EU vetó a Moisés García Ochoa para ser el titular de la Sedena

General García Ochoa. Foto: VanguardiaMéxico, 5 de febrero.- El diaro estadounidense “The New York Times” dio a conocer que el gobierno de Estados Unidos jugó un papel principal en la designación del Secretario de la Defensa Nacional al vetar a uno de los principales candidatos al puesto, el General de División, Augusto Moisés García Ochoa, por presuntos nexos con el crimen organizado y posibles actos de corrupción durante su gestión como Director General de Administración de la Sedena.

Anuncios

En un cambio de administración como pocas, la designación del Secretario de la Defensa Nacional tomó matices nunca antes vistos debido a las manifestaciones y golpeteos públicos por parte de los posibles candidatos y al marco de violencia en el cual se ha visto sumergido el país a raíz de la batalla frontal contra el narcotráfico.

En ese marco, “The New York Times” publica en su página electrónica un reportaje donde se deja de manifiesto como el gobierno estadounidense se vio involucrado en la decisión de el presidente Enrique Peña Nieto en la elección del jefe de las Fuerzas Armadas Mexicanas.

El texto indica que días previos al 1 de diciembre, el embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, se reunió con Miguel Ángel Osorio Chong y Jorge Carlos Ramírez Marín, actuales secretarios de Gobernación y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano respectivamente, para expresar su preocupación por una eventual promoción del General García Ochoa.

Dichas preocupaciones radican en una investigación realizada por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos al militar por presuntos nexos con el narcotráfico, en la cual según los expedientes, García Ochoa ayudó a escapar al extinto líder del cártel de Juárez, Amado Carrillo Fuentes, al retrasar las acciones de un operativos hasta que el vehículo del citado criminal se encontrara a una distancia segura.

No obstante, el embajador norteamericano le dejó en claro en todo momento a los futuros funcionarios mexicanos que dichas acusaciones no estaban confirmadas. De la misma forma, salieron a relucir  sospechas de corrupción por parte del castrense durante su gestión como director general de administración de la Sedena, principalmente: la adquisición de equipo especializado para espionaje a un único proveedor y las “comisiones” cobradas por García Ochoa a los proveedores de la Sedena para autorizar los contratos, circunstancia que al parecer le ha hecho merecedor del mote “señor 10 por ciento” al interior del ámbito militar norteamericano, según versan las fuentes citadas por The New York Times.

En otro orden de días, el periódico también hace mención de al menos un par de reuniones secretas sostenidas en Houston entre el actual Comandante de la XI Región Militar y agentes de inteligencia de Estados Unidos para darles los nombres de oficiales mexicanos militares y civiles que el general de división sospechaba proporcionaban información a narcotraficantes. Lo anterior, hace suponer que García Ochoa buscaba el apoyo de los vecinos del norte para convertirse en el Secretario de la Defensa Nacional, sin saber que los mismos lo investigaban de forma secreta.

Hasta el momento, la Sedena y el General García Ochoa no han hecho declaraciones al respecto.

La nota completa del NY Times.

Dejá Vú

Todo este escenario tiene un sentimiento extrañamente familiar, sobre todo si se recuerda que hace precisamente seis años y en vísperas de la designación para el titular de la Defensa Nacional, en esa ocasión por parte de Felipe Calderón, también llegó a los escritorios de funcionarios mexicanos una supuesta investigación realizada por la DEA contra el entonces General  de División salvador Cienfuegos Zepeda, quien vio como ante la duda sembrada por al Agencia estadounidense, Felipe Calderón se decantaba por Guillermo Galván Galván.

Angel Silva Juárez

Estado Mayor

Anuncios

Deja un comentario