En seis años somos el blog de referencia



Nos dan click en Langley, sede de la CIA, lo mismo que en varias oficinas del Departamento de Defensa, en Washington. Desde el inicio somos monitoreados por las áreas correspondientes de la secretaría de la Defensa Nacional y la Marina. En seis años de existencia, el blog de EstadoMayor.mx se ha convertido en la web de nicho de referencia en materia de todo lo que sucede al interior de las fuerzas armadas de México. Nos lo cuenta nuestro colaborador, de cómo un proyecto de la Universidad de Columbia ha usado nuestros datos para construir su plataforma de seguimiento al ejército en operaciones contra el narco. Es uno entre otros temas en los que nos convertimos en el sitio web de consulta indispensable.

Anuncios

 

México, 5 de marzo.- La página se llama WhoWasInCommand.com y es un proyecto de becarios en la escuela de leyes de la Universidad de Columbia, Nueva York. Su tarea es publicar datos sobre fuerzas de seguridad, corporaciones policiales, el ejército, sus comandantes y sus conexiones con presuntas violaciones a los derechos humanos.

El trabajo lleva ya más de un año y tiene como finalidad ayudar a investigadores de derechos humanos, periodistas, y “cualquier persona interesada en aumentar la responsabilidad y transparencia de las fuerzas de seguridad”, en estos tiempos donde las quejas por violaciones a los derechos humanos, los asesinatos extrajudiciales y las desapariciones forzadas han colocado al país en una situación de emergencia humanitaria para varias organizaciones de derechos humanos a nivel internacional y nacional.

Este trabajo es una herramienta del Security Force Monitor del Instituto de Derechos Humanos de la Escuela de Derecho de la Universidad de Columbia, y buena parte de su contenido se nutre de información “abierta” obtenida de publicaciones periódicas en México entre ellas el blog de EstadoMayor.mx.

Ha sido la precisión de los datos, el soporte documental y las evidencias en firme que el blog ha publicado, lo que les ha servido al trabajo de los abogados que encabezan el programa de la universidad neoyorkina.

Uno de los trabajos a los que han dado seguimiento es a la cobertura que este blog ha hecho a los juicios de la Operación Conjunta Chihuahua, la estrategia de seguridad contra el narco lanzada por el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa en la primavera del 2008 y que menos de un año después dejó una estela de asesinatos extrajudiciales, detenciones arbitrarias, torturas y desapariciones de civiles, la gran mayoría aun impunes y con procesos judiciales en marcha.

En distintos textos a lo largo de los últimos tres años en estas páginas se ha dado cobertura al juicio del caso Ojinaga, un ejemplo que ilustra cómo la fiscalía militar ha sido exhibida en su incapacidad para sostener imputaciones a los probables responsables, y de qué manera utilizó la tortura para hacer “un montaje” judicial, lo que ha permitido dejar en segundo plano las violaciones graves a los derechos humanos y asesinatos de los que poco o nada se ha investigado.

Un blog de referencia

De cómo nos convertimos en un blog de referencia podríamos explicarlo también por la cobertura que se ha hecho a las demandas judiciales que abrieron diferentes litigios sobre los ascensos de los militares que pasaron a retiro en los últimos cinco años. Son procesos la gran mayoría aún pendientes, con fallos en revisión, y de revisión en revisión el sistema judicial mexicano puede tardar lustros. Muchos juicios al iniciar el tercer mes del 2018 siguen en esa situación.

El blog se ganó la confianza a darles voz a todos esos oficiales y tropa, hombres que han entregado más de dos, tres, cuatro décadas de servicio en las fuerzas armadas y que al final de su carrera, en el crepúsculo del adiós, ven cómo el alto mando que está en este sexenio al frente de la institución a la que dieron su vida, les niega el derecho a retirarse con el grado inmediato superior, reconocido no solo en su pensión sino en las insignias al momento de a portar el uniforme.

El blog de EstadoMayor.mx se convirtió en referencia de columnistas, analistas, y opinadores que se dicen periodistas pero que nunca han sido reporteros, por estar donde nadie va, publicar temas poco accesibles para gran parte de la prensa, y porque en la era de Internet con la proliferación de páginas de información donde todos dan a conocer lo mismo, nuestra apuesta ha sido por “el nicho”.

A la autocensura de los medios oficialistas, impresos y electrónicos, quienes dependen para su supervivencia de las canonjías del poder político, el ejército sigue siendo un ente intocable. Registran actuaciones y operativos como lo marca la agenda, sin salirse del guion oficialista materializado en el boletín, y confundiendo terminologías y reproduciendo pifias del tipo “Diplomado del Estado Mayor Presidencial”.

En estos tiempos en los que cualquiera con acceso a Internet y con teléfono smartphone en la mano ya se dice “periodista”, el rigor, la verificación de los datos, pero sobre todo la especialización y el conocimiento del tema y terreno, son las divisas que marcan diferencia entre la información que circula en la red y las páginas que poco a poco se vuelven de consulta indispensable.

Ante el rol protagónico que Felipe Calderón le dio a las fuerzas armadas para buscar la legitimidad que no tuvo tras la elección presidencial del verano del 2006, el ejército y la marina se convirtieron por primera vez en su historia en actores centrales de primer nivel en la vida pública de México.

Con la desaparición de los “Yankees”, los viejos comandantes de la Policía Judicial Federal con cargo de subdelegados de la corporación en los estados del país, ahora son los comandantes de zona y región militar los que han tenido que asumir responsabilidades de seguridad. En ese sentido resulta un imperativo tener por lo menos un mínimo perfil de qué clase de soldados son los que asumen esa tarea.

Para el blog en estos seis años de vida ha sido fundamental dar a conocer y analizar las hojas de servicios de los mandos militares y territoriales en un ejercicio mínimo de transparencia acorde con los tiempos que corren. Este tipo de publicaciones son las que han servido al resto de medios periodísticos, los cuales hacen referencia a los datos aquí publicados, pero que pocos muy pocos citan la fuente directa.

Es parte de lo que en estos seis años de vida le ha tocado al blog de EstadoMayor.mx aportar para la discusión y análisis de la vida pública.

Por mi parte mi agradecimiento a la invitación para colaborar y abrevar de la experiencia de una reportera como Isabel Arvide, la decana de las fuerzas armadas, quien ha impulsado con entusiasmo el proyecto desde su origen. Gracias también al talento y arrojo de Bruno, nuestro director general, que siempre está al pendiente de todo lo que sucede, hasta de cuando los “chicos de Langley” nos monitorean y se pasan dando ‘clicks’ al blog desde sus oficinas en Virginia.

Son seis años de muchos más, que habrán de definir las rutas para registrar los derroteros de la nación.

Juan Velediaz

@Velediaz424

EstadoMayor.mx



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *