Panorama de la salud en México, según Sedena

México, 11 de enero.- México debe facilitar el acceso a los servicios médicos a todos sus ciudadanos y combatir a fondo la epidemia de obesidad que vive desde hace años, así como mejorar el manejo y la eficacia de su sistema de salud.

Anuncios

Además, el gobierno debe posibilitar el acceso de la mayoría de la población a las nuevas tecnologías de atención existentes en un contexto en el que predominan las condiciones de “pobreza extrema”, advierte un análisis sobre la materia elaborado en la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El documento, escrito en 2015, establece que estamos en el momento justo para realizar un “cambio radical” en la política nacional de salud y evitar “que el futuro nos alcance y nos veamos dentro de una situación no menos que complicada para todos los actores dentro de nuestro sistema de salud”.

Los autores del texto La salud en México en el futuro son el general de Brigada, Médico Cirujano, DEM, Daniel Gutiérrez Rodríguez, Director General de Sanidad Militar de la Defensa Nacional, y el coronel Médico Cirujano, Gaspar Alberto Motta Ramírez, editor en Jefe de la Revista de Sanidad Militar de la Sedena.

Lo que enfrentamos hoy, indican los militares, es “un gran número de personas en pobreza extrema, más adultos mayores y personas sin acceso a un seguro médico”. Esto ocurre en un contexto en el que la hospitalización en nuestro país es cada vez competida y costosa, añaden.

 

Tres escenarios

El análisis, publicado en la Revista de Sanidad Militar en enero del año pasado, establece tres prioridades que deben ser atendidas a la brevedad para que el sistema de salud en México esté a  la altura de los retos señalados.

Primero, apuntan los autores del documento, es necesario facilitar el acceso a la asistencia médica ya que, de acuerdo con datos dela Organización para la Cooperación y del Desarrollo Económico (OCDE), México es uno de los tres únicos países (con los Estados Unidos y Turquía) que no ha logrado alcanzar la cobertura de salud universal.

Pese a los progresos alcanzados en materia de salud, en 2002 solo la mitad de la población contaba con seguro de salud público. Hoy, el 89 por ciento de la población tiene alguna forma de cobertura en salud, reconocen los militares, quienes agregan que en este contexto de atraso “algunos servicios preventivos fundamentales siguen siendo inaccesibles para gran parte de la población”.

Por ejemplo, “prácticamente la mitad de las mujeres de más de 50 años no sea sometido a un estudio de Papanicolaou en los últimos dos años”, indican.

El segundo gran reto es el combate a la epidemia de obesidad que vive el mundo y que afecta ya al país de maneas más seria que a otras naciones. El general Daniel Gutiérrez y el coronel Gaspar Motta señalan, citando de nuevo datos de la OCDE, que México es, después delos Estados Unidos, el país con más población obesa.

Las estadísticas indican que tres de cada diez personas en México son obesas y siete de cada diez tienen  sobrepeso. Enfermedades como la diabetes, que sigue en aumento en nuestro país, son consecuencia directa del sobrepeso, advierten los autores.

El diagnostico señala que el tercer desafío en materia de salud tiene que ver con la mejora y la eficacia en el sistema para atender a toda la población. La creación del Seguro Popular, agrega, fue un gran avance, pero “subsisten disparidades considerables en los estados mexicanos en cuanto a su capacidad para administrar” dicho programa.

Además, añaden, no podemos pensar que el Seguro Popular puede solucionar todos los problemas del sistema de salud mexicano. Por eso, insisten, “ha llegado el momento en que México siga avanzando en la integración de diversos mecanismos de asistencia médica”.

En este sentido advierten que “los sistemas de asistencia médica paralelos para trabajadores formales e informales es injusta (sic) e ineficaz, ya que no hace sino alentar la informalidad del mercado laboral e incrementar los costos administrativos”.

 

¿Y las cifras?

El análisis menciona también los retos en materia de servicio en clínicas y hospitales de todo el país, incluyendo los del sector militar, pero no menciona cifra alguna sobre la infraestructura hospitalaria de la Sedena o del sistema de salud en México.

En la edición de febrero de 2015, la Revista Electrónica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos aborda el tema y publica el artículo Fortalecimiento del Sistema de Sanidad 2013-2018, firmado en la autoría por la Dirección General de Sanidad.

El texto ofrece varias cifras sobre los avances en atención médica en la Sedena, señalando que la secretaría cuenta con 13 mil 130 elementos repartidos en cinco escalafones para atender a la población militar y a sus familias en todo el país (no menciona a cuánto asciende el universo de militares y familiares que usan los servicios de sanidad castrense en México).

Señala que la secretaría cuenta también con 35 establecimientos de segundo nivel de atención médica y menciona algunas cifras de compra de equipos médicos (sin detallar de qué clase de material se trata) señalando que en 2013 se adquirieron 204 unidades por un monto de 179 millones, 731 mil 529 pesos; en 2014 se compraron 142 equipos con un costo de 233 millones, 760 mil 673 pesos, y en 2015 el dato es “pendientes”, por un monto de 133 millones, 072 mil pesos.

En total, la Sedena ha adquirido en lo que va del gobierno de Enrique Peña Nieto al menos 346 equipos médicos por un monto de 546 millones, 564 mil 203 pesos, de acuerdo con las revista.

La publicación agrega que en esta administración la Sedena ha contratado a “485 profesionales” de la medicina y cita las cifras del personal integrado a la estructura de atención militar: 111 médicos especialistas, 60 médicos generales, 286 enfermeras especialistas y 55 enfermeras generales, para un total de 512 elementos (no 485).

Los datos sobre la infraestructura de atención médica del ejército y fuerza aérea son sesgados y de difícil acceso público. Los documentos de Rendición de Cuentas (RD) de la Sedena elaborados al final de la presidencia de Felipe Calderón no abordan en sus 41 tomos una sola línea sobre el tema de la infraestructura de atención médica militar.

Tampoco hay referencias al sistema de salud militar en el documento Programa Sectorial de Defensa Nacional – Logros 2014, texto que resume en cinco objetivos –casi todos centrados en asuntos de seguridad y combate a la delincuencia– los avances en la administración del general secretario Salvador Cienfuegos Zepeda.

Lo mismo sucede con los tres Informes de Labores de la Sedena en el actual sexenio y con los anteriores en el periodo de Felipe Calderón y en el sexenio de Vicente Fox: los documentos se limitan a señalar el número de consultas otorgadas de pacientes atendidos y de medicamentos adquiridos y distribuidos entre la población de derechohabientes.

El sitio de internet de la Sedena construido para difundir lo que se hace en la Dirección General de Sanidad, solo enumera los servicios que se prestan pero no aporta una sola cifra de la infraestructura hospitalaria con que cuenta la secretaría y tampoco refiere a asciende la población de derechohabientes.

Los únicos documentos que mencionan la infraestructura con que cuenta la Sedena son el Programa Sectorial de Defensa 2013-2018, presentado hace dos años y en el que se señala, en el subtema de Sanidad Militar, que la en la institución “Las instalaciones de 1/er. Nivel corresponden a escuadras, pelotones y secciones de sanidad adscritas a Unidades Operativas que atienden al personal militar en el activo; y a seis Unidades Médicas de Consulta Externa, pertenecientes a otros Organismos”.

Las que corresponden al 2/o. Nivel, se indica, “atienden a todo el personal que tiene su derecho vigente; y se integra con un Hospital Militar Regional de Especialidades, 16 Hospitales Militares Regionales, 17 Hospitales de Zona y un Hospital del Estado Mayor Presidencial, distribuidos en el territorio nacional”.

El documento agrega que las instalaciones de 3/er. Nivel, corresponden al Hospital Central Militar; Hospital Militar de Especialidades Médicas; Hospital Militar de Especialidades Odontológicas; Hospital Militar de Especialidad de la Mujer y Neonatología, y el Centro de Rehabilitación Infantil, ubicados en el Distrito Federal.

De acuerdo con el texto, el censo del personal con derecho a la atención médica, a través de las instalaciones de 1/o., 2/o. y 3/er. Nivel son: 209,716 militares en activo; 264,089 militares en situación de retiro; 567,690 derechohabientes y 2,765 pensionistas.

El otro documento que menciona con más detalle la infraestructura de sanidad militar es el Manual de Servicios al Público – Hospital Central Militar (sin fecha de elaboración), en el que se explica al inicio que el HCM “está distribuido en Áreas de Medicina, Cirugía, Pediatría, Asistencia Externa, Medicina Crítica, Área de Auxiliares de Diagnóstico y Tratamiento, Servicios Generales, Mantenimiento, Técnico Normativa, Medicina Legal, Atención al Usuario, Departamento de Calidad, Tanatología, Trabajo Social, entre otros, para proporcionar la atención médica…”.

El documento indica que el HCM cuenta con:

-758 Camas censables.

-55 Camas no censables.

-93 Camas transitorias.

-29 Consultorios de consulta externa.

-20 Quirófanos centrales y 3 periféricos.

-34 Salas de hospitalización.

-01 Servicio de cirugía ambulatoria.

-01 Servicio de urgencias de 24 horas.

-17 Gabinetes.

 

Servicios de hospitalización de las siguientes especialidades básicas.

-04 Salas de pediatría.

-12 Del área de medicina.

-14 Del área de cirugía.

-02 Servicios de urgencias (pediatría y adultos)

-02 De alto mando y funcionarios.

 

El mismo texto añade que el Sistema de Salud Militar abarca a todo el país, donde se encuentran operando 17 Hospitales Militares Regionales, 20  Enfermerías Militares, también se cuenta con una Clínica de Especialidades de la Mujer, las Unidades de Especialidades Médicas (2) y Odontológicas.

En el ámbito civil, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), señala en su sitio de internet que México contaba en el 2012 con 171 mil 252 médicos, 12 mil 637 odontólogos, 10 mil 003 pediatras y 9 mil 694 gineco-obstetras, esto en el sector público.

En el sector privado las cifras están actualizadas al 2014 e indican que hasta ese año había 79 mil 477 médicos, 1,000 odontólogos, 8 mil 242 pediatras y 10 mil 463 gineco-obstetras en el país.

En cuanto a enfermeras en el sector público, el INEGI señala que en 2012 la cifra era de 259 mil 817, mientras que en el sector privado el número era de 41 mil 766.

Las camas censables en el sector público eran 85 mil 656 y los consultorios sumaban 69 mil 217 en el año 2012. En el sector privado había 34 mil 205 camas censables y 13 mil 284 quirófanos en el 2014.

Finalmente, el número de quirófanos en el sector público en 2012 era de 3 mil 594, mientras que el número de laboratorios censados era de 2 mil 499, pero solo en cifras correspondientes hasta el 2009.

En el sector privado las cifras registradas corresponden al 2014, con 4 mil 899 quirófanos y 820 laboratorios operando.

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estado Mayor MX

Anuncios

  2 comments for “Panorama de la salud en México, según Sedena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.