Claroscuros de una reina

La circunstancia en que murió su padre hace dos décadas y una relación sentimental que la ligó con uno de los jefes de pistoleros de Joaquín el Chapo Guzmán, aparecen junto a su imagen de buena estudiante, talentosa modelo y espléndida amiga, como rasgos tras la personalidad de María Susana Flores Gamez, la reina de belleza muerta en un tiroteo con el ejército a fines de noviembre pasado. 

Anuncios

México, 7 de enero.- María Susana Flores Gamez tenía 8 años de edad cuando apareció por primera vez ante las cámaras de televisión en Sinaloa. Ocurrió en la primavera de 1998 en el programa de concursos “Niña Fantasía y Talento”, que se transmitía los domingos por la mañana por el canal 3 de Culiacán. En aquella ocasión cantó y bailó con tal chispa que cautivó a buena parte de la audiencia de su natal Guamúchil. Resultó la mejor entre las menores que participaron de todo el municipio y se alzó con el triunfo. Fue seleccionada para participar semanas después en la final en Culiacán, donde compitió contra niñas de otros municipios de todo el estado.

Aquella gracia infantil que deleitó al auditorio hizo que los productores del programa la recordaran por esa cualidad natural que tenía para el canto. Susy, como la conocían desde entonces, llegó al estudio de televisión en la capital sinaloense de la mano de María del Carmen Gamez Lugo, su mamá, una mujer de mediana edad que no escatimó recursos para impulsar la inicipiente carrera de su hija. En la final no ganó, pero desde entonces su presencia no pasaría desapercibida en los escenarios.

El programa “Niña Fantasía y Talento” era una producción que comenzó a transmitirse en 1993, tenía una temporada fija de febrero a mayo y era patrocinado por un refresco sabor naranja propiedad de una empresa trasnacional. Susy ganó el certamen municipal en Guamúchil, vino a Culiacán y dejó la impresión de que era una niña muy talentosa, recuerda Julio Aguilar, productor en su momento del programa que dejó de transmitirse en el año 2008.

Maquillistas, diseñadores de moda y algun fotógrafo de pasarela en la capital sinaloense, coinciden en que Susy era una chica que con esa sonrisa dibujada en su rostro irradiaba de manera natural cierto encanto que de inmediato cautivaba.

Desde adolescente no dejó de participar en eventos, fue reina de belleza del bachillerato donde estudió en Guamúchil, y su paso a los desfiles de moda pareció algo natural. Cuando se mudó con su familia a Culiacán, al poco tiempo su imagen comenzó a circular como parte de certámenes como las festividades de carnaval y otros concursos como Nuestra Belleza Sinaloa donde llegó a ser finalista.

Gente brava

–¿Por qué nadie ha comentado la circunstancia en la que murió el padre de la muchachita?—dice una fuente militar que hasta hace unos años estuvo adscrito a la comandancia de la novena zona militar en Culiacán. Este oficial de infantería, quien ha ocupado diversas comisiones en varias partes del país, recuerda que a principios de los años 90, Mario Flores, progenitor de Susana, cayó abatido a tiros en un enfrentamiento con unos pistoleros en la zona del valle del Évora, región donde se encuentran los municipios de Salvador Alvarado –con cabecera municipal en Guamúchil—, Mocorito y Angostura.

–A diferencia del resto del estado de Sinaloa, la gente de Guamúchil no se aminora contra la tropa, es aguerrida y muy brava, llegamos a tener bajas en patrullajes en esa zona—recuerda este militar.

Mario Flores era oriúndo de Badiraguato, municipio serrano que colinda con el valle del Évora. De acuerdo a diversas fuentes consultadas, la circunstancia de su fallecimiento se presentó durante una serie de vendetas, comúnes en esa zona, que se suscitaron entre grupos antagónicos por aquella época. Les heredó buena posición económica, su hija pudo estudiar y desarrollarse, de él nadie comenta nada pues murió cuando ella era todavía una niña, recuerda un viejo periodista nacido en esa región.

Cuando la mañana del sábado 24 de noviembre comenzó a circular la noticia del enfrentamiento de aquella  madrugada entre soldados y un grupo de pistoleros encabezados por Orso Iván Gastelum, considerado operador Joaquín el Chapo Guzmán en la zona, el dato que levantó las cejas de la gente vinculada a los certámenes de belleza fue que entre los fallecidos se encontraba quien ganara la corona meses atrás de Mujer Sinaloa 2012.

Comenzaron a surgir interrogantes y juicios a priori que colocaron a la antigua representante por México en el certamen internacional Miss Turismo Oriental, en el foco mediático de atención. ¿Qué hacía una representante de belleza de sonrisa angelical y afable junto a un grupo de pistoleros donde el líder era conocido por su proclividad a la violencia explosiva?

Choque, persecución y huida

Al caer la noche del pasado viernes 23 de noviembre un denuncia anónima se recibió en las instalaciones de la novena zona militar. El reporte señalaba que había retenes con hombres armados quienes revisaban a todos los vehículos que entraban al poblado de Caitime, una comunidad con alrededor de un millar de habitantes localizado a 10 minutos por carretera al sur de Guamúchil.

Camuflados en camionetas de doble rodada sin logotipos oficiales, un pelotón de soldados se desplazó a la comunidad a donde arribaron ya entrada la madrugada. De acuerdo a una tarjeta informativa militar que se consultó con fuentes castrenses, y que fue dada a conocer días después del fallecimiento de la joven reina de belleza por el semanario local Río Doce, las tropas tenían información sobre los cabecillas ligados al tráfico de drogas que solían desplazarse por esa zona donde tenían casas de seguridad. Uno de ellos era Orso Iván Gastelum, apodado el Cholo, un pistolero que se hizo célebre desde agosto del 2009 cuando huyó del penal de Culiacán, horas  después de que realizó un festejo con la anuencia de celadores y directivos, donde hubo banda de música, mujeres y alcohol para celebrar su salida por la puerta principal de la cárcel. Desde entonces según medios locales, fue designado por su jefe Joaquín el Chapo Guzmvora con el objetivo de del éel Chapo Isidro, enes respaldaban a su operador en esa zona del estadol l ivn sede en Culiacán para hacerse cargo del valle del Évora con el objetivo de contener los embates de la organización rival lidereada por los Beltrán Leyva, los Carrillo Fuentes y los Zetas, quienes estaban detrás de Isidro Flores, conocido como el Chapo Isidro, operador en la zona norte del estado, y enconado rival del Cholo.

A su llegada los soldados fueron avistados por los hombres armados a la entrada de la comunidad quienes huyeron a bordo de varias camionetas rumbo a una casa de seguridad. Las tropas se toparon con un anillo de protección de testaferros quienes vigilaban el lugar donde se ocultaba el Cholo  y fueron recibidos a tiros. Comenzó un enfrentamiento para cubrir la fuga de su jefe, quien huyó a bordo de un vehículo blindado por un camino de terracería rumbo a la comunidad de Progreso. El choque duró alrededor de 15 minutos, refiere el reporte, y en ese sitio murió un soldado y uno de los pistoleros, también fue herido otro militar y fueron detenidos tres  individuos a quienes se les decomisió un arsenal con el que cubrieron la huida de Orso Iván Gastelum

Para esa hora estaba en marcha una operación militar que tuvo el apoyo de dos helicópteros quienes siguieron a tres vehículos, uno donde iba el Cholo con la ex reina de belleza y dos más de escolta. Kilómetros adelante sobre esa brecha fue alcanzado una de las unidades por los soldados, ahí se rindió otro individuo más. Las primeras luces del alba les tocó en Progreso donde, según el mismo reporte, cayó abatido por el fuego cruzado un habitante de esta comunidad que esa mañana se dirigía a trabajar a bordo de una camioneta la cual le fue despojada por los pistoleros. Ahí dejaron una pick up que tenía las llantas ponchadas, cambiaron de unidad y siguieron su ruta rumbo a la comunidad de Palmar de los Leal. El reporte refiere que aquí hubo otro cambio de unidad donde el Cholo escapó con una escolta mínima, quedándose la chica a bordo de otro vehículo. Ahi se le dio alcance y dentro de la confusión que rodeó el enfrentamiento cayó abatida. El saldo fue de dos soldados muertos y dos civiles, entre ellos la ex miss Mujer Sinaloa.

Última postal del sexenio

“María Susana Flores Gámez, ex Miss Sinaloa 2012, fue sepultada por su familia con uno de sus mejores vestidos y junto a su cetro de reina de belleza en una caja de madera de notable calidad en la ciudad de Guamúchil”, se lee en una de las últimas entradas en la página de Facebook que aparece con el nombre de la joven.

Pareció una postal de fin de sexenio aquel cortejo que partió de una funeraria de Guamúchil rumbo al panteón local. Lo que más llamó la atención no solo fue la música de banda que acompañaba la caravana, sino la carroza blanca ataviada con algunos objetos que referían que se trataba del sepelio de una reina.

Las exequias parecieron una tregua en la tormenta mediática que se generó tras su fallecimiento. La familia interpuso una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, la cual la canalizó a la Comisión Nacional donde se inició el expediente 08437, ante los señalamientos hechos por las autoriades militares, las procuradurías de justicia local y federal luego de los primeros indicios hayados tras la refriega.

En principio se informó que la joven formaba parte del grupo de pistoleros y había accionado una de las armas por lo que se justificaba que hubiera muerto en el choque. Los peritajes salieron positivos en rodizonato de sodio, para ubicar pólvora, sin embargo esta prueba no es concluyente para afirmar que hubiera disparado. En el escrito  de la queja la madre de la chica detalló que Susana, “fue una víctima de los hechos sucedidos y nunca perteneció a ningún grupo criminal y mucho menos portó ni disparó arma de fuego alguna en contra de los elementos militares ni de ninguna otra persona, y si ella se encontraba en el lugar el día de los lamentables hechos, ignoro la causa ya que mi hija se dirigía a la ciudad de Guamúchil al festejo del cumpleaños de mi sobrino”. La señora reiteró que ignoraba las circunstancias por las cuales su hija se encontraba con los pistoleros y consideró que fue “una víctima de las circunstancias”.

Para el gobierno estatal la circunstancia de su presencia se explicaba porque Susana tenía una relación sentimental con Orso Iván Gastelum. Incluso días después de los hechos Karina Millán Bueno, directora del Consejo Municipal para la Atención de la Violencia Intrafamiliar en Culiacán, declaró que la muerte de la chica fue porque esa “relación amorosa” la llevó a estar en el momento y en el lugar equivocado. En ocasiones el amor, el cariño y la pasión hacia la pareja lleva a que las chicas anden donde sea, sin importar que pongan en riesgo su vida, subrayó.

La repercusión internacional del suceso llevó a un senador estadounidense a declarar que una de las armas que se utilizó en el enfrentamiento donde murió la ex reina, podría estar vinculada a la operación “Rápido y Furioso”, al paso de los días el dicho no se soportó de manera documental y quedó solo como una posibilidad.

Se dice que en Sinaloa hay tantos concursos de belleza que muchas niñas sueñan con llegar a ser reinas alguna vez en su vida. Sin embargo el estereotipo, que se activa en episodios como donde murió Susana, refiere que la belleza de la mujer sinaloense pasa de ese rasgo de coquetería natural para convertirse en uno de los símbolos que algunos individuos ligados al tráfico de drogas buscan para utilizar como sello distintivo. Es una muestra de lo que se ha dado en llamar “la mujer trofeo”, como se le conoce a esa representación del éxito no solo alcanzado por el poder adquisitivo que genera el narco, sino por “conquistar” a cualquier mujer. Y es ahí donde muchas de ellas por su condición económica y cultural no tienen opción. Son circunstancias que solo ellas conocen y terminan por verse inmiscuidas en la vorágine de una vida vivida al límite.

Juan Veledíaz

Estado Mayor

Anuncios

  2 en “Claroscuros de una reina

  1. Avatar
    Ivan
    07 de enero del 2013 en 09:37

    Estimados, excelente artículo pero hay que editarlo bien…

Deja un comentario