Se acabó la secrecía militar

México, 30 de octubre.- Tranquilo, con hablar pausado, conociendo cada acción, cada instante del operativo militar que se había convertido en imágenes, el General Secretario Luis Crescencio Sandoval terminaba con la extrema secrecía militar.  

Anuncios

Parteaguas en la relación militar con la sociedad, su informe iba de las razones operativas  a la imagen de un soldado herido que perdería su pierna por un disparo calibre 50. Una realidad castrense donde fueron atacados hasta en sus recámaras.  

Una historia que incluyó un relato donde un militar protege a niños en una instalación militar atacada hasta con granadas. Como dijo el presidente de la republica lo que mostro el General Sandoval fue ¨casi el inicio de una guerra¨.  

Una guerra donde los soldados fueron amenazados, atacados, heridos, muertos por una organización criminal con gran poder de fuego.  

Paso a paso, minuto a minuto, el General Secretario nos mostro la realidad de una ciudad atacada, de militares secuestrados, de vehículos castrenses en manos militares. Aterrador.

Y, también, tan importante, nos enseñó la capacidad de respuesta que no utilizaron para evitar muerte de civiles, una tragedia, nos mostró sus helicópteros con ametralladoras que pueden disparar 6 mil balas por minuto.

La exposición del General Luis Crescencio Sandoval fue de una honestidad tan valiente que provoco obligadamente una nueva reflexión sobre lo sucedido en Culiacán. ¿Suficiente?

Diría que le sobra, sin el mínimo ocultamiento, un nuevo decir militar…

Isabel Arvide / @isabelarvide / EstadoMayor.Mx

Anuncios

  1 para “Se acabó la secrecía militar

  1. Avatar
    Luis Campos Campos
    07 de noviembre del 2019 en 13:55

    Preguntas:
    ¿El Ejército tiene cuerpo de inteligencia?
    ¿Funciona y se utiliza?
    ¿Para la misión se les dio instrucciones para no reprimir a nadie?
    ¿La CNDH les recomendó no excederse?
    ¿Qué significa para ustedes “no excederse”?
    ¿Tienen que pedirle permiso al criminal para capturarlo?
    ¿Les importa no salir humillados al abortar la misión?
    ¿Quién los envió a la misión, merece su respeto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *