El Ejército del PRI y la dictadura perfecta

México, 3 de julio (lasillarota.com).- 1.- ¿El regreso del PRI al poder significará también el regreso del estado de cosas existentes antes de que en el 2000 el PAN lo echara de la presidencia de la república?.

2.- ¿El priismo esencial, el surgido de las filas militares para pacificar al país en la etapa postrevolucionaria, hará los cambios necesarios y urgentes en las fuerzas armadas para dar inicio con su transformación o restablecerá los puentes fracturados con la milicia en la fallida transición panista?
3.- Entre las cosas prexistentes figuran las fuerzas armadas y su status, su papel en la ruta priista que en 70 años transitó de la violencia pre y postrevolucionaria al desarrollo de instituciones en una democracia simulada y altamente costosa, que mantuvo al país en la vía de la eterna promesa desarrollista nunca alcanzada.
Lo que Mario Vargas Llosa calificó acertadamente en 1990 como la dictadura perfecta.
4.- Doce años de un panismo incapaz de estructurar una transición real y concertada hacia una vida democrática sana, doce años de pretendidos cambios básicos en áreas vitales como la seguridad, las fuerzas armadas, la justicia penal, el marco jurídico, la profesionalización policiaca y los controles mínimos e ideales para iniciar el combate a la delincuencia sin anteponer lo policiaco y militar.
5.- Esta vertiente será ahora la apuesta de Enrique Peña Nieto en la presidencia de la república. Peña anunció su estrategia de choque continuada y reforzada con un general altamente cuestionable como Oscar Naranjo, señalado por ONGs colombianas e internacionales por sus métodos violentos y por su dudosa y mediática carrera en el combate al crimen.
6.- Hay quienes aseguran que los militares del priismo no lo son ya, que los tiempos cambiaron y que las fuerzas armadas avanzaron en los años panistas, que se mantuvieron institucionales y que no son de ninguna manera las mismas de ayer.
7.- Peña Nieto mantendrá el esquema de confrontación y choque contra el narco, esto pese a la necesidad de pacificar el país como el mismo ofreció.
Esta dinámica de confrontación se verá necesariamente alterada cuando los legisladores de mayoría priista lleguen al Congreso de la Unión y echen a andar la maquinaria para aprobar instrumentos como la Ley de Seguridad Nacional, y propongan leyes secundarias para proteger a militares y marinos ante los daños colaterales que seguirán ocurriendo cuando el nuevo presidente ordene, en su papel de Comandante Supremo, la reanudación de la guerra antidrogas con nuevas variantes.
8.- Para que esto ocurra, el presidente priista tendrá que asegurarse de que los militares y marinos operen blindados jurídicamente y no solo eso;  deberá empujar los cambios para que la inteligencia militar y civil no se quede en el mero discurso y pase a un nivel verdadero de trabajo y acción.
9.- Con la mayoría en el congreso es más que probable que se otorguen más atribuciones, ahora de corte investigativo y policiaco, a grupos de elite en el Ejército y Marina.
Es previsible también que Peña vivirá jaloneos por parte de los mandos castrenses mexicanos, reacios a una colaboración a fondo con sus pares norteamericanos, y por parte de éstos últimos, a quienes su perfil de liderazgo, experiencia y manejo de temas delicados –como el de la seguridad cuando fue gobernador– no convenció en lo absoluto pese al coqueteo lanzado con la inclusión del general Naranjo como asesor en combate al crimen organizado.
10.- El tema del Fuero Militar y la reorganización del ejército se quedarán en el aire, porque los primeros convencidos de que las cosas están bien como siempre han estado, son los propios mandos militares. Es la filosofía fundamental del priismo, cambiar para seguir igual.
11.- Para contener los intentos de cambio y de atacar asuntos fundamentales como el fuero militar, la justicia militar, los derechos y beneficios laborales de la tropa y sobre todo las medidas de control y transparencia para evitar más infiltraciones del crimen organizado en el estructura militar, el ejército sabe que cuenta con el PRI que regresa por sus fueros y que buscará resarcir la manipulación y el descredito en el que lo sumieron el panismo foxista y calderonista en estos años.
¿A cambio de qué?
Centinela.- En este mar de efervescencia postelectoral, el general Salvador Cienfuegos Zepeda, Oficial Mayor de la Sedena, aparece este 2 de julio como el nuevo favorito para suceder al general Guillermo Galván.
Su cercanía con Peña Nieto cuando fue comandante de la Primera Región Militar y las atenciones que el nuevo presidente de México le tuvo en su gestión, lo ubican como el primero elegible de la terna que recibirá en unas semanas más.
Sin embargo, el general Carlos Demetrio Gaytán Ochoa Subsecretario de la Defensa, sigue convencido de que él puede llegar a DN-01. Personas afines a él trabajan en las redes sociales insertando datos curriculares del divisionario en decenas de páginas.
Los otros generales mencionados en las listas más difundidas son Luis Arturo Oliver Cen (Jefe de Estado Mayor de la Sedena) y Augusto Moisés García Ochoa (Director General de Administración), quien encabezará el último desfile militar de la era panista en el poder el próximo 16 de septiembre.
No obstante, en la Sedena se insiste en que el general Mario Marco Antonio González Barrera, actual Inspector y Contralor del Ejército, pudiera surgir como una opción inesperada en las ternas de cuatro o cinco candidatos que se barajan en Lomas de Sotelo.

González Barrera dejó muy buena impresión entre sus pares norteamericanos cuando visitó Washington hace un mes, encabezando a un grupo de seis generales enviados por Galván para tranquilizar a los críticos de la fallida guerra calderonista contra las drogas a raíz de la detención de los generales Tomás Ángeles Dauahare, Ricardo Escorcia Vargas y Roberto Dawe González.

Jorge Medellín

De Orden Superior

La Silla Rota

  1 comment for “El Ejército del PRI y la dictadura perfecta

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *