General Benito Medina, el hombre de Cienfuegos en San Lázaro



México, 4 de octubre.- Los intereses de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) no quedarán desprotegidos en la Cámara de Diputados. La llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia y las acciones que emprendan los legisladores de Morena en San Lázaro para poner orden en las fuerzas armadas, encontrarán una dura oposición precisamente en la comisión de Defensa Nacional, que encabezará el general Benito Medina Herrera.

Anuncios

El militar en retiro tendrá una misión central: impedir reformas que atenten contra el fuero de guerra (disciplina militar), matizar lo más posible la rendición de cuentas del titular de la Sedena ante legisladores federales y colocar de manera urgente en el centro de la discusión la creación de un marco jurídico que defina con precisión y proteja las labores de los militares en el combate a la delincuencia.

Lo anterior, en vista de lo que se espera sea la inminente abrogación de la Ley de Seguridad Interior (LSI) por parte de López Obrador una vez que asuma el poder y sea demás el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

El general secretario Salvador Cienfuegos Zepeda se las arregló para que los militares contaran con un representante ad hoc, versado en doctrina e instrucción militar, conocedor de los peligros generados por la expansión de la delincuencia organizada en México y en el resto del continente y, sobre todo, convencido de que el fuero de guerra es intocable y de que así debe seguir.

Por eso Cienfuegos aprovechó la coyuntura de la crisis interna en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) -causada por el desplome gradual del candidato José Antonio Meade- e impulsó con todo al general Benito Medina Herrera para colocarlo a la cabeza de la lista plurinominal en la primera circunscripción /que abarca los estados de Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Durango Sinaloa, Sonora, Nayarit y Jalisco).

Con Manlio Fabio Beltrones fuera de la lista a causa de la confrontación interna del PRI, el alto mando movió hilos, hizo llamadas, sostuvo encuentros y subió al general al primer sitio para asegurarse un espacio en San Lázaro con miras a defender la postura de la Sedena y de la Marina ante los proyectos reformadores de Morena, que buscan “democratizar a las fuerzas armadas” en este sexenio.

El pasado 31 de agosto, Estado Mayor publicó una nota amplia acerca de un proyecto de iniciativa de reformas elaborado por militares en retiro y entregado a integrantes del partido Morena para discutirlo y someterlo a un intenso análisis.

El documento prefigura el inicio de una serie de cambios de fondo en las fuerzas armadas mexicanas.

El texto, de cinco cuartillas de extensión, plantea al menos tres proyectos de reforma iniciales y esboza una lista de propuestas que permiten identificar los caminos que podrían seguir las reformas a la milicia en el gobierno de López Obrador.

Además de plantear la desaparición del fuego de guerra y diversas modificaciones a leyes militares -entre ellas, la creación de la figura de jueces penales federales que conozcan de casos militares- el documento menciona toda una ruta crítica de modificaciones para “democratizar a las fuerzas armadas”.

Los principales puntos señalados en la Exposición de Motivos son:

1.     La desaparición del Estado Mayor Presidencial y su sustitución por un cuerpo especial de protección al Presidente Constitucional, para romper esa subordinación material del Ejecutivo a la élite militar, que hasta la fecha le ha permitido fijar su propio limite en otorgamiento de privilegios por encima de la soberanía nacional.

2.     La fusión de las fuerzas armadas de tierra, mar y aire, en una única Secretaría de la Defensa Nacional, al mando de un Secretario de Defensa civil, e incorporando de expertos civiles, libres de adoctrinamiento militar y por lo tanto sensibles a los problemas sociales y su relación con el tejido social.

3.     La creación del Estado Mayor Conjunto de las tres Fuerzas Armadas (Ejército, Fuerza Aérea y Marina Armada) y, en general, la decisión de otorgarle prioridad al concepto «conjunto» para todas las políticas, estrategias y líneas de acción en la materia de Defensa Nacional.

4.     Rendición de cuentas de las Fuerzas Armadas en tiempo y forma a la Auditoria Superior de la Federación.

 

La publicación causó revuelo y una serie de reacciones encontradas en las que sobresalieron las dudas sobre la autenticidad del documento y de las intenciones reformistas de Morena en el congreso.

El pasado sábado 29 de septiembre, en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, en un encuentro con ciudadanos previo a los 50 años de la matanza del 2 de octubre de 1968, el propio Andrés Manuel anunció que en su gobierno habrá reformas en las fuerzas armadas, dijo que se darán paulatinamente porque por ahora no será posible regresar a las tropas a sus cuarteles, ya que de hacerlo se dejaría a la gente en la indefensión.

Aminorar o detener dichas reformas es la misión del general Benito Medina en la Cámara Diputados.

Medina Herrera forjó un amplio historial en las fuerzas armadas a las que ingresó en los años sesenta. En su carrera ocupó diversos cargos, tuvo mando de tropas y presencia en el ámbito de quienes se mueven en los terrenos de la seguridad nacional desde la perspectiva armada.

En 1998 el general fue Jefe de Estado Mayor en el Centro Nacional de Adiestramiento de la Sedena, cargo en el que estuvo hasta el 2001 cuando fue nombrado Jefe de Estado Mayor en la 12ª Zona Militar (San Luis Potosí). Un año después llegó como Comandante a la Guarnición Militar ubicada en Ciudad Juárez, Chihuahua.

En ese mismo año fue enviado a la 28 Zona Militar (Ixcotel, Oaxaca) como Comandante, cargo en el que estuvo hasta finales de 2004. De los cuarteles pasó a los planteles educativos del ejército en el más ato nivel; de 2005 a 2008 fue Director en el Colegio de Defensa Nacional.

En ese año y hasta el 2010 fue Subjefe de Doctrina Militar del Estado Mayor de la Defensa Nacional (EMDN), y luego fue nombrado Director General de Educación Militar en la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea.

En 2010 llego a la cima de la ruta educativa en las fuerzas armadas al ser designado como Rector de la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea (UDEFA). Antes de pasar a retiro regresó a tener mando de tropas al ser nombrado Comandante de la en la 27ª Zona Militar (Pie de la Cuesta, Guerrero), en donde permaneció hasta 2013 en el marco de la creciente ola de violencia desatada en el estado y en la ciudad de Acapulco por el crimen organizado.

En el terreno académico, el general tiene una licenciatura en Administración Militar por la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea y una maestría en Administración para la Seguridad y Defensa Nacionales por la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea.

Con el general Medina Herrera las fuerzas armadas vuelven a tener un representante legislativo en la Cámara de Diputados. Su agenda será turbulenta si las rispideces entre el alto mando y el gobierno entrante se mantienen y crecen.

Temas como Ayotzinapa, Tlatlaya, el Nuevo Aeropuerto y la Base Aérea de Santa Lucía, la rendición de cuentas abierta y periódica por parte de los militares, así como la creación de una Comisión de la Verdad para el caso Ayotzinapa, amenazan el inicio de la relación entre la Sedena y su Comandante Supremo, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Al general Medina le corresponderá contener la agenda morenista y al mismo tiempo defender la postura militar ante las reformas con las que se buscará acabar con el fuero de guerra y modificar la estructura y la composición orgánica de la Sedena, temas que deberán esperar su turno ante la urgencia de darle respuesta inmediata a las demandas para abrogar la Ley de Seguridad Interior (LSI).

Una vez que López Obrador ha reconocido que solo las fuerzas armadas pueden hacerle frente a los cárteles de la droga y a la violencia desatada por éstos y que no es posible retirar a soldados y marinos de las calles, él y los legisladores de Morena en San Lázaro y en el Senado deberán enfocarse de inmediato en crear otro marco jurídico para regular, controlar y transparentar la actuación de los militares en el combate a la delincuencia.

 

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estadomayor.mx



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *