Caen dos militares más por video tortura

torturaEl caso del video donde una mujer aparece siendo torturada por policías federales y militares, y que detonó un escándalo internacional para el gobierno de México hace unas semanas, sumó en días pasados nuevas detenciones con lo que el número de procesados se elevó a siete. Hasta el momento un mayor, un capitán, dos mujeres soldado, una agente y dos policías federales, están acusados por diversos delitos. Los primeros en el fuero de guerra enfrentan cargos por desobediencias y falsedad de declaraciones, tres agentes federales y dos de los militares están acusados de tortura ante la justicia federal.

Anuncios

México, 20 de mayo.- El pasado sábado 14 de mayo, el mayor de infantería Ricardo Lara Aguilar y la soldado Lluviana Vargas Truché, dos ex integrantes del 12 batallón de Policía Militar que participó en el operativo especial “Iguala” en diciembre del 2014, ingresaron detenidos a la prisión del Campo Militar número uno en la Ciudad de México. Ambos enfrentan cargos ante el juzgado segundo militar por falsedad de declaraciones, derivado del caso del video donde aparecen militares y policías federales torturando a una mujer.

El mayor Lara y la soldado Vargas Truché se sumaron al capitán Juan Carlos Limón Portillo y a la soldado Dulce Elena Reyes Ramos, ambos acusados de desobediencia en el fuero de guerra, como parte del grupo de militares procesados por los hechos donde Elvira Santibáñez Margarito, una mujer que había sido detenida durante el operativo en posesión de armas de grueso poder, dinero en efectivo y equipos de radio comunicación junto a dos cómplices, aparece en el suelo, con una bolsa en la cabeza, sometida a un interrogatorio.

Los cuatro ex integrantes del 12 batallón de Policía Militar, que tiene su sede en San Miguel de los Jagüeyes, Estado de México, se sumaron a los policías federales Karina Conde Cedillo, quien aparece en el video sujetando la bolsa en simulacros de asfixia durante el interrogatorio, Miguel Ángel Arcos Alvarado y José Antonio Vera Palma, involucrados en el escándalo mediático que obligó al general Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional, a salir a pedir disculpas por lo exhibido en esas imágenes.

Los primeros detenidos por el contenido del video fueron la soldado Reyes Ramos y su superior jerárquico inmediato, el capitán Limón Portillo, presos desde enero pasado en la cárcel del campo militar número uno. Tras la difusión de las imágenes a mediados de abril, la Comisión Nacional de Seguridad anunció que la mujer policía que aparecía en el interrogatorio y dos agentes más habían sido puestos a disposición de las autoridades judiciales.

Nunca se dijo de quiénes se trataba, pero de acuerdo a documentos del juicio por tortura que se les sigue en tribunales federales, los agentes federales involucrados son la mujer policía Karina Conde Cedillo y sus colegas Miguel Ángel Arcos Alvarado y José Antonio Vera Palma.

El responsable del sector

Lara Aguilar por su rango de mayor, era el responsable del sector de Ajuchitlán del Progreso, en la Tierra Caliente de Guerrero, donde en febrero del 2015 Elvira Santibáñez Margarito fue detenida junto a José Villalobos Díaz y Juan Hernández Villa en posesión de un arsenal, dinero en efectivo y equipos de comunicación. Por uno de estos aparatos, poco después de su captura, se escuchó que un comando de pistoleros preparaba un asalto a la Base de Operaciones Mixtas (BOM) establecida en éste poblado, para rescatarlos.

Hubo necesidad de formar barricadas con los vehículos de la Policía Federal y del ejército para emplazar ametralladoras, de acuerdo a declaraciones ante la Procuraduría de Justicia Militar de algunos integrantes del 12 batallón de Policía Militar que formaban parte de la Base. No hubo ningún ataque pero durante la movilización se apersonó el mayor Lara, acompañado de la soldado Vargas Truché, y ordenó al capitán Lara Limón que sacaran a los detenidos para llevarlos a otro lugar.

En un convoy de unidades del ejército y camionetas de la Policía Federal, se dirigieron a las afueras del poblado, al llegar a una glorieta se detuvieron, bajaron a los tres detenidos y los metieron a una casa que se encontraba en obra negra. Ahí por el lado del ejército se comisionó a la soldado Reyes Ramos, y por la Policía Federal a la agente Conde Cedillo para que interrogaran a Elvira Santibáñez Margarito.

En las imágenes que se difundieron del interrogatorio, Reyes Ramos ataviada en uniforme de campaña, le apunta con un fusil en la cabeza mientras Elvira yace primero sentada y después de rodillas en el piso. Quien le coloca la bolsa en la cabeza, la presiona y la jalonea para intentar asfixiarla es Conde Cedillo. En las imágenes no aparecen, pero de acuerdo a declaraciones de testigos, detrás de la cámara estaban el capitán Limón y los agentes Arcos Alvarado y Vera Palma.

Hubo un momento durante el interrogatorio en que se apareció el mayor Lara en compañía de la soldado Vargas Truché. Asumió el papel de “policía bueno”, y le dijo a Elvira que se calmara, que dejara de llorar y que les dijera donde se encontraban el resto de sus cómplices, según declaró uno de los policías militares cuyo testimonio se anexó al expediente.

Ninguno de los testigos precisó quien o quienes realizaron la grabación del video.

¿Quién torturó?

Presa en un penal federal en el estado de Morelos, Elvira Santibáñez ha sido llamada a comparecer en las primeras diligencias contra el capitán Limón y la soldado Reyes Ramos, a quien no reconoció como la autora del interrogatorio y tortura.

De acuerdo a los abogados de la soldado, en la primera comparecencia de la víctima, en ningún momento ubicó a Reyes Ramos como la autora de la presiones para que declarara. Por el contrario, refiere que se trató de un varón, un agente de la Policía Federal que era quien daba las órdenes.

Elvira Santibáñez se ha mostrado nerviosa en sus primeras comparecencias ante el juzgado federal donde se ventila el caso de tortura, de acuerdo a la defensa de la soldado Reyes Ramos. Están por realizarse en los próximos días nuevas diligencias donde tendrá que confrontar a la agente Conde Cedillo, quien fue la que la presionó y amenazó, según se desprende del video.

Por su parte la soldado Reyes Ramos ha señalado en sus primeras comparecencias que ella solo obedeció órdenes. En la línea de mando es la que se encuentra en la parte más baja, la que ejecuta y actúa ante disposiciones de sus superiores jerárquicos. Como lo hizo ante las instrucciones que dijo recibió del capitán Limón Portillo, comandante de la sección de Policía Militar que participó en aquel operativo donde se detuvo a Santibáñez y sus dos acompañantes.

Juan Veledíaz

@velediaz424

Estado Mayor MX

Anuncios

Deja un comentario