Cuarteleras

México, 23 de agosto.- El alto mando militar no termina de digerir una cuando ya tiene encima la otra. Al enojo por la colisión (por fortuna sin víctimas) de dos aviones Texan T-6C que practicaban acrobacias para el 7° Espectáculo Aéreo de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), se suma el vergonzoso episodio en el que al menos tres militares acaban de ser vinculados a proceso por apoyar abiertamente al narco.

Hace unos días un juez federal decidió vincular a proceso a tres militares acusados en 2012 de colaborar con grupos delictivos ligados a una red de apoyo al cártel de Sinaloa.

Aunque el caso es viejo, ocurrió al final de la administración en la que el general Cienfuegos era Oficial Mayor de la Sedena y estaba atento a las agendas que acabaron convirtiéndose en talón de Aquiles de la institución: narcotráfico, corrupción, derechos humanos y seguridad interior.

El portal noticioso Río Doce dio a conocer el 21 de agosto el caso de los militares Jorge Ocadio Cabada López, Hugo Alberto Sánchez Martínez y Gilberto Carlos Herrera Morales, a quienes se vinculó a proceso en el fuero castrense por sus nexos con grupos afines al cártel de Sinaloa, a los que no solo daban información sobre operativos y movimientos federales en su contra, sino que además les vendían armas y cartuchos.

Los militares pertenecían a la III Región Militar y eran investigados desde hace tiempo por diversas denuncias en las que se les señalaba como protectores de los hermanos Felipe, Alejandro y José Luis Cabrera Sarabia, quienes controlaban la siembra de mariguana y amapola en Durango para el Cártel de Sinaloa, señala Río Doce.

El problema es que la agenda de lucha de la Sedena no comienza y termina afuera, en las calles, en los campos, en los pueblos, en las rancherías, en los campos de mariguana y amapola, en los narcolaboratorios o en los ranchos habilitados para entrenar sicarios.

La agenda empieza también en los propios cuarteles. El caso relatado por el sitio de noticias sinaloense refiere las acusaciones de “delitos contra la salud en su modalidad de colaboración en el fomento para posibilitar cualquier conducta en materia de narcóticos agravado y traición a las fuerzas armadas mexicanas”, en contra de los tres militares procesados.

A los acusados en la causa penal 139/2013, en la que se les señala por “colaborar al fomento para posibilitar cualquier conducta en materia de narcóticos, al involucrarse con miembros de la delincuencia organizada”, en particular con la organización de los hermanos Cabrera Sarabia, pertenecientes al Cártel de Sinaloa liderado por Joaquín el Chapo Guzmán.

Los militares “beneficiaban con protección, venta de armas de fuego y facilidades al grupo delictivo de los hermanos Cabrera Sarabia para que llevaran a cabo sus actividades ilícitas, a cambio de diversas cantidades de numerario y vehículos automotores, posibilitando con ello la ejecución del tráfico de narcóticos, actividad ilícita a la que primordialmente se dedica dicha organización criminal en el área bajo su influencia”, señala Río Doce.

 

Pasaron cuatro años para que la justicia castrense se pronunciara en torno a los militares señalados, esto porque se les comenzó a procesar en el marco del anterior sistema de justicia penal, en el que un indiciado podía permanecer meses sin que se le vinculara a proceso o años para que se le sentenciara.

 

Y de nuevo en el tema del Espectáculo Aéreo, nos dicen que el mando superior de la FAM decidió hacerle cambios a algunas de las rutinas y acrobacias del Escuadrón Aéreo 204, perteneciente al Agrupamiento Constitución que volará el 26 de agosto sobre la Base Aérea de Santa Lucía.

Los pilotos harán sus evoluciones en una zona más alejada de las tribunas y sus pases no serán tan cercanos como se había planeado. Más vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *