de enero en las instalaciones de la 8a Zona Militar en Reynosa, en donde los comandantes de esa plaza, tanto del Ejército como de la Guardia Nacional, encabezaron una ceremonia luctuosa ante los féretros de los militares.

Jorge Medellín / @JorgeMedellin95 / EstadoMayor.Mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *