Medalla de oro o prisión militar

Eder Sánchez. Foto: EspecialMéxico, 4 de junio.- A Eder Sánchez se le acaba el tiempo. Debería estar entrenando ya en forma, de manera constante y sin pensamientos que lo distraigan de su objetivo, que es ganar la medalla de oro en la prueba de marcha de 20 kilómetros en la que competirá en las Olimpiadas de Brasil el próximo año.

Anuncios

Tendría que estar trabajando ya a todo vapor en las instalaciones del Comité Olímpico Mexicano (COM), pero desde el 27 de enero de este año Eder, quien es  Sargento Segundo de Transmisiones, se convirtió en desertor del Ejército Mexicano y todo cambió para él.

Dependiendo de la gravedad con la que la Sedena maneje las acusaciones en su contra, Eder Sánchez podría pasar entre uno y seis años en una prisión militar.

La deserción fue producto de las presiones y de la necesidad de estar sin ataduras, sin limitaciones en una institución que le dio todo, que le permitió seguir con su carrera deportiva pero que también, al final, le relegó “por malos entendidos, por chismes”.

Para solucionar este problema, Eder busca desde hace meses un encuentro con el general secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, para explicarle en persona qué fue lo que sucedió, cómo es que una declaración periodística se convirtió en mal entendido, se volvió en su contra al grado de enfrentarlo con mandos militares y de colocarlo en situación incómoda con dirigentes deportivos a nivel nacional.

Explica que a principios de año, en una entrevista para un medio impreso, le preguntaron qué debería ocurrir para que el deporte nacional mejorara.

El pasado 7 de marzo, Eder compitió en Chihuahua dentro del Circuito Internacional de Marcha. Fue una prueba clave avanzar en la selección de los atletas que tendrán derecho a representar a México en las olimpiadas de Brasil 2016, en la especialidad de marcha en 20 kilómetros.

Eder logró el primer lugar en el Challenge de Chihuahua en marzo de este año, venciendo al campeón olímpico de Guatemala, Erick Barrondo.

“Estoy de vuelta, no me la creo todavía”, dijo el marchista luego de hacer un tiempo de 1 hora y 23 minutos en la competencia. Eder regresaba de varios meses de ausencia y alejamiento total debido a lesiones y a una operación de apendicitis. El Challenge de Chihuahua lo hizo siendo ya desertor del Ejército.

Dos meses antes el marchista fue entrevistado por La Jornada sobre los obstáculos que debía vencer no solo para estar en forma, para lograr las metas que tenía en mente para este año. En la breve entrevista, se quejó del recorte en las becas que otorga la CONADE, que era de 32 mil pesos mensuales para él y se redujo a 12 mil.

Antes, reconocía que su carrera había venido en declive luego del sexto lugar en las olimpiadas de Londres 2012, en donde se esperaba que ocupara alguno de los tres sitios del pódium de vencedores. No fue así.

En la entrevista Eder dijo: “Los directivos de la Conade, específicamente el área de metodología, son los que han dado al traste con nosotros, por lo que propone que así como reducen las becas a los atletas que no cumplen con las expectativas, que también les rebajen a ellos los sueldos.

“Sabemos que este año es más complicado conforme se acercan los Juegos Olímpicos. Tenemos el Mundial (en China) y nos desgastan con los selectivos. Se trabaja con un proyecto (para la marcha), pero lo único que hicieron fue desintegrar los grupos, lamentó.”

“Batallamos con la burocracia”, cabeceó el editor de deportes del diario en la nota publicada el viernes16 de enero de 2015. Ese mismo día hubo reacciones de todo tipo en la CONADE y en la Sedena, recuerda el marchista. Hubo llamadas telefónicas entre los directivos de la comisión y luego hubo otras llamadas desde la Sedena hacia la CONADE, “y no me la acabé”, agrega.

En la DN-9 (Transmisiones) y en la DN-14 (Educación Militar, UDEFA), los generales “brincaron”. ¿Cuál burocracia? ¿De qué habla Eder? y me llegaron casi de inmediato los mensajes; están muy molestos, en la CONADE y allá, en Lomas de Sotelo; quieren que le bajes, que te calmes, me dijeron.

En cuestión de días, Eder Sánchez fue llevado a un Consejo de Honor en la Sedena en el que en principio iban a ser juzgados otros deportistas militares de alto rendimiento, pero sólo lo llamaron a él. El resultado era previsible. Le dijeron que no había resultados, que su rendimiento era de los más bajos, que así no podía seguir siendo atleta militar. El marchista tomó una de las decisiones más difíciles de su vida: desertar del ejército para competir en el Challenge Chihuahua y seguir apuntalando su preparación de cara a Brasil 2016.

La página de internet de la Sedena tiene decenas de micro sitios en los que muestra temas variados relacionados con la vida militar. Uno de los micro sitios es de los deportistas destacados surgidos de las filas castrenses.

Ahí aparece todavía Eder, con un chamarra que lleva los colores nacionales y la breve descripción de lo hecho en Londres 2012: Participación; caminata 20 KMS; Integrante, Sargento Segundo de Transmisiones Heraclio Eder Sánchez Terán; Resultado, 6° Lugar (http://www.sedena.gob.mx/deportistas-destacados/olimpiadas).

 

Ya había pedido mi baja al ejército, ya tenía tiempo de haberlo hecho pero todo lo que obtuve fueron retrasos y ninguna respuesta concreta, dice Eder.

-¿Qué buscas ahora?

-No me dejan llegar al general Cienfuegos. Mi intención es que me reciba, que me escuche y sepa cómo fueron las cosas y cómo todo se fue haciendo un malentendido, un chisme.

-¿Solo eso?

-Quiero es que sepan lo que sucedió y que ya no me den más largas, que me den la baja que les he pedido. Lo que pasó es que se aprovecharon de lo que dije, de mis declaraciones en la prensa, se aprovecharon de que necesitaba salir a una competencia que fue la de Chihuahua. Fue por lo que dije, por decir que había mucha burocracia y que eso nos perjudicaba en momentos especiales.

-¿Tienes miedo de que puedan detenerte, estás inquieto?

-.Sí claro, por supuesto.

-¿Eso podría ocurrir en cualquier momento?

-Así es.

-¿Ya hay denuncia o averiguación en tu contra?

-No lo sé, la Sedena no me ha notificado nada todavía.

En enero de este año, Eder Sánchez se convirtió en uno de los 13 atletas de pista y campo que dio la marca mínima exigida por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo para ser incluido en la lista de deportistas que viajarán a los Juegos Olímpicos de Brasil 2016.

La última palabra en este caso parecen tenerla la Sedena y su titular, el general Salvador Cienfuegos Zepeda.

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estado Mayor

Anuncios

  15 comments for “Medalla de oro o prisión militar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *