¿Fallaron los funcionarios o la nueva estructura de la Secretaría de Gobernación?

México, 16 de julio.- La desaparición de la Secretaría de Seguridad Pública, la creación de un “Órgano Desconcentrado” para controlar las cárceles federales, una falla inmensa en la cadena de mando que lleva directamente a Monte Rubido y a Osorio Chong, están detrás de la fuga del “Chapo” Guzmán. De ahí la irrefrenable ira del titular de Gobernación que descubrieron las cámaras durante su recorrido por Almoloya.

Simplemente no tienen a quién echarle la culpa.

Anuncios

Y si bien Miguel Ángel Osorio Chong justifica su permanencia afirmando que no se renuncia en época de crisis, es obvio que cesar a los supuestos tres responsables de lo que sucedió en el penal del Altiplano, no evade la cadena de mando.

Cuando se decidió desaparecer la Secretaría de Seguridad Pública Federal, a principios de este sexenio, se colocó en un terreno vulnerable a las cárceles federales que, anteriormente, estaban bajo el mando de un subsecretario.

Esto significó, definitivo, quitarle importancia, como sucede en todos los Estados, al tema carcelario. Un “Órgano Desconcentrado” quedó en tierra de nadie, como un Pemex en chiquito, pero dentro del Archivo Nacional.

Primero el doctor Manuel Mondragón llevó a su gente, que quiero suponer capaces porque él conoce del tema carcelario, y luego a mediados del año pasado, se nombró a dos personajes totalmente encontrados en los mandos de esa “institución”: Un abogado provinciano que en su vida había pisado una cárcel, y una mujer que había recorrido todas las instancias carcelarias del país, que incluso había sido directora del penal del Altiplano, antes Almoloya.

¿Qué pueden tener en común Juan Ignacio Hernández Mora y Celina Oseguera Parra? ¿De qué manera se diluyó el control de las cárceles federales con esta mancuerna, justamente durante el año que debe haber tardado la construcción del túnel por donde escapó “El Chapo”?

Uno era el titular, sin saber nada del tema, con una incursión circunstancial en el ámbito de seguridad y siempre del lado del escritorio; otra era la coordinadora, siendo la mejor y más experimentada “Chucha Cuerera” del país en el tema.

Esta mancuerna fallida, cesada en automático, junto con el director del penal que está indiciado penalmente, podrían ser los responsables de la suma de fallas para que pudiese escaparse un reo peligroso de una prisión de alta seguridad…

No me parece que sea tan sencillo el diagnóstico.

¿A qué hora, ocupado en otros temas delicados, los recibía el comisionado Rubido? ¿Cuándo recibió sus informes el mismo secretario Osorio Chong?

¿Y el responsable operativo?

Durante el sexenio pasado el subsecretario fue Patricio Patiño, de gran cercanía con su jefe a quien, como bien sabe Rubido, informaba rutinariamente lo que sucedía en los penales bajo su mando. Y el responsable de la seguridad, es decir, de que no se escaparan los presos, era el general Eduardo Gómez, con una mano muy dura.

Fue un binomio que dio resultados, en un organigrama que regresó su trascendencia al tema carcelario, que daba esperanzas para la creación de una carrera para sus funcionarios, que privilegió la profesionalización de los custodios, y que incentivó en todo momento el control de quienes trabajaban en estos penales.

Es obvio que esto no sucedió en los últimos meses, bajo el mando de Juan Ignacio y Celina. Que por desconocimiento y quién sabe por qué otros motivos, ambos abandonaron toda supervisión de Almoloya, y tal vez también de los demás penales federales.

Este desastre tiene responsable. Y solamente había cuatro mandos, los dos cesados, Rubido y Osorio Chong.

De ahí su tremendo enojo cuando veía la casa y la bodega, situadas frente al penal del Altiplano y casi junto al Octavo Regimiento Motorizado, bajo el mando del general brigadier Enrique Velarde Sigüenza, una construcción tan grande como el fracaso del Estado Mexicano frente a un criminal astuto y millonario.

¿No quisieron ver lo que sucedía el inexperto Juan I. Hernández y la experta Celina Oseguera Parra? Lo cierto es que su ceguera, corrupta o inocente, se hizo viral hacía los lados, hacía abajo y, sobre todo hacía arriba.

Ahora el miasma salpica a todos…

Isabel Arvide

@isabelarvide

Estado Mayor MX

Anuncios

  9 comments for “¿Fallaron los funcionarios o la nueva estructura de la Secretaría de Gobernación?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.