Pide Sedena recursos para cañones nuevos

La adquisición obedece más a la necesidad de contar con una dotación que vaya de acuerdo con los estándares mundiales y no a un desgaste del material con el que se cuenta.

Anuncios

México, 28 de julio.- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) presentó ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) un nuevo proyecto en el que le solicita recursos por un monto superior a los 850 millones de pesos para la compra de obuses que fortalecerán la dotación de armamento pesado en el arma de artillería.

El proyecto fue liberado el martes 26 de julio y subido a la página de la SHCP con el número de solicitud 49535 y la Clave de Cartera 16071200001, siendo responsable de su aplicación la Dirección General de Administración de la Sedena, cuyo titular es el general de Brigada Fernando Joaquín Ávila Lizárraga.

El nombre del Programa y Proyecto de Inversión (PPI) es el de Adquisición de Obuseros para Regimientos de Artillería, y de acuerdo con el documento publicado por Hacienda, el objetivo de este PPI es el  “Adquirir Obuseros, a fin de fortalecer las capacidades de la artillería en México, para realizar operaciones militares que les demanda en la consecución de los objetivos de la Nación”.                                 

El encargado directo de la ejecución del PPI será el general Juan Manuel Hernández Brindis, Director General de Artillería de la Sedena. La fecha de inicio de dicha inversión es enero de 2017 y la fecha de su conclusión se fijó para el mes de diciembre del mismo año.

Los datos publicados por la SHCP indican que el monto estimado del PPI para la compra de obuses será de 833 millones, 658 mil 398.00 pesos calculados tomando cuenta la posible paridad del dólar cuando inicie la adquisición.

A la cantidad anterior se deberán sumar 21 millones, 110 mil 191.00 pesos con los que se cubrirán gastos de mantenimiento y operación de los obuses, de los cuales no se especifica –por razones de seguridad nacional– la cantidad, la marca y otros detalles operacionales.

Así, el costo total del PPI para la compra de obuses será de 854 millones, 768 mil 589.00 pesos.

El Análisis Costo-Eficiencia elaborado por la Sedena fue presentado ante Hacienda en marzo de este año. Los detalles finales del PPI se publicaron el pasado martes.

La exposición de motivos de la Sedena señala “la necesidad que tiene el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos por atender con el presente proyecto de inversión es defender la integridad, independencia y soberanía de la nación, así como garantizar la seguridad interior, es por ello que al contar con material para unidades de artillería en condiciones óptimas, permitirá mayor eficiencia en sus tareas castrenses ordenadas en beneficio a la población civil.

Se señala también que “para la presente Administración es indispensable la adquisición de material para las unidades de artillería para cumplir con éxito la totalidad de las misiones que se tienen encomendadas para esta Dependencia del Ejecutivo Federal, considerando particularmente que esta Secretaría de Estado coadyuva directamente con la Defensa del Territorio Nacional y la Seguridad Interna.

El documento agrega que realizar el mantenimiento mayor al material de las unidades de artillería, consideradas “de máxima prioridad”, repercute en la operatividad de las unidades del ejército por el tiempo que éstas tienen que estar en los talleres de reparación y por el funcionamiento condicionado de los mismos equipos.

La solución técnica y económica planteada por la Sedena es la de “realizar la adquisición de material para unidades de artillería, para estar en condiciones de cumplir con eficiencia las misiones que se le encomienden, considerando que la versatilidad y diversidad de misiones que se le han asignado a esta Secretaría de Estado, exigen que el equipamiento con que cuenta sea moderno y con las más altas características para garantizar el respaldo de la seguridad que ofrece este Instituto Armado”.

¿Cuál estatus del armamento con el que cuenta el arma de Artillería en el Ejército Mexicano?

En 2007, el Estado Mayor de la Defensa Nacional (EMDN) elaboró un informe interno sobre la situación operativa de las fuerzas de tierra y aire.

En la parte dedicada al arma de Artillería se detallaban algunas cifras centrales en las que se indicaba que la Sedena contaba entonces con:

–      9 Regimientos de Artillería de Campaña

–      6 Grupos de morteros de 81 milímetros

–      8 Grupos de cañones sin retroceso, calibre 106 milímetros

–      101 Obuseros

–      2,130 Morteros

–      102 Cañones sin retroceso

–      1,180 lanzacohetes y

–      8 Puestos de Tiro MILAN (Misil de Infantería Ligero Antitanque)

 

El documento agregaba que el ejército tiene 20 modelos diferentes de piezas de artillería y añadía un dato revelador: el 98 por ciento de este material tiene 10 años de servicio, pero sus capacidades son satisfactorias porque solo se han hecho el 5 por ciento de los disparos establecidos en el estándar de vida de este tipo de armamento.

Ese 98 por ciento equivale a 7 mil 870 piezas, mientras el otro 2 por ciento (161 piezas) presenta un marcado desgaste, añadía el informe.

El informe elaborado durante la administración del general Guillermo Galván incluía otro dato revelador sobre la situación de la Artillería en el Ejército Mexicano.

Las unidades de esta arma, solo representan el 25 por ciento de lo que deberíamos tener si los batallones de Infantería estuvieran encuadrados en Brigadas de Infantería Independiente, indicaba el texto.

El dato es relevante ya que casi diez años después, el alto mando de la Sedena tiene planeado dar de alta nuevos regimientos de artillería para llegar a 20 unidades distribuidas en puntos estratégicos del país.

En febrero de 2012, el entonces director general del Arma de Artillería, el general Jens Pedro Lohmann Iturburu (hoy Comandante de la 6° Zona Militar en Saltillo, Coahuila) dijo en entrevista con El Universal que “a nivel nacional existen 4 mil elementos distribuidos en nueve regimientos de artillería, ocho grupos de cañones y tres baterías, cada una de estas últimas con un promedio de 100 soldados que se dividen en una parte técnica y una parte operativa al tener que contar con topógrafos, observadores avanzados, central de tiro y sección de fuego”.

El general Lohmann agregaba que en ese entonces la mitad de los integrantes del arma de artillería participaban en operaciones contra el narcotráfico, apoyando a las tropas encargadas de enfrentar directamente a la delincuencia organizada.

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estado Mayor MX

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.