Se recupera la industria del blindaje automotriz en México

Ciudad de México, 12 de septiembre.- Pese a la paulatina reducción en el ritmo del crecimiento económico del país, la industria del blindaje ha logrado mantener los niveles óptimos de productividad y consiguió un crecimiento sostenido del 25 por ciento en el inicio del sexenio del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Anuncios

Datos del Consejo Nacional de la Industria del Blindaje (CNIB) indican que en el primer semestre de este año se registró un crecimiento del 25 por ciento y que el blindaje nivel de blindaje más solicitado por los consumidores es ahora el Nivel III, que resiste ataques de pistolas Magnum calibre .44 mm.

Vehículos  como las camionetas Suburban, Grand Cherokee y Tahoe son las buscadas para colocarles el blindaje Nivel III, señala el CNIB.

En un balance sobre lo que ha sido el primer semestre de este año para los blindadores más importantes del país, añadieron que el blindaje arquitectónico también ha registrado un crecimiento en la primera mitad del año.

El CNIB detalló que al mes de julio alcanzó la producción y comercialización del 20 de sus productos en comparación del mismo periodo del año pasado en unidades automotrices con acorazado en diversos niveles.

No solo se blindaron autos, también se atendieron instalaciones estratégicas, casetas, oficinas y  hogares, donde se colocaron puertas y cristales balísticos utilizados en el blindaje arquitectónico.

Se comercializaron más de 500 sets de vidrio blindado para uso automotriz, más de 9 mil piezas en blindaje corporal y por último, más de 15 trabajos especiales en blindaje arquitectónico.

El CNIB agrupa a empresa como Armor Life Lab, Baher, Carolina Ballistic, Centigon, Centur, Diamond Glass, Distribuciones e Importaciones del Pedregal, Dupont, IBN Industrias Militares, Optical Products Advanced, Protelife Armour Boutique y Seguicol, líderes en blindaje de autos.

Sobre esta rama de la industria de la seguridad, René Rivera Arozqueta, presidente del CNIB,explicó que dadas las condiciones del marcado y la situación económica del país, se esperaba tener un crecimiento del 12 por ciento para el cierre del año, sin embargo, dicha meta se alcanzó antes de que terminara el mes de julio.

Indicó que el 70 por ciento de los compradores de los automotores bindados Nivel III corresponde al sector privado, mientras que el resto lo ocupa el gobierno con los Niveles IV, V y VII, que protegen contra impactos de rifles de alto poder y fusiles de asalto (aunque en la actual administración federal y varias estatales, las compras por el momento están detenidas).

Advirtió que las empresas, registradas o no ante las autoridades federales, que aseguran blindar “parcialmente” cualquier unidad, solo engañan a sus clientes.

“Como industria responsable enviamos información precisa al consumidor que el tener un vehículo blindado no es un gasto, sino una inversión. Además, el usuario cuenta con el respaldo de una empresa seria que cumple con todo lo legal que establece la Dirección General de Seguridad Privada (DGSP) y el Sistema de Administración Tributario (SAT), incluso excede los parámetros de calidad y servicio postventa ”, dijo.

Destacó que el CNIB por sí mismo y en unión con otras empresas ajenas al organismo, trabajan para fomentar, mejorar y enaltecer a la industria mexicana del blindaje, por ello están atentas para evitar que a través de compañías poco éticas, se engañe o mal informe a los usuarios finales con supuestos trabajos parciales que les pueden servir en caso de un incidente.

Muchos proveedores –afirmó el directivo- argumentan que en los hechos violentos un alto porcentaje de los atentados se registra en los cristales de la unidad. Con esta falsa información, lo que logra es alentar al delincuente a disparar en puertas o techos de los vehículos, situación que puede poner en riesgo la vida de los usuarios.

“Es necesario hablar de los timos que realizan empresas que no cuentan con la autorización o revalidación correspondiente ante la Dirección General de Seguridad Privada (DGSP), así como la existencia de compañías que realizan blindajes parciales con precios bajos y que afirman que el 95% de los atentados son contra cristales del vehículo, por ello sus blindajes parciales resisten prácticamente todas las armas de fuego, situación por demás falsa”, refirió.

Aseveró que los precios de los blindajes parciales oscilan entre 20 mil y 22 mil dólares en Nivel III vs los 35 mil a 40 mil dólares que vale un blindaje completo de compañías certificadas. “Desafortunadamente por esta desinformación y engaños, así como el mal trabajo de algunas compañías, los usuarios finales pueden presentar una condición de riesgo mayor, lo que implica incluso hasta la pérdida de vidas humanas”, reitero René Rivera.

Jorge Medellín @JorgeMedellin95 EstadoMayor.Mx

Anuncios

  1 para “Se recupera la industria del blindaje automotriz en México

  1. Avatar
    Luis Campos Campos
    01 de octubre del 2019 en 18:03

    Las empresas que blindan equipo de transporte o hacen blindaje arquitectónico puede darle las más encarecidas gracias a nuestro queridísimo mandatario por invitar a los delincuentes a que agredan al sector privado, asegurando que no levantará cargos contra ellos y que las fuerzas del orden solo son de pacotilla, mientras él continúa destruyendo al país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *