Discurso Almirante Secretario Rafael Ojeda Durán

Ciudad de México, 20 de noviembre.- Discurso pronunciado por el Almirante Secretario Ojeda en la ceremonia de ascensos y condecoraciones el 20 de noviembre del 2019.

Anuncios

Versión estenográfica:

Muy querido México:

Hoy conmemoramos el 109 aniversario de la Revolución mexicana, gesta heroica que dio inicio con el Plan de San Luis, promulgado en 1910 por el Apóstol de la Democracia, don Francisco I. Madero.

Esta primera revolución social del siglo XX generó una gran transformación en nuestro país y significó la lucha del pueblo por la democracia, la libertad, igualdad y la justicia.

En el marco histórico de este movimiento se funda el actual Ejército mexicano, institución armada que nace en 1913 para hacer valer el orden constitucional.

Desde entonces nuestro Ejército, Armada y Fuerza Aérea se desarrollan y actualizan en el servicio de la nación a través de los sistemas educativos y de adiestramiento militar y naval, formando militares profesionales con claridad en sus misiones.

Bajo este contexto, como reconocimiento a una trayectoria profesional enmarcada en disciplina y compromiso institucional, hoy que celebramos el inicio de la Revolución mexicana se otorga a integrantes de las Fuerzas Armadas ascensos y condecoraciones de perseverancia de 10 y hasta 45 años de servicio ininterrumpidos en México como se ha hecho desde 1939, con base en las leyes de ascensos y recompensas del Ejército, Fuerza Aérea y Armada de México, en esta fecha ascienden al grado inmediato seis mil 479 hombres y mil 699 mujeres entre generales, almirantes, jefes, capitanes, oficiales, tropa y marinería.

Asimismo, se otorgan a 22 mil 166 hombres y tres mil 601 mujeres militares y navales condecoraciones de perseverancia por el tiempo de servicio prestado dentro de las Fuerzas Armadas.

Con eso patentizamos el compromiso que tenemos los integrantes de las Fuerzas Armadas para seguir preparándonos y servir a México y a sus instituciones.

Personal ascendido y condecorado:

Su compromiso con México los ha llevado hasta este momento en el que se conjuga su trabajo, esfuerzo, constancia y dedicación para alcanzar un peldaño más en la escala jerárquica o bien, al obtener una condecoración a la perseverancia institucional como un justo reconocimiento a sus méritos en la carrera militar y a su actitud profesional.

Los ascensos y las condecoraciones reconocen sus méritos y sus años de servicio continuos prestados a nuestras instituciones que se traduce en una trayectoria honorable, representan satisfacción personal y orgullo al tiempo que demandan asumir la responsabilidad de la nueva jerarquía y cumplir los deberes con mayor compromiso y determinación.

Los ascensos y las condecoraciones dicen de nosotros, los soldados y marinos, quiénes somos, qué hemos hecho y cómo definimos el servicio de la nación.

Recordemos siempre que somos hombres y mujeres al servicio de la nación, siempre leales al presidente de los Estados Unidos Mexicanos, quien es el comandante supremo de las Fuerzas Armadas, siempre leales al licenciado Andrés Manuel López Obrador y con ello al pueblo de México y a su voluntad expresada democráticamente.

En nombre de todas las mujeres y los hombres que portamos el uniforme de la patria, les expresamos felicitaciones por sus ascensos y condecoraciones.

También hacemos extensiva esta felicitación a sus apreciables familias que comparten sus logros, porque han sido factor fundamental de apoyo para continuar su desarrollo profesional en la carrera de las armas.

Por todo ello, muchas felicidades.

Redacción / EstadoMayor.mx

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *