Cuarteleras

Cienfuegos anuncia regreso a los cuarteles

Anuncios

El alto mando de la Sedena, el general Salvador Cienfuegos Zepeda, dio, sin querer queriendo, la nota del año en Piedras Negras, Coahuila.

Mientras recorría instalaciones militares acompañado por el secretario de Marina, el almirante Vidal Soberón, el general Cienfuegos soltó la exclusiva a los reporteros locales que cubrían el recorrido: la Policía Militar será la encargada de ir relevando de sus funciones a las tropas que desde el sexenio pasado combaten al crimen organizado a lo largo y ancho del país.

Cienfuegos agregaba que ese escenario es y será el más probable para que las tropas regresen a los cuarteles, pero no lo harán en tanto se les siga necesitando en las calles y porque, además es la gente la que pide que los militares sigan en las calles del país.

La percepción en ese sentido huele más a autopropaganda de la Sedena que a una realidad contundente. Lo cierto es que conforme ha ido avanzando el sexenio de Peña Nieto, los movimientos y cambios en la estructura de la Sedena han nido anunciando lo que el general Cienfuegos confirmó el martes en Coahuila.

Con Peña Nieto, la Sedena ha ampliado sus plazas para distribuir a los nuevos soldados en armas y cuerpos especiales (como lo es la Policía Militar) para resolver varios escenarios de un solo jalón.

Al final de la administración calderonista, la Defensa Nacional contaba con 3 Brigadas de Policía Militar, de las cuales se abasteció por mucho tiempo (desde Fox) a la Policía Federal Preventiva (PFP), después a la Policía Federal (PF) y luego a la Gendarmería mediante acuerdos firmados con vigencia de tres a cinco años.}

Así fue como crecieron y también se fueron transformando las corporaciones policiacas federales nutridas por personal militar.

Al inicio del gobierno de Peña Nieto la Sedena contaba con tres Brigadas de Policía Militar. Documentos del Estado Mayor de la Defensa Nacional (EMDN) indican que en 2007 el ejército contaba con 9 mil 737 efectivos en las tres brigadas existentes. Esto es, aproximadamente, unos 3 mil 245 militares por brigada.

Hoy existen siete Brigadas de Policía Militar en el país (unos 22 mil 715 efectivos), de las cuales tres operarán (una ya lo hace, en Monterrey, Nuevo León) en el norte y noreste para reforzar la seguridad y ser una especie de pie veterano que apuntale a los policías estatales y permita la retirada gradual de las tropas hacia sus cuarteles.

El plan de retirada no solo dejaría a la Sedena como cabeza de playa en lo que se espera sea un nuevo esquema de seguridad pública, redimensionado a partir de la puesta en marcha del nuevo Sistema Penal Acusatorio, de la entrada en funciones del mando único y de los cambios que en materia de justicia militar vivirá la secretaría.

Con la eventual presencia de policía militares, la tropa dejará de quedar expuesta y de seguir manchando el buen nombre y honor de la institución con la cadena de violaciones a los derechos humanos y abusos de todo tipo que le generaron 110 Recomendaciones de la CNDH en el sexenio calderonista y que en este, el de Peña Nieto, le han hecho sumar cinco más.

Con los policías militares en funciones, la Sedena espera reducir el contacto con la población civil en zonas conflictivas para que esta sea una tarea de fuerzas como la Gendarmería, la Policía Federal y las estatales.

El objetivo es reducir lo más posible las violaciones a los derechos humanos y entregar una administración lo menos manchada posible, sobre todo tras el posicionamiento de diversas organizaciones civiles e instancias multilaterales que ya señalan a México como una nación en la que sus fuerzas armadas y los narcos (Zetas) cometen desde hace años crímenes de lesa humanidad.

Cienfuegos quiere demostrar sobre la marcha que está haciendo la tarea, aunque  al final le quede emborronada y con tachones

RIMPAC 2016

Mientras, en la Marina, el almirante Soberón y sus mandos tienen todo listo para la demostración que las tropas que participarán en el ejercicio naval multinacional RIMPAC 2016 (Anillo del Pacífico) que se efectuará a partir del 28 de este mes, hagan una demostración de lo que presentarán en las costas estadunidenses de California.

Un día antes de su llegada a los Estados Unidos, la fuerza naval integrada por cerca de 400 elementos dejará ver a funcionarios mexicanos y a representantes de los medios de comunicación las capacidades operativas que empleará en el RIMPAC 2016.

La Marina recibió en abril de ese año la aprobación del Senado para salir del país y asistir a las costas de California y de Hawaii para formar parte del ejercicio naval junto con otros 32 naciones.

La Marina de Soberón llevará al Buque Multipropósitos Usumacinta (ARM-412) con una dotación de 218 elementos, más cuatro patrullas interceptoras, un avión King Air 350, un helicóptero Mi-17, una fuerza de 134 Infantes de Marina y un grupo de asalto formado por 20 elementos de las Fuerzas Especiales (FES).

No se prevé que en el RIMPAC 2016 participen mujeres combatientes de la Armada de México, indicaron fuentes navales.

Redacción

Estado Mayor MX

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.