Los descalabros de Cienfuegos en Michoacán

Las autodefensas siguen ocupando municipios. Foto: EspecialMéxico, 13 de enero.- En mayo del 2013, el general Salvador Cienfuegos envió a un general en activo a tomar posesión de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán.

Anuncios

Aquí escribimos que era un riesgo tremendo, innecesario, una apuesta alta que el titular de la Sedena iba a perder.

Las fotografías publicadas en las primeras páginas de los diarios nacionales del lunes 13 de enero del 2014 demostraron que tenía razón.

La Sedena, los militares, el uniforme, la imagen del Ejército ha sido derrotada inconmensurablemente según las imágenes en que hombres portando armas de alto poder están en posición de combate.  Esto demuestra que en Michoacán se libra una guerra.

Una guerra que el Ejército no ha podido ganar.

Donde el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, un general vestido de civil pero dependiendo totalmente de la Sedena, el general brigadier Alberto Reyes Vaca demostró una total inutilidad.

Que siendo responsables de la seguridad pública de Michoacán los militares haya podido pasar esto es gravísimo.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos dice, con razón, que los problemas de inseguridad en Michoacán son producto de la omisión de las autoridades municipales y estatales: “No se observa intervención de la autoridad, sea municipal, estatal o eventualmente federal”.

Esto quiere decir que el general Reyes Vaca no ha hecho su trabajo.

El fracaso es para todos en la Sedena.

Las noticias de Michoacán hablan de carreteras tomadas, de heridos, de muertos, de abiertos combates en varias poblaciones.  Se ve en las imágenes como hombres armados, civiles, someten a policías municipales… No hay una sola fotografía donde se vea la intervención, la mera presencia de los policías estatales que manda el general Reyes Vaca.

La responsabilidad directa de esta desastrosa, ineficiente actuación, es del general Cienfuegos que fue quien lo eligió, lo envió bajo su mando a Michoacán y lo mantiene en el activo.

Simplemente no había razón para este descalabro.

En Michoacán ha habido dos gobernadores, uno enfermo y otro que lo sustituyó unos meses, ninguno ha podido resolver la crisis de gobernabilidad que los Templarios y los grupos criminales que han armado a los llamados “Autodefensas” han provocado.

Políticamente el gobernador Vallejo ha gritado por ayuda federal, ha dicho que la responsabilidad es de sus antecesores, ha intentado cubrir su falta de capacidad.  Militarmente no puede hacerse otro tanto, por lo tanto el general Reyes Vaca debía tener la mínima dignidad para renunciar, por el Ejército, para no hacerle más daño.

El tema de la seguridad pública en manos militares es muy delicado, debe estudiarse a fondo con sus conveniencias para todos.  Los gobernadores suelen poner esta responsabilidad en manos castrenses para evadir costos, y luego no les proporcionan ni recursos ni capacidad de mando para cambiar instituciones inoperantes y podridas.

Cienfuegos no tenía necesidad de enviar a un general brigadier en activo a revolver este miasma.  Lo hizo.  Los resultados son de total fracaso.

Isabel Arvide

@isabelarvide

Estado Mayor

Anuncios

  16 comments for “Los descalabros de Cienfuegos en Michoacán

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *