Turbulenta sucesión en fuerzas armadas

México, 21 de mayo (La Crónica).- Las fuerzas armadas viven una sucesión adelantada.

Los grupos dentro del Ejército y la Armada se mueven para tratar de colocar a sus favoritos en los cargos de secretario de la Defensa y de Marina en el nuevo gobierno.

En el caso de la Sedena, el mecanismo para el nombramiento del titular consiste en una serie de reglas no escritas que provienen del régimen de partido único del PRI y que se mantuvieron con la llegada del PAN a la Presidencia de la República.

El secretario de la Defensa en funciones tiene la prerrogativa de operar la sucesión y de impulsar a su favorito para el cargo en la siguiente administración.

Tradicionalmente, en el periodo de transición el secretario de la Defensa presenta ante el Presidente electo una terna de generales de división de entre los cuales el nuevo mandatario designa al nuevo titular.

Pero nada garantiza que el próximo Presidente de la República mantendrá esta tradición extra legal.

Otra regla no escrita, que indicaba que el comandante del desfile militar del 16 de septiembre del quinto año de gobierno era perfilado desde ese momento como secretario de la Defensa del nuevo gobierno, dejó de ser respetada cuando Vicente Fox llegó a la Presidencia.

Aparentemente existen cuatro aspirantes a ocupar el cargo de secretario de la Defensa: los generales de división Carlos Demetrio Gaytán Ochoa,  Salvador Cienfuegos Cepeda,  Luis Arturo Olivier Cen y  Augusto Moisés García Ochoa.

Se dice y lo reproducen con insistencia periodistas y analistas que un general en situación de retiro no puede ser secretario de la Defensa, pero eso es sólo un mito o, en todo caso, otra regla no escrita.

El artículo 16 de la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea señala: “El Alto Mando del Ejército y Fuerza Aérea lo ejercerá el secretario de la Defensa Nacional, el cual será un general de División del Ejército, hijo de padres mexicanos; y que, con objeto de establecer distinción respecto del resto de militares del mismo grado, se le denominará solamente general”.

La ley referida no impide que los generales en retiro sean nombrados secretarios de la Defensa, lo que abre el abanico a otros aspirantes.

Y hasta el pasado martes había dos muy fuertes: los generales Roberto Miranda Sánchez y Tomás Ángeles Dauahare.

Miranda aún tiene posibilidades. Fue jefe del Estado Mayor Presidencial durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari y es, digamos, un general que proviene de la época en que se pensaba que todos los militares de alto rango eran del PRI.

Por cierto, Roberto Miranda fue el comandante del desfile militar del 16 de Septiembre el año pasado, el quinto del actual gobierno.

El general Tomás     Ángeles quedó fuera de la jugada a partir de su detención el pasado martes.

Ángeles Dauahare era un fuerte candidato a ocupar el cargo de secretario de la Defensa en la actual administración, pero en el 2006 fue vetado por el secretario en funciones, Clemente Vega García.

El presidente Felipe Calderón lo nombró subsecretario de la Defensa, pero nunca fue del agrado del secretario, Guillermo Galván.

Ángeles dejó la subsecretaría en marzo del 2008. Apenas el pasado 9 de mayo participó en un foro sobre seguridad organizado por la Fundación Colosio del PRI.

En su intervención, el general Ángeles mencionó que hay que crear estrategias para combatir a la delincuencia, “en lugar de andar dando brochazos”, y habló de crear una “guardia nacional”, que es el eje de la propuesta de seguridad del candidato del PRI a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto.

Una semana después el general Tomás Ángeles fue detenido y arraigado, con lo que quedó fuera de la sucesión.

El proceso continúa. Los grupos dentro de las fuerzas armadas toman posiciones y buscan la mejor táctica para alcanzar su objetivo.

OFF THE RECORD

**AMNESIA DEL PEJE

El candidato presidencial de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, sufre de amnesia.

Reconoció que el teniente coronel Silvio Isidro de Jesús Hernández formó parte de su equipo de seguridad, pero dijo que no se acuerda de él. Que ni lo vio.

En verdad, no le creemos.

El equipo de seguridad de López Obrador en 2006 no era muy grande. Los militares se podían contar con la mitad de los dedos de una mano.

¿Y nunca vio al teniente coronel?

**CANDIDATA MENUDITA

No se sabe si el pasado sábado la primera hermana del país, Luisa María Calderón, machucó o apuntaló a la candidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota.

Se refirió a ella como “una menudita economista”,  cuya carta de presentación era su libro: Dios mío, hazme viuda por favor.

La primera en brincar fue la candidata.

“No sé si Cocoa dice que era menudita porque ahora ya no me ve así, pero ésa es una plática que tengo con Cocoa pendiente”.

Chin.

**CUOTA DE GÉNERO

El Instituto Electoral del DF otorgó el registro a las fórmulas de candidatos a jefes delegacionales del PRI y del DF a pesar de que no cumplen con la cuota de género que exige la ley.

Las impugnaciones se veían venir.

El PAN no tardó mucho en presentarlas y ahora la pelota está en manos del Tribunal Electoral del DF. Y de ahí, al Tribunal Federal.

José Contreras

Opinión

La Crónica


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *