Caen tres de la Policía Militar por secuestro

Ciudad de México, 16 de julio.- Tres elementos de la Policía Militar (PM) fueron detenidos por policías ministeriales de Guerrero y del estado de México, acusados de integrar una banda de secuestradores que tenían a un menor de edad privado de su libertad desde hace casi un mes.

Anuncios

Los detenidos –dos Cabos y una Soldado– eran elementos activos, pertenecientes a la 5ª Brigada de Policía Militar ubicada en San Miguel de los Jagüeyes, en el Estado de México, lugar en el que se encuentra también el Centro de Entrenamiento Conjunto de Operaciones de Paz de México (CECOPAM).

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) reconoció en un comunicado que tres de los detenidos sí eran efectivos del Ejército y pertenecían a la Policía Militar. Horas más tarde, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) también difundió su comunicado, indicando que los detenidos no formaban parte de la Guardia Nacional y rechazaba señalamientos en contra de la corporación.

La detención fue dada a conocer por el diario El Universal, en una nota breve que consignaba la captura de Diana Paola M., de 23 años, soldado de la Policía Militar en activo, Jorge Luis B., de 25 años, Cabo motociclista en activo, y Everardo S., de 28 años, Cabo en el activo. Con ellos fue detenido el civil Atilano M., de 26 años.

El diario indicó que los tres militares pertenecían a los batallones 19 y 20 de la Guardia Nacional, con sede en San Miguel de los Jagüeyes. Sin embargo, fuentes militares indicaron a EstadoMayor.mx que los detenidos sólo eran parte de la 5ª brigada de Policía Militar, que estaban en proceso de incorporarse a la Guardia Nacional y no habían hecho aún sus exámenes de control de confianza, aunque ya estaban contemplados para unirse a la nueva corporación.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) -de la cual dependerá la GN- confirmó lo anterior en un comunicado propio emitido casi a la medianoche, señalando que “se realizó una búsqueda exhaustiva en el registro del personal de la Guardia Nacional y no se localizó registro alguno con los nombres señalados”, por ello, “es inadmisible imputarle responsabilidades que no tiene”, añadió la SSPC.

Los imputados deben responder por sus actos y enfrentar el proceso judicial, indicó la secretaría que aseguró que “la Guardia Nacional es una corporación de reciente creación con integrantes sujetos a estrictos estándares de evaluación y control de confianza, que cumplan con los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos en todo su ámbito de competencia”.

La Guardia Nacional entró en funciones apenas el pasado 26 de junio, con 6 mil 500 efectivos para cerrar la frontera sur de México y detener el flujo de migrantes centroamericanos. Se espera que esta corporación esté integrada por 150 mil efectivos antes de que termine el mandato de López Obrador, en el 2024.

¿Militares plagiarios?

Cerca de las seis y media de la tarde, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) emitió un comunicado en el que reconocía que tres de sus elementos pertenecientes a la Policía Militar habían sido detenidos, en una acción coordinada en la que a secretaría participó desde el principio aportando información para ubicar a los presuntos secuestradores.

La información periodística señalaba que los presuntos secuestradores fueron detenidos en un operativo encabezado por la Fiscalía Especializada de Secuestro del Valle de México y la Fiscalía Especializada Contra el Secuestro del estado de Guerrero, para liberar a un menor de edad plagiado el pasado 18 de junio en la comunidad de la Molonga, en el municipio de Petatlán, Guerrero.

El secuestrado estaba retenido en una casa de seguridad localizada en el municipio de Huehuetoca, en el Estado de México, en donde ocurrió el operativo policiaco.

La Sedena dijo haber tenido conocimiento de lo ocurrido y haber participado “desde el inicio de las investigaciones, coadyuvando con las autoridades civiles…con el fin de lograr la identificación y captura del personal militar presuntamente involucrado”.

En el comunicado, la secretaría aseguró que “continuará apoyando las diligencias que realicen las autoridades competentes, aportando los elementos necesarios para el total esclarecimiento de los hechos y la detención de todos los involucrados (sic), a fin de que se determinen las responsabilidades legales de los delitos que les resulten”.

Con ello la Sedena deja entrever que podría haber más militares y civiles involucrados con los detenidos, de quienes se desconoce cuántos plagios cometieron, en qué lugares, desde cuándo se dedicaban al secuestro, que hicieron con las víctimas (en caso de haberlas) y si pudieran existir más grupos o células de plagiarios operando entre el personal del Campo Militar 37-C de San Miguel de los Jagüeyes.

Jorge Medellín / @JorgeMedellin95 / EstadoMayor.mx

…………………………….

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *