Las medidas de la Fuerza Aérea Mexicana para evitar más accidentes fatales

Desde junio de 1972 a la fecha, la Fuerza Aérea Mexicana ha documentado 291 accidentes e incidentes ocurridos a sus aeronaves de ala fija, de ala móvil y no tripuladas. Los años 1997 y 1999 eran los de mayores percances, con 13 cada uno hasta que en el sexenio de Enrique Peña Nieto se registraron 14 accidentes en 2014 y 17 accidentes en 2016.

Anuncios

Ciudad de México, 7 de agosto.- El sexenio del presidente Enrique Peña Nieto fue, con mucho, el más desastroso para la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), que en al menos 61 accidentes e incidentes sufrió la muerte de 22 elementos y perdió aeronaves tripuladas y no tripuladas, en la etapa más oscura para la aviación militar mexicana.

Con Peña Nieto como Comandante Supremo y con el general Salvador Cienfuegos Zepeda como secretario de la Defensa Nacional (Sedena), la FAM vio pasar a tres comandantes que no pudieron evitar la tragedia en que se convirtió el sexenio de las águilas de acero caídas.

Fue de tal magnitud la situación vivida en la Fuerza Aérea en esos años que los índices de siniestralidad registrados por una de las compañías que aseguraron el material de vuelo de ala fija (aviones) y ala móvil (helicópteros) llegó a ubicar hasta en un 418 por ciento el índice de siniestralidad de la flota militar en 2014.

A raíz de lo ocurrido, la FAM instrumentó 13 acciones urgentes para resolver los índices de siniestralidad en sus aeronaves. Dichas medidas, al parecer comienzan a dar los resultados buscados.

Entre las medidas aplicadas destacan la suspensión temporal de los vuelos de toda la flota de helicópteros para enviar a tripulaciones y equipos de apoyo en tierra a cursos y pláticas de concientización en seguridad aérea, el reforzamiento de los cursos de ingeniería y mecánica aérea y uso de simuladores de vuelo, la realización de congresos y seminarios de seguridad aérea para tripulaciones, equipos de apoyo en tierra y mandos, así como conferencias y cursos con mandos experimentados en seguridad del material aéreo, entre otras actividades.

El mando aéreo ordenó también que cada base de operaciones elabore un Atlas de Riesgos con datos precisos para que las tripulaciones conozcan a detalle las características de las zonas y regiones en donde se les ordene desplegarse para reducir la incidencia de accidentes e incidentes.

Entre las medidas destaca la que se refiere a que el mando de la aeronave y las decisiones que se tomen para su operación durante el vuelo, corresponderán exclusivamente a su comandante y no al mando o mandos territoriales que transporte el aparato en turno.

Reporte de daños

En la pasada administración, como la ha hecho por décadas, la FAM licitó los seguros para proteger la operatividad de la flota aérea, quedando en manos del Grupo Mexicano de Seguros, S.A. de C.V.,(GMX Seguros) y Seguros Inbursa, S.A., Grupo Financiero Inbursa. Ambas aseguradoras cubren la operatividad de la flota aérea militar desde el 25 de agosto de 2014 hasta el 25 de agosto próximo.

El 8 de marzo de 2018, Miguel Mellado, del área de Suscripción Aviación de la firma GMX Seguros, le informó en una carta al general Carlos Antonio Rodríguez Munguía, entonces Comandante de la FAM, sobre los índices de siniestralidad documentados en los tres primeros años del gobierno del presidente Peña Nieto -2013, 2014 y 2015-.

En la carta se señalaban los montos pagados por año, la reserva de pagos, los pagos hechos y los honorarios por los servicios dados, así como el deducible por cada año, el costo de los salvamentos hechos, el total del gasto por siniestralidad, la prima pagada y el índice de siniestralidad registrado.

Las cifras eran aplastantes; en los tres años documentados, la FAM pagó 75 millones, 215 mil 206. 65 dólares por concepto de Siniestralidad, rubro que alcanzó un primer tope en 2014, cuando se registraron 14 accidentes de aeronaves de ala fija y ala móvil. En ese año las pérdidas alcanzaron los 50 millones, 373 mil 610 dólares, mientras que la siniestralidad alcanzó un costo de 50 millones 677 mil 369.54 dólares, para llegar a un índice de siniestralidad del 418 por ciento.

El promedio de la siniestralidad registrada fue de 132.67% (23.49% en 2013, 418% en 2014 y 111.38 % en 2015).

Inbursa Grupo Financiero, la otra aseguradora de las aeronaves militares, entregó un documento similar  a la FAM, firmado por Christian Urvicio Torres, representante legal de la aseguradora, detallando además el tipo de aeronaves siniestradas entre el 25 de agosto de 2017 y el 14 de marzo de 2018. Ese reporte incluyó por primera vez datos sobre aeronaves no tripuladas accidentadas.

En ese lapso el índice de siniestralidad registrado por Inbursa alcanzó el 448 por ciento al contabilizar 11 accidentes, 8 en 2017 (un UAV Hermes 450, Mat 5002, un helicóptero Mi-17, Mat 1706, un helicóptero Bell-407, Mat 1309, un helicóptero Bell-212, Mat 1211, un helicóptero Bell-407, Mat 1302, un UAV Hermes 450, Mat 5003, un avión entrenador Grob G-120 TP, Mat 5305, un avión PC-7, Mat 2561) y 3 en 2018 (un turbohélice Beechcraft T-6C Texan II, Mat 2029, un helicóptero Bell-206 L4, Mat 1658, y un helicóptero UH-60M Black Hawk, Mat 1701).

La prima neta anual registrada por Inbursa fue de 23 millones, 561 mil dólares. La prima neta devengada fue de 12 millones, 974 mil 687.57 dólares y el monto de los siniestros documentados hasta la fecha señalada fue de 58 millones, 072 mil 289 dólares.

Otro reporte de Inbursa Grupo Financiero con datos del 25 de agosto de 2016 al 31 de enero de 2018 daba cuenta de 19 accidentes aéreos en los que 14 helicópteros, 4 aviones y un UAV (S-4 Ehecatl, Mat 5019) se accidentaron, dejando un porcentaje de siniestralidad de 269 por ciento.

En ese periodo la prima neta anual fue de 13 millones, 737 mil 344 dólares, la prima neta devengada fue por la misma cantidad y el monto de los siniestros ampliados al 31 de enero de 2018 quedó en 36 millones, 912 mil 450 dólares.

Comandantes fallidos

Con estos números y con el índice de siniestralidad en aumento, el alto mando de la Sedena vio pasar a tres comandantes de la FAM sin que pudieran contener o disminuir la cifra de accidentes e incidentes aéreos.

El sexenio de Peña y Cienfuegos inició con el general Leonardo González García al frente de la FAM, cargo en el que fue designado en 2008. Le sucedió en noviembre de 2013 el general Carlos Antonio Rodríguez Munguía, con quien se agudizó la etapa oscura de accidentes e incidentes en el material aéreo y el personal del arma del aire.

A Rodríguez Munguía le sucedió en el cargo el general Miguel Enrique Vallín Osuna, designado con la esperanza de que lograra frenar la crisis aeronáutica militar. No sucedió así. Los accidentes e incidentes continuaron y fueron más escandalosos. El más terrible en este contexto fue la caída de un UH-60M Black Hawk, Matrícula 1701, ocurrida el 16 de febrero de 2018 en el poblado de Santiago Jamiltepec, Oaxaca.

El aparato transportaba al entonces secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, al gobernador de Oaxaca, Alfonso Murat, así como al Comandante de la VIII Región Militar, el general Alfonso Duarte Múgica, y otros funcionarios del gobierno de ese estado quienes originalmente volaron a Jamiltepec para brindar la primera ayuda a los pobladores afectados por un sismo y acabaron aplastando a 12 de ellos. Otros dos fallecieron en hospitales.

La tragedia elevó la crisis de la FAM. El desplome del Black Hawk 1701 en Oaxaca ocurrió en febrero de 2018. El general Vallín Osuna siguió al frente de la FAM en medio de quejas e irregularidades por su desempeño al frente del arma.

Para el último desfile militar del sexenio –el del 16 de septiembre de 2018– se le ordenó al general Vallín una parada aérea integrada por 190 aeronaves:

FAM… Ala fija/ 100… Ala Rotativa/ 61… 161 Unidades

MARINA… Ala fija/ 11 Ala Rotativa/ 11… 22 Unidades

POLICÍA FEDERAL… Ala fija/ 0… Ala Rotativa/ 7… 7 Unidades

Al final fueron 177 las aeronaves que participaron en la última parada militar del sexenio de Peña Nieto, cuando la Sedena había difundido en todos los medios de comunicación la logística y los datos asegurando que serían 190 los aparatos en el desfile.

Al parecer esta fue la gota que derramó el vaso. Durante la misma tarde del 16 de septiembre de 2018 el alto mando ordenó el cese del general Vallín Osuna. En cuestión de horas fue relevado por el general Manuel de Jesús Hernández González, cuya llegada a la comandancia de la FAM se oficializó el 17 de septiembre.

Desde esa fecha la Fuerza Aérea Mexicana no ha registrado ningún accidente o incidente, al menos reportado de manera oficial en su portal de internet o en sus comunicados de prensa.

Las medidas

Precisamente, a partir de estos escenarios y del vencimiento de la Póliza de Seguros para darle cobertura a las 374 aeronaves de ala fija, de ala móvil y no tripuladas –la póliza vence cada 25 de agosto– con las que cuenta la Fuerza Aérea Mexicana, su comandante ordenó renovar los contratos de protección a través de una firma especializada en el reaseguramiento de bienes.

El pasado 21 de junio la Sedena notificó a las compañías del mercado de seguros que a partir de la fecha nombraba a TBS Intermediario de Reaseguro, S.A de C.V., como única y exclusiva intermediaria para la colocación de la PÓLIZA DE SEGURO PARA LA FLOTA AÉREA de la FAM.

Esta medida se tomó debido a que la FAM canceló en dos ocasiones la licitación para asegurar sus aeronaves ya que las compañías interesadas presentaban propuestas que rebasaban el presupuesto proyectado.

Durante ese proceso varias de las aseguradoras le hicieron preguntas a los representantes de la Fuerza Aérea acerca de los niveles de siniestralidad y las medidas que la comandancia había tomado para controlar esta situación que inquietó a los aseguradores.

En una de las juntas de aclaraciones del proceso de licitación, Miguel Ángel Mellado, representante del Grupo Mexicano de Seguros (GMX), hizo referencia a una pregunta del representante del Grupo Nacional Provincial (GNP) sobre las medidas de control y prevención de la FAM para evitar accidentes.

Los oficiales de la Fuerza Aérea contestaron citando al menos 14 medidas adoptadas para controlar la siniestralidad en el arma del aire, detallando las siguientes acciones:

  • Se suspendieron temporalmente las operaciones de toda la flota de helicópteros para llevar a cabo pláticas de concienciación de la importancia que reviste el operar de acuerdo a las normas establecidas a fin de evitar accidentes.
  • Se coordinó con los mandos territoriales para precisar que cuando se transporten como pasajeros a bordo de las aeronaves, corresponde al comandante de la aeronave la toma de decisiones en vuelo.
  • Se enviaron a las tripulaciones a cursos recurrentes de ingeniería, simulador y repaso de maniobras en vuelo real, principalmente emergencias.
  • Se giraron órdenes a los comandantes de unidades para que verifiquen el grado de capacitación de cada tripulación antes de realizar una misión.
  • Se ordenó a los comandantes de bases aéreas, escuadrones aéreos, así como de bases de operaciones aéreas, que recuerden la obligación que tienen los comandantes de nave de apegarse a lo establecido en los planes de vuelo referentes a la ruta a seguir, altitudes mínimas y vuelos por instrumentos.
  • Del 13 al 17 de noviembre de 2017 se llevó a cabo un congreso de seguridad aérea, en el cual participó personal de los diversos organismos de es esta Fuerza Aérea,  a fin de intercambiar experiencias para alcanzar la unificación doctrinaria en la materia que permitan prevenir la ocurrencia de accidentes e incidentes aéreos.
  • El Comandante de la Fuerza Aérea Mexicana llevó a cabo pláticas con el personal de tripulaciones de vuelo en las diferentes regiones aéreas, con el fin de ratificar las diferentes disposiciones que este CG FAM ha girado en materia de seguridad aérea, a fin de disminuir el índice de incidentes y accidentes aéreos.
  • El General de División Piloto Aviador Diplomado de Estado Mayor Aéreo (retirado) Misael Orrostieta Díaz, impartió conferencias al personal de las unidades de vuelo, respecto a salud mental, vínculo con la seguridad aérea y valorar los riesgos para mitigar accidentes e incidentes.
  • El Coronel de la Fuerza Aérea Meteorologista, Francisco García Valverde, impartió conferencias de biometeorología, clima y enfermedades al personal de las unidades de vuelo a fin de disminuir los accidentes e incidentes aéreos.
  • Se giraron directivas a fin de que las aeronaves de ala rotativa de esta Fuerza Armada operen con márgenes de seguridad dentro de ambientes de obstrucciones y riesgos cerca del terreno (edificaciones, cables, etc).
  • Cada base aérea elaboró un atlas de riesgos operacionales a fin de identificar de manera preventiva los peligros existentes y potenciales dentro de su jurisdicción en el desarrollo de las operaciones aéreas.
  • De manera periódica los comandantes de todos los niveles (región aérea, base aérea, alas y grupos aéreos) realizan visitas de supervisión a los organismos jurisdiccionados y/o adscritos, en los cuales se llevan a cabo pláticas en materia de seguridad aérea y procedimientos respectivos.
  • En diversas instituciones civiles (tanto nacionales como en el extranjero) el personal de esta Fuerza Armada continuamente recibe adiestramiento en los siguientes temas de seguridad aérea: investigador de incidentes y accidentes aéreos, CFIT, ALAR, ADM, y CRM, dichas instituciones educativas comprende, entre otras, a la Universidad Politécnica de Madrid, Colegio de Pilotos Aviadores de México, Colegio de Controladores de Tránsito Aéreo de México, etc (sic).

Al momento, la FAM no registra ningún accidente desde el 16 de septiembre de 2018. En el primer año de gobierno de Peña Nieto ocurrieron tres accidentes aéreos, en el segundo año fueron 14, en el tercero ocurrieron 8, mientras que en el cuarto año fueron 17, en el quinto año hubo 11 y en el último año de su mandato fueron 8 los accidentes.

En tanto, la FAM sigue adelante con la tramitación de la Póliza de Seguros para su flota aérea en un sexenio en el que la política de austeridad dejará sin recursos a las fuerzas armadas para hacerse de nuevas aeronaves, como lo ha anunciado el general Manuel de Jesús Hernández González, comandante de la Fuerza Aérea.

Jorge Medellín / @JorgeMedellin95 / EstadoMayor.mx

Anuncios

  1 para “Las medidas de la Fuerza Aérea Mexicana para evitar más accidentes fatales

  1. Avatar
    Luis Campos Campos
    07 de agosto del 2019 en 10:27

    El escrito intuye que la accidentabilidad se debía entre otras cosas a: conocimientos limitados en el mantenimiento de los equipos, la carencia de incentivos para hacer bien el trabajo, la violación de normas establecidas, la falta de instrucción y atención por parte de los mandos. En otras palabras: fallas humanas que bien se pudieron prever con una adecuada planeación y recursos económicos suficientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *