Se va a Puebla la Industria Militar

En este sexenio, la Dirección General de Industria Militar y la Dirección General de Fábricas de Vestuario y Equipo han recibido más de 10 mil millones de pesos para armar, blindar y vestir a las fuerzas armadas. Con Felipe Calderón, solo la DGIM recibió más de 20 mil millones de pesos.

México, 30 de agosto.- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) anunció oficialmente el proyecto con el que trasladará a toda su Industria Militar al estado de Puebla para ubicarla en terrenos de un parque industrial en desuso, localizado en el municipio de Oriental.

El anuncio se oficializó con la firma del convenio con el que el gobierno de Puebla le cede el predio de 600 hectáreas, denominado La Célula, a la Sedena, que hará una inversión inicial de mil millones de pesos para dotar de servicios e infraestructura básicos a ese sitio.

Esa cifra equivale prácticamente al 90 por ciento del total que la Dirección General de la Industria Militar (DGIM) recibió este año y que asciende a 1, 274 millones, 861 mil 429 pesos, monto con el que lleva adelante proyectos para comprar maquinaria nueva, adquirir arcos detectores de metal, instalar maquinaria para elevar la producción de granadas de 40 mm y municiones de alto calibre, así como completar el número de blindados Lynx que debe tener la orgánica del arma blindada.

La DGIM también tiene en marcha el proyecto de una “línea de estudio para el desarrollo de componentes mecánicos con aceros especiales”, la cual está dirigida a desarrollar una aleación propia para ser utilizada en los nuevos blindados ligeros Kitam, Cimarrón y DN-XI.

El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de la Sedena para este año no contempla ninguna partida destinada a iniciar los trabajos del traslado de las naves de la Industria Militar a Puebla.

En redes sociales, la Sedena ha anunciado que el proyecto de La Célula significará ni solo el traslado de fábricas, oficinas y viviendas a Puebla, sino también “traerá una importante derrama económica”.

Además de los 4 mil 400 militares y civiles que deberán emigrar a Puebla, se estima que una vez instalada la Industria Militar de la Sedena genere alrededor de 5 mil empleos adicionales en la periferia de La Célula, en donde ya hay un destacamento militar resguardando el fallido parque industrial, que recibirá una inversión inicial de mil millones de pesos erogados por la secretaría.

 

Danza de cifras

De hecho, la partida para la DGIM en este 2017 es apenas la segunda en importancia de las cinco destinadas para la Sedena en el paquete financiero en la actual administración.

Desde el inicio del gobierno de Enrique Peña Nieto, la DGIM ha recibido dentro del PEF de la Sedena, 5 mil 890 millones, 160 mil 539 pesos, mientras que la Dirección General de Fábricas de Vestuario y Equipo (DGFAVE) ha recibido 4 mil 817 millones, 389 mil 161 pesos.

En total, la DGIM y la DGFAVE han recibido en lo que va del sexenio de Peña Nieto la cantidad de 10 mil 707 millones, 549 mil 700 pesos, sin contar el endeudamiento que la Sedena haya adquirido en dichas áreas en los ejercicios anteriores o en el actual.

En el sexenio de Felipe Calderón, el inicio de la cruenta guerra contra el narcotráfico obligó al gobierno federal a elevar el presupuesto castrense y concentrarlo en la Industria Militar, para que las fuerzas armadas pudieran soportar una confrontación en la que, de inicio, se descubrió que los soldados tenían menos municiones que el narco.

Así, entre el 2007 y el final del 2012, tan solo la DGIM recibió 20 mil 278 millones, 525 mil 314 pesos.

 

DGIM con FCH y el general Guillermo Galván:

  • 2007= $ 2, 131, 062, 109 °°
  • 2008= $ 2, 796, 541, 931 °°
  • 2009= $ 4, 151, 389, 000 °°
  • 2010= $ 3, 047, 432, 946 °°
  • 2011= $ 4, 047, 432, 946 °°
  • 2012= 3, 976, 748, 756 °°

 

DGIM con EPN y el general Salvador Ciuenfuegos:

  • 2017= $ 1, 274, 861, 429 °°
  • 2016= $ 1, 350, 472, 156 °°
  • 2015= $ 1,105, 478, 023 °°
  • 2014= $ 1,113, 865, 040 °°
  • 2013= $ 1, 045, 483, 871 °°

 

DGFAVE con EPN y el general Salvador Cienfuegos:

  • 2017= $ 769, 704, 372 °°
  • 2016= $ 1, 054, 551, 372 °°
  • 2015= 1,009, 737, 072 °°
  • 2014= $ 995, 574, 241 °°
  • 2013= $ 987, 822, 282 °°

 

El Convenio

El pasado lunes 28, el general secretario Salvador Cienfuegos Zepeda y el gobernador de Puebla, Antonio Gali Fayad, firmaron el convenio que eventualmente moverá a unos 4 mil, 400 militares que trabajan en 18 factorías del ejército para continuar con la fabricación de armas, cartuchos, equipo, vehículos y productos de uso diario en las fuerzas armadas.

El predio de La Célula es un terreno que enajenado en 2007 por el gobierno de Puebla que encabezaba Mario Marín para desarrollar un recinto aduanal y un destino intermodal proyectado para servir como puente en el trasiego de mercancías entre la costa del Pacífico y la del Golfo.

Sin embargo, el predio tuvo múltiples problemas para ser ocupado y sostener algún tipo de desarrollo. En 2015 hubo un último intento para reactivar a La Célula. Un consorcio australiano y luego la automotriz Audi estuvieron más o menos cerca de ocupar los terrenos ociosos.

No ocurrió nada hasta que en 2016 el acercamiento entre la Sedena y el gobernador Rafael Moreno Valle -en el marco de la inauguración de las instalaciones del 70 Batallón de Infantería y de la Unidad Habitacional para sus integrantes- cristalizó en la donación de los terrenos de La Célula, el elefante blanco del sexenio marinista.

 

Mudanza

La estructura de la Dirección General de Industria Militar está formada por tres grandes áreas que comprenden a su vez diversas unidades de producción altamente especializadas.

Las Fábricas, las Ensambladoras y las áreas de Mantenimiento a Blindados son la columna vertebral de la producción militar, que abarca desde el vestuario diseñado para operar en las diversas condiciones geográficas del país, hasta la fabricación de obuses de gran calibre, armamento ligero, granadas, cartuchos, chalecos blindados, pintura especial, vehículos de alto blindaje y trajes antibomba.

El área de Fábricas de la Sedena comprende nueve fábricas especializadas: de Armas, de Cartuchos, de Proyectiles y Morteros, de Serigrafía, de Pinturas, de Apoyo, de Granadas de 40 mm., de Plásticos y de Organización y Carga de Proyectiles (calibres 40 milímetros, 105 milímetros, 60, 81 y 120 milímetros).

En la Ensambladora se arman vehículos de alto blindaje y especialización, como el Sand Cat y el DN-VII. En Mantenimiento a Blindados, se atienden los requerimientos de cuidado y operatividad de vehículos como los Panhard, los de Media Oruga, los DN-Cobra y los DN-Pantera.

La otra parte de la industria militar se ocupa de fabricar artículos de campaña, vestuario, banderas estandartes y material con tecnología avanzada.

El contexto de la guerra calderonista contra las drogas, lanzada sin un análisis previo de la situación de atraso y, en algunos casos, de precariedad en las fuerzas armadas, aceleró la modernización y actualización de la industria militar mexicana, bajo la advertencia del entonces secretario de la Defensa, el General Guillermo Galván, de que de no hacerlo, para el final del sexenio panista el daño en el poderío militar mexicano sería irreversible.

El General Galván señalaba a legisladores federales en el 2007, el primer año del sexenio calderonista, que las fábricas de la Industria Militar no estaban trabajando bien, tenían serias deficiencias como para enfrentar una guerra al narco como a que había ordenado Felipe Calderón.

Necesitamos más recursos, necesitamos apoyo para modernizar nuestra planta y hacerla producir para enfrentar la misión, decía Galván, al señalar que la DGIM estaba en posibilidad de fabricar más de un millón de cartuchos, 10 mil fusiles de asalto FX-05 y HK por año si se le daban los recursos para ello.

Hoy, la DGIM puede fabricar hasta 16 mil 600 fusiles por año en sus instalaciones. En 2015 se fabricaron 3 mil 200 fusiles de asalto FX-05, 11 mil 570 granadas de 40 milímetros, más de 29 millones de cartuchos de diversos calibres y se le dio mantenimiento a 13 mil 508 armas de fuego y a 2 mil 693 vehículos blindados de diverso tonelaje y capacidad, según documentos de la Sedena.

 

Números

El gobierno de Felipe Calderón atendió parcialmente las demandas de la Sedena y ordenó ampliar el presupuesto para la DGIM conforme avanzaba y se complicaba la guerra al narco.

En el primer año de gobierno de Calderón, la DGIM inició su trabajo con un presupuesto de 2 mil 131 millones, 062 mil 109 pesos, cifra que creció en poco más de 600 millones de pesos para el 2008, cuando la industria militar recibió 2 mil 796 millones, 541 mil 931 pesos para continuar con su modernización.

Para el 2009, en el inicio de la fase más aguda y violenta de la guerra calderonista contra el narco, la DGIM aceleró sus planes y proyectos tras recibir 4 mil 151 millones, 389 mil pesos como parte del presupuesto de 43 mil 623 millones, 321 mil 860 pesos que en ese año le fueron autorizados a la Defensa Nacional.

Es decir, que la DGIM tuvo recursos cercanos al 10 por ciento del total ejercido por la Sedena en el periodo más agudo y cruento de la guerra al narco.

Para el 2010, la industria militar vio reducidos los recursos económicos autorizados por la federación, al recibir 3 mil 175 millones, 350 mil 572 pesos para seguir con la modernización de sus plantas productivas.

En el 2011, la Sedena recibió un presupuesto de 50 mil 039 millones, 456 mil 571 pesos, de los cuales 4 mil 047 millones, 432 mil 946 pesos fueron para la DGIM, esto es casi el 10 por ciento del total ejercido por la secretaría, otra vez.

En el último año de su mandato, Calderón dispuso 3 mil 976 millones 748 mil 756 pesos para la industria militar, con los que concluiría proyectos e iniciaría otros de alcance transexenal.

La Sedena también tiene en marcha la Fabricación de Vidrios Blindados, proyecto con un costo estimado en 59 millones, 038 mil 004 pesos, y en el cual se invirtieron 684 millones 993 mil pesos en este año.

El Ensamble de 100 Vehículos Tácticos Blindados DN-XI, que serán destinados a unidades militares antinarco, es uno de los proyectos más importantes en esta administración militar y tuvo un costo aproximado de 357 millones, 351 mil, 247 pesos y deberá quedar concluido a finales de este año.

Este es uno de los puntales de la estrategia de combate al crimen organizado, ya que permitirá a la tropa ingresar a zonas controladas por el narco y enfrentarlo sin temor a operar en desventaja por el tipo y calibre del armamento utilizado en su contra.

Otros proyectos iniciados en años anteriores por la DGIM contemplaban la fabricación de 10 mil piezas de armamento individual por año (cifra que se ha rebasado en este sexenio) tras la compra de 110 máquinas y 1 lote de equipos adquiridos en los Estados Unidos y en Alemania.

Otro proyecto de la DGIM ya concluido es el de la Modernización de la Fábrica de Granadas de 40 milímetros, que tuvo un costo inicial de 24 millones, 944 mil 341 pesos. Con este proyecto se avanzó también en la fabricación de un lanzagranadas de 400 milímetros de baja velocidad, para ser usado en operaciones urbanas y en enfrentamientos a cortan distancia en los que se requiera poder de fuego no proveniente del uso de granadas de mano.

El Desarrollo y Fabricación de Sistemas Ópticos para uso Táctico Individual (Visión Nocturna), es otro proyecto terminado y en el cual se invirtieron 21 millones, 077 mil, 747 pesos, de acuerdo con los reportes de Análisis Funcional Programático para los años 2013 y 2014, elaborados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

 

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estadomayor.mx

  5 comments for “Se va a Puebla la Industria Militar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *