Civiles desarman y retienen a militares en Michoacán; exigen les devuelvan armas aseguradas

México, 27 de mayo.- Lo que en principio era un aseguramiento de armas y drogas por parte de elementos del Ejército Mexicano en el municipio de La Huacana, Michoacán, acabó convirtiéndose en un plagio de militares en el que sus captores le exigieron al comandante de la unidad que les regresara las armas incautadas a cambio de no hacerle nada a la tropa.

Anuncios

Esto ocurrió durante la tarde de ayer, domingo 26 de mayo, en una de las zonas de Michoacán con mayor presencia de civiles armados y grupos de autodefensa creados para protegerse de cárteles de la droga y de bandas criminales locales.

El domingo, una patrulla de militares pertenecientes a la 5ª Compañía de Infantería No Encuadrada (5ª C.I.N.E.) del Ejército Mexicano realizaba un recorrido como parte de la vigilancia para evitar el tráfico de drogas y armas. La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) indicó que se trataba de una incursión antidrogas y que la reacción de los habitantes se debía a lo incautado.

Las primeras versiones de la prensa local hablaban de un enfrentamiento entre militares y civiles, producido durante un patrullaje en el que la tropa se había encontrado accidentalmente con un grupo de sicarios. En la refriega hubo dos civiles heridos que no estaban relacionados con los hechos.

La prensa local indicó que esto causó el enojo de los habitantes de La Huacana, quienes apedrearon una de las camionetas pick up del Ejército. Un video muestra estos instantes y cómo un grupo de civiles obliga a los soldados a bajar para luego hacerse del control de la camioneta entre gritos y arengas contra los militares.

Los dos heridos por “bala perdida” fueron llevados a un hospital y atendidos sin que se conozca su estado. Los habitantes de La Huacana cerraron carreteras en ese lugar y en los poblados de Zicuirán y El Chauz, demandando la salida del ejército.

Sin embargo, videos que circularon durante la noche del domingo en redes sociales mostraba otra situación muy diferente: los militares, desarmados y sin casco, sentados junto a un muro, eran amenazados y grabados con teléfonos celulares por sus captores, quienes les exigían comunicarse con sus jefes para que les regresaran un fusil semiautomático Barret y otras armas y pertrechos o de lo contrario algo les sucedería.

-¡Dile que te mande las armas!…Capitán López, ¿Quién es el capitán López? ¿Tu?
-Yo soy de Tacámbaro…
-¿Tú con quién hablaste?
-Con el suboficial para que mande las armas…
-Pues dígale a ese al que le marcó que le mande las armas…
-A ver, cállense..¡¡sshhh!!


En el video, un sargento de apellido Martínez es interrogado por los civiles. Saca su teléfono para hacer una llamada y le preguntan con quién está hablando. Contesta que con el oficial encargado, con el que tiene las armas.

Los civiles le exigen que le diga a su jefe que les regrese todas las armas, empezando por la Barret, y demandan que las armas sean llevadas en un coche particular ahí, a La Huacana; que no sigan haciendo preguntas, que ya saben en dónde y a quién hay que llevarlas.

Horas más tarde, los militares fueron liberados. En redes sociales las reacciones de usuarios civiles y militares fueron de total repudio a lo ocurrido, exigiendo acciones directas contra los pobladores de La Huacana que atacaron a los soldados.

Entre las reacciones llamaron la atención las que de alguna forma le achacaban a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) alguna responsabilidad por lo sucedido. Otros usuarios atacaron el respeto a los derechos humanos al que estaban obligados los militares.

La Sedena no ha emitido comunicado sobre lo sucedido. Es un tema muy delicado. Estamos a la espera de lo que diga la presidencia, señaló la dependencia.

Jorge Medellín / @jorgeMedellin95 / EstadoMayor.mx

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *