Busca la Marina cooperación tecnológica de alto nivel con Francia

Ciudad de México, 8 de julio.- La Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) está en vías de ampliar su relación militar con Francia para llevarla a otros niveles no relacionados necesariamente con la compra de armas y equipo bélico.

Anuncios

En esta nueva dinámica, la Armada quiere consolidar al menos 10 proyectos de investigación –algunos ya en fase de aplicación y experimentación avanzada– generados en sus laboratorios para llevarlos a niveles de excelencia mediante acuerdos de colaboración con potencias navales como Francia.

Sistemas de navegación, directores de tiro para buques de vigilancia , aeronaves no tripuladas e incluso sistemas de lanzamiento de misiles de corto y mediano alcance han sido mostrados a la empresa francesa Naval Group, una de las más importantes constructoras de defensa naval de Europa y líder en desarrollo de sistemas avanzados para diversas marinas del mundo.

En los próximos días la Armada de Francia botará el submarino nuclear Suffren, de la clase Barracuda, primera de seis naves construidas por Naval Group con las que se irán sustituyendo los submarinos clase Rubis (seis naves) a partir del 2020 y 2021. En este contexto, la firma francesa se asoció con el conglomerado Odebrecht de Brasil para crear la compañía Construcciones Navales Itaguaí (CNI), mediante la cual construirá el primer submarino nuclear SN Álvaro Alberto, para la armada brasileña.

Naval Group se acercó a la Armada de México para participar en la licitación dirigida a construir la primera Patrulla Oceánica de Largo Alcance (POLA), una fragata avanzada, capaz de ir más allá de las 200 millas de mar territorial y dotada con los sistemas de armas y de comunicaciones de última generación entre las flotas latinoamericanas.

La ganadora fue la holandesa Damen Shipyards, con la cual se firmó el convenio para construir la POLA a partir de la fragata clase Sigma 10514 (105 metros de eslora y 14 de manga). La POLA fue terminada y botada en noviembre de 2018, pero no está terminada del todo. La nave está artillada con misiles guiados por láser y cuenta con sistemas de guerra submarina, lanzatorpedos, sistemas de defensa antiaérea, sistemas de radar y contramedidas.

Puede llevar helicópteros embarcados y lanchas de intercepción para operaciones de salvamento o de interdicción en altamar. Su construcción implicó un gasto cuantioso que superó los 10 mil millones de pesos. El proyecto contemplaba construir cuatro POLAS, luego se redujo a dos y quedó solo en una nave. La idea de la Marina es contar, a largo plazo, con una flota de ocho naves de este tipo, armadas en astilleros navales mexicanos a partir de transferencia tecnológica.

El equipamiento óptimo de la primera POLA seguirá siendo costoso y deberá hacerse pronto, porque la nave tiene que hacerse a la mar en 2020 para cumplir propósito para el que fue pensada. Ayudar al perfeccionamiento de algunos de sus sistemas está entre los objetivos de Naval Group.

De mutuo interés

El pasado 11 de junio, la Armada de México recibió en el puerto de Veracruz a los buques de guerra franceses LHD-Tonnerre (L-9014) y La Fayette (F-710) que cumplían una fase de la operación Juana de Arco, con la que 650 cadetes de tercer año reciben adiestramiento avanzado en una travesía que dura casi medio año en varios puntos del planeta.

Luego de participar en operaciones y ejercicios, los buques atracaron en Veracruz para enmarcar el primer evento Naval Day organizado por Naval Group para conocer inquietudes, proyectos y planes de desarrollo tecnológico naval en México. En el encuentro, al que asistieron 75 invitados (instituciones, universidades, centros de investigación marítima), la Marina le mostró a los directivos de Naval Group diez proyectos avanzados que podrían tener mayor alcance con apoyos foráneos.

En la única sesión del Naval Day, mandos del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Armada de México (INIDETAM) le presentaron a Olivier Michel, Director Comercial para América Latina de Naval Group, un documento con los 10 proyectos que la Semar ha desarrollado en los últimos años y en los que espera contar con el apoyo del consorcio francés para no perder la dinámica de crecimiento tecnológico apuntalada con la construcción de la POLA.

Con el Contralmirante Abel Trejo Castelán, Director del INIDETAM, presente, oficiales del instituto le hicieron la presentación del documento Innovación Tecnológica y el Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Armada de México, en el que los directivos de Naval Group conocieron los proyectos Sistema de Monitoreo para Buques, Sistema de Enlace de Datos, el Sistema de Mando y Control, el Sistema de Despegue Vertical para Drones, así como el Radar de Vigilancia Tzinacan, el Sistema de tiro Garfio, el Sistema de Vigilancia Marítima por Sonar, el Sistema Aéreo No Tripulado (SPARTAAM), el Sistema de Simulación para Entrenamiento y Mantenimiento del C-2 de la Semar (CESISCCAM) y el proyecto para desarrollar un cohete táctico naval (BV-01).

Los Mandos del INIDETAM explicaron que el instituto mantiene convenios de cooperación con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), con el Instituto Politécnico Nacional (IPN), con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), con la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASL) y con la Universidad Veracruzana (UV).

La Marina tiene también convenios académicos con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), con la Universidad Tec Milenio, el Tecnológico Nacional de México, con la Universidad Mexicana, con la Universidad del Valle de México (UVM) y con el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE).

¿Qué proyectos le interesan a Naval Group para asociarse en el corto plazo con la Marina? De inicio, la empresa francesa ha mostrado interés especial por tres: el Sistema de Monitoreo y Control de Planta Propulsora de Buques, el Sistema de Enlace de Datos y el Sistema de Mando y Control.

Estos proyectos ya avanzados y en prueba pueden ser mejorados y llevados a un nivel de mayor efectividad y aplicación una vez que se haya llegado a acuerdos concretos y se hayan establecido programas, objetivos y metas a alcanzar en un acuerdo de cooperación, indicaron fuentes de ambas instancias.

Los proyectos de la Marina-Armada de México van mucho más enfocados en estos momentos a todo lo relacionado con vigilancia marítima, un tema en el que los mandos navales quieren poner énfasis, especialmente para estar en condiciones de operar la POLA ARM PO-101 Reformador con todas sus capacidades.

De acuerdo con parte de lo platicado entre los mandos navales mexicanos y los directivos de Naval Group, la intención de la Marina es la de continuar con la construcción de una POLA más para mantener un buque en aguas del Golfo de México y otro en la costa del Pacífico.

Mientras se generan las condiciones económicas para construir una segunda POLA, la Marina busca perfeccionar y afinar sus capacidades de construcción naval para aplicarlas en otros proyectos menos costos, pero igual de importantes como el de la construcción de patrulleras y de sistemas de radar y sonar para mantener un esquema de vigilancia marítima permanente.

Los directivos de Naval Group indicaron que el siguiente Naval Day se haría en dos años, pero no descartaron la posibilidad de tener un encuentro similar en 2020.

De cualquier forma el contacto y las pláticas con los mandos navales son permanentes y se ha llegado a un acuerdo de sostener más acercamientos en la medida en que vayamos avanzando en las agendas surgidas en Veracruz, señalaron ejecutivos de la firma francesa.

Jorge Medellín / @JorgeMedellin95 /EstadoMayor.mx

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *