País sin policías (que sirvan de algo)

México, 22 de agosto (Milenio Diario).- La cifra de homicidios que ayer ocupó nuestra primera plana da cuenta del grado de descomposición que viven algunas zonas del país. El número es aún más escalofriante por su concentración en algunas ciudades, en algunas regiones donde reina la impunidad y la violencia. Y, sobre todo, donde no parece haber fórmula para que cese la muerte.

Anuncios

Estamos pagando con muertos el abandono de lustros del sistema de justicia. Y sobre todo el abandono de nuestros cuerpos policiacos locales, los que están más cerca de la ciudadanía, los que en verdad pueden hacer algo en términos de prevención.

Con el pretexto de la más reciente reunión del Consejo Nacional de Seguridad Pública se dieron a conocer números actualizados del avance que llevamos en evaluación y depuración de los cuerpos policiacos.

Es para llorar.

Una cifra: de 32 mil 932 elementos policiacos que no han aprobado el control de confianza al que se han sometido, solo se han dado de baja a 3 mil 326. Hay 29 mil 224 bajas pendientes. Es decir, casi treinta mil policías que no pasaron su examen y que siguen chambeando de policías.

Y eso que no llevamos ni la mitad de los policías estatales y municipales sometidos a algún tipo de control de confianza. Solo 45 por ciento de los policías estatales y solo 42 por ciento de los policías municipales han sido evaluados.

Tampoco es que las evaluaciones sirvan demasiado, como nos acaba de demostrar la Policía Federal —que ha evaluado a todos sus elementos—, en el Aeropuerto de la Ciudad de México. Por cierto, al anunciar la sustitución de todos los policías asignados a la terminal aérea, se anunció que los nuevos habían sido sometidos a un “doble control de confianza”. ¿Cómo? ¿El otro control no servía?

Termina el sexenio y no parece haber solución para el problema angular de nuestro esquema de seguridad: la ausencia de una policía confiable. Sigue rota la relación entre ciudadanía y policía. Y quienes quieren ser policías, lo hacen en la mayoría de los casos por las razones equivocadas.

Un dato debe alarmarnos: de los elementos de nuevo ingreso a policías estatales y municipales, solo 35 por ciento aprueba las evaluaciones y controles de confianza. Es decir, tenemos un problema de materia prima.

Cuando se habla de una posible nueva estrategia contra el crimen organizado, alguien debería empezar por mirara a nuestros miles y miles de policías estatales y municipales. Sin esa herramienta, no hay cómo.

De esto se hablará, por cierto el próximo martes en el Foro Nacional: Sumemos Causas Ciudadanos+Policías, en el Museo de Antropología, que convoca Causa en Común. Más información en [email protected]

Carlos Puig

Duda Razonable

Opinión

Milenio Diario

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *