Cuarteleras

México, 16 de febrero.- El que espera desespera. Así está el alcalde de San Pedro Cholula, en Puebla, José Juan Espinosa, quien interpuso el primer recurso de inconstitucionalidad en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) contra la Ley de Seguridad Interior (LSI) y quien también fue el primero en sufrir las represalias de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) por tomarse semejante atrevimiento.

Hay que recordarlo. Unos cuantos días después de enviar la inconformidad del cabildo al máximo tribunal del país, la Sedena procedió a cancelar de facto, sin previo aviso de ninguna especie, el convenio de colaboración que en materia de apoyo a la seguridad pública había firmado meses antes con el alcalde rebelde, de extracción morenista.

De igual forma y con los únicos medios a su alcance, el alcalde Espinosa inició una intensa pero breve campaña en redes sociales denunciando el retiro unilateral de las tropas, posteando a todas horas la venganza militar y difundiéndola por igual en programas de radio simpatizantes con la causa.

Nada tonto, el alcalde de San Pedro Cholula tuvo el tino de usar los tuits de su cuenta para pedirle al general secretario Salvador Cienfuegos una cita para preguntarle por qué retiró a sus tropas, pero sobre todo para llegar a un acuerdo y conseguir que los militares retomen el patrullaje y la vigilancia en puntos sensibles de Cholula, que es un lugar turístico por excelencia.

Por supuesto, el alcalde sigue esperando. La cita. En la Sedena. Con el mismísimo secretario de la Defensa Nacional. En persona. O de plano. Ya. Con quien el alto mando ordene.

Porque no es casualidad. De los 2 mil 500 municipios que hay en el país, sólo uno, el de San Pedro Cholula, en Puebla, se quedó sin tropas para apoyo a la seguridad pública pese a existir un convenio de colaboración.

Ahí, el general Raúl Gámez Segovia, comandante de la 25 Zona Militar, espera (y seguirá esperando) las instrucciones del alto mando para reiniciar de nuevo el patrullaje militar con efectivos del 6° y 7° Regimientos Blindados de Reconocimiento (RBR).

El que espera…

Mientras tanto, en zonas sensibles, de alta y creciente violencia armada ligada al narco (es decir, el norte del país) la Sedena sigue adelante con el despliegue de las Brigadas de Policía Militar.

Ese es el trance que está viviendo el personal del 110 Batallón de Infantería asentado en El Sauz, Sinaloa, de donde tendrá que irse para dejarle ese espacio a la nueva BGDA de PM que está por llegar a ese sitio para operar entre Sinaloa y Durango.

 

Aero Shoping

Que en la siguiente visita del canciller Luis Videgaray a los Estados Unidos irá como agregado especial el titular de la Sedena, para cerrar ya algún acuerdo o compromiso para hacerse de material aéreo nuevo.

¿Cuál de todos?

¿F-16 Block 50 nuevos?

¿F-18 reconfigurados?

¿AT-6 Wolverine de ataque ligero, nuevos?

A la FAM le faltan 26 aparatos para completar los 172 prometidos por el alto mando a inicios de 2013, cuando se presentó el Programa Sectorial de Defensa Nacional 2013-2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *