Fragata

El video de la tortura. ¿Personal de Marina participó en el interrogatorio? El secretario Ojeda Durán era el comandante de la región naval en aquellos días de Ayotzinapa. ¿Y Soberón?

Anuncios

México,26 de junio.- Será interesante saber si a partir del video revelado por la periodista Denise Maerker sobre el interrogatorio y tortura al profesor Carlos Canto Salgado –para hacerlo pasar como presunto integrante del grupo criminal Guerreros Unidos y responsabilizarlo de la desaparición de los 43 normalistas– por parte de agentes federales y personal de la Marina habrá nuevas declaraciones y se pedirá el testimonio de personajes relevantes ayer y hoy.

Entre esos personajes están el entonces procurador general de la República (PGR, ya desaparecida), Jesús Murillo Karam, el ex director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón, y el entonces comandante de la Octava Región Naval, el almirante José Rafael Ojeda Durán, hoy secretario de la Marina-Armada de México (Semar).

El mando de la Octava Región Naval con sede en Acapulco, Guerrero, en 2014 –el año de la tragedia de los 43 normalistas– era el almirante José Rafael Ojeda; ¿qué nuevos datos podrá y deberá aportar el almirante secretario para ayudar a esclarecer una parte de lo ocurrido en Iguala con la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, “Raúl Isidro Burgos”?

El actual secretario de Marina fue relevado de ese cargo en enero de 2015. Su lugar lo ocupó el también almirante y luego subsecretario Ángel Enrique Sarmiento (de triste recuerdo por el asunto de Frida, la niña fantasma de Televisa alimentada con la torpeza comunicacional de la secretaría).

¿Tuvo conocimiento el hoy almirante secretario Ojeda Durán acerca de quién o quiénes de la Marina habrían participado en el interrogatorio y tortura captados en video para acusar al profesor Canto?

El video revelado circulaba en redes sociales desde el inicio del mes de junio, pero los detalles de lo sucedido se conocieron cuando toda la información llegó a manos de la prensa. Hasta antes de su difusión, no se sabía que el marino Ariel Agustín Castillo Reyes fue quien firmó el acta de entrega al Ministerio Público federal del profesor detenido. El otro firmante fue el entonces policía federal ministerial Ezequiel Peña Cerda.

En la grabación se escucha la voz del interrogador a quien el diario español El País identificó como Carlos Gómez Arrieta, ex mando de la Policía Federal Ministerial y luego subsecretario de Seguridad Pública del estado de Michoacán. La difusión del video con nuevos datos obligó a la renuncia de Gómez Arrieta.

La Marina respondió de manera sesgada a los hechos, proporcionando datos a unos cuantos comunicadores y medios, señalando que ya hay una investigación interna en marcha para saber a detalle qué ocurrió y si el marino Castillo Reyes participó o no en el interrogatorio o si tuvo conocimiento de lo que había sucedido.

La investigación interna de la Marina sigue dos cursos: por una parte está la Inspección y Contraloría de la Semar, que busca información relacionada con posibles faltas disciplinarias y luego está el Órgano Interno de Control (OIC) de la secretaría, que se encargará de indagar las responsabilidades que como servidor público pudo haber infringido el marino Castillo Reyes.

Si estos organismos de la Marina encuentran algo que los lleve a asumir que el elemento violó disposiciones que regulan el comportamiento de los servidores públicos, entonces el marino será llamado a rendir cuentas no solo ante la Semar, sino también ante la Fiscalía General de la República (FGR), ya que los actos de privación de la libertad y tratos inhumanos y degradantes –como la tortura– son delitos, no faltas a la disciplina naval.

Toda esta información deberá hacerse del conocimiento de la Secretaría de la Función Pública (SFP), ya que el marino Agustín Castillo es un servidor público federal.

Si toda esta ruta legal avanza, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) podrá reabrir el expediente que motivó una complicada y desgastante investigación, que a su vez dio lugar a la Recomendación 15VG/ 2018 “Caso Iguala”, documento de 2,178 cuartillas dirigido a 15 funcionarios, comenzando por el presidente de la república, Enrique Peña Nieto.

La CNDH podrá reabrir el caso, pero para pronunciarse solamente en torno al suceso específico del interrogatorio y tortura al profesor Carlos Canto y no por otros hechos ocurridos en el Caso Iguala.

La indagatoria naval interna apenas comienza, pero habrá que darle puntual seguimiento para saber con precisión que sucedió con la cadena de mando en la Marina que encabezaba el almirante Vidal Francisco Soberón, quien tenía como comandante de la Octava Región Naval al hoy titular de la Semar.

En su Hoja de Servicios elaborada por gente del partido Morena, se puede leer que el actual almirante secretario fue Comandante de la Cuarta y Octava regiones navales, con las siguientes referencias:

“Responsable de mantener el estado de derecho en la jurisdicción de la región naval, en cuanto a vigilancia pesquera, protección al medio ambiente marino, búsqueda y rescate marítimo, así como la protección marítima y portuaria.

“Así mismo, coadyuva en la protección civil, seguridad pública, protección de instalaciones estratégicas y combate al tráfico ilícito, para el cumplimiento de sus funciones, tiene bajo su mando Zonas y Sectores Navales, encargados de un Estado de la Republica o de una jurisdicción determinada”.

Con semejante peso en los hombros y en una entidad azotada históricamente por el narco, por decenas de expresiones de inconformidad social y por toda clase de excesos cometidos por el poder político en todos los niveles, resulta inverosímil que el alto mando naval que tuvo el almirante Soberón no tuviera conocimiento de todos y cada uno de los movimientos y acciones en un asunto grave y del mayor nivel como lo es el Caso Iguala.

El mismo razonamiento resulta inevitable para quien era el mando en la Octava Regional Naval y hoy es el M1, el almirante Ojeda Durán. En su caso las dudas y cuestionamientos van por partida doble, porque era el mando en Guerrero en 2014 y fue removido del cargo en enero de 2015, y sobre todo porque hoy es el secretario de Marina.

Debió saber en su momento y debe saberlo ahora que tiene acceso pleno a lo actuado por todo el personal naval en torno al Caso Iguala y la detención de sospechosos de la desaparición de los 43 normalistas.

¿O acaso el tema se manejó exclusivamente desde el Cuartel General en la Ciudad de México y fue del conocimiento solamente del entonces secretario de Marina Vidal Francisco Soberón Sanz? ¿Qué podrá aportar ahora, a casi cinco años, el ex titular de la Marina?

¿Secreto de Estado?

Jorge Medellín / @JorgeMedellin95 / EstadoMayor.mx

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *