Francia quiere apoyar desarrollo tecnológico naval en México

México, 18 de junio.– La oportunidad de crecer tecnológicamente le llega a la Marina en un momento crítico; en un contexto de achicamiento en el gasto del Estado en materia de seguridad, enfocado ahora en la emergencia de sacar adelante a la Guardia Nacional (GN) para frenar a la delincuencia común y organizada.

Anuncios

Pese a este panorama que se extiende en todas las áreas de la administración pública en México en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), parece haber oportunidades de crecimiento y continuidad en materia de seguridad por vías que no necesariamente se traducen en la compra de armas y equipo militar.

Olivier Michel, Director Comercial para América Latina de Naval Group, acaba de visitar México para ofrecer mecanismos de cooperación con los que se puedan ir resolviendo los temas que el recorte presupuestal está dejando en casi todas las áreas de la administración, sobre todo en materia de seguridad.

El resultado de esta visita –la primera en su tipo– que comenzó con una operación naval conjunta, siguió con un foro abierto y especializado en temas marítimos y continuó con la exposición de estudios y proyectos de colaboración, ha sido la firma de acuerdos de cooperación concretos y la revisión de propuestas sólidas para el intercambio de conocimientos y su puesta en marcha a la brevedad posible.

¿Es posible sostener proyectos de vanguardia tecnológica a pesar de no contar con los recursos suficientes? Olivier Michel piensa que sí se puede, que las respuestas están en la colaboración y el intercambio de experiencias, sobre todo a nivel universitario.

Acercamiento

El pasado 11 de junio, dos buques de la marina de guerra francesa, el L-9014 Tonnerre (Trueno) y la fragata F-710 La Fayette, atracaron en el puerto de Veracruz siguiendo la ruta del viaje de instrucción para cadetes de tercer año de su escuela naval.

Las naves tocaron costas mexicanas luego de haber alcanzado puertos en Egipto, Mozambique, Sudáfrica, Brasil y Colombia. En todos los puntos y regiones visitadas, los 650 cadetes embarcados vieron acción real; asistieron a población civil afectada por ciclones, ayudaron en la remoción de escombros y en asistencia médica.

En otros puntos de su viaje apoyaron acciones de combate a la piratería en altamar durante su paso por el Océano Índico y se coordinaron las marinas de Brasil y Colombia para realizar prácticas de intercepción antidrogas en altamar y combate al terrorismo. Un día antes de arribar a Veracruz, el portahelicópteros Tonnerre y su escolta LaFayette efectuaron los ejercicios Passex, consistentes en maniobras de navegación coordinada conjunta en aguas del Caribe mexicano.

Todo esto fue el marco del evento principal, del Naval Day organizado por la firma francesa Naval Group, empresa líder en desarrollo de defensa naval con un amplio historial y antecedentes inmediatos en su relación con México.

Naval Group fue una de las empresas que compitió para ser elegida por la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) para construir la Patrulla Oceánica de Largo Alcance (POLA) ARM PO-101 Reformador a principios del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Al final, fue la holandesa Damen Shipyards la que obtuvo el visto bueno para llevar adelante la construcción de la fragata clase Sigma 10514, en una estrategia de colaboración y transferencia de tecnología que hizo posible la puesta a flote de la ARM PO-101 Reformador.

Esta es la fórmula que puede funcionar para México, basando la cooperación bilateral en el intercambio de estudiantes, de expertos y de conocimientos en ingeniería naval, dice Olivier Michel.

Por eso hicimos el Naval Day, con la idea de convocar no solo a militares, sino también a gente del sector marítimo y de los centros universitarios y de investigación relacionada con el medio marítimo, explica.

“Hemos aprovechado la llegada de estos dos buques para organizar un evento que hemos llamado Naval Day. Fue un foro en donde hemos hecho varias presentaciones, de universidades, de algunos industriales, con los cuales trabajamos”, detalla Michel.

Uno de las entidades con las que han trabajado en los últimos meses es la empresa chilena SISDEF (Sistemas de Defensa), especializada en sistemas de mando y control naval. Esta empresa tiene oficinas establecidas en México y es parte del abanico de opciones y enlaces con los que Naval Group ha logrado expandirse y apoyar proyectos en otras latitudes.

A la baja

Los buques franceses estuvieron en Veracruz del 11 al 15 de junio. El Naval Day se desarrolló el primer día. Fueron alrededor de cinco horas de encuentro en las que Olivier Michel y sus colaboradores escucharon a ponentes de universidades, de organizaciones e institutos tecnológicos plantearles dudas y buscar apoyos para cristalizar proyectos.

También la Marina estuvo presente en el Naval Day a través del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Armada de México (INIDETAM), mostrando avances, proyectos y propuestas concretas de colaboración basadas en requerimientos que podrían quedarse en el aire ante la falta de recursos adecuados para trabajar este año.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF 2019) autorizado, este año la Semar ejerce un total de 29 mil 583 millones, 375 mil 192 pesos. De esta cifra, 243 millones, 934 mil 228 millones de pesos son para la Dirección General de Investigación y Desarrollo.

En 2018, el último año de gobierno de Enrique Peña Nieto, la Marina recibió 188 millones, 445 mil 064 pesos para la misma dirección de investigación. Aunque la cifra actual aparece como un incremento de 55 millones, 489 mil 164 pesos con respecto al años anterior, en realidad es un retroceso de 91 millones, 107 mil 049 pesos con respecto a 2014, cuando se destinaron 335 millones, 041 mil 277 pesos para investigación científica en la secretaría.

Un año después de recibir esa cifra histórica, la Dirección de Investigación y Desarrollo de la Marina tuvo que ingeniárselas para trabajar con tan solo 149 millones, 815 mil 150 pesos, es decir 185 millones, 226 mil 127 pesos menos.

Es en esta dinámica de altibajos en la que la Marina, Naval Group y diversas entidades coincidieron para escuchar, presentar y avanzar en propuestas y proyectos por iniciar o ya en marcha.

“Hemos tenido también presentaciones de la Marina de México. En el encuentro la gente puso en la mesa sus preocupaciones y fue un intercambio de información. No estamos aquí para vender nada, estamos para iniciar una cooperación naval con México y la Marina de México”, aclara de antemano el directivo de Naval Group.

¿Qué preocupaciones les plantearon en el foro y cuáles les llamaron la atención?
Bueno, en el encuentro percibimos la voluntad de desarrollar acá en México una base industrial naval, porque cuando ocurren desastres naturales en el país la mejor manera de intervenir es a través de las rutas marítimas. En caso de un desastre las carreteras están destruidas y la infraestructura es mala, entonces, la mejor forma de intervenir es a través de los puertos marítimos.
Esto lo tiene claro la Marina de México y también nos queda claro que existe la voluntad de desarrollar esa base en el país.

Desde ese punto de vista, ¿un buque multipropósitos como el Tonnerre –portahelicópteros, hospital flotante y centro de comando y control– sería la respuesta para México?
Como he dicho, nosotros conocemos a este buque como la “navaja suiza”; se puede hacer lo que quiera con él, porque se puede manejar la configuración de la nave, que tiene hospitales a bordo, hay salas se cirugía, de puede hacer comida y usar medios de auxilio a la población civil.
Ante esto creemos que sí, que México puede tener necesidad de este tipo de buque.

¿Recomendarían que se desarrollara aquí la construcción de naves de este tipo en lugar de buques más enfocadas a lo militar?
Una cosa no reemplaza a la otra, porque eso es cuestión de soberanía de cada país y lo que cada quien quiere hacer con sus fuerzas armadas, pero lo cierto es que la necesidad de este tipo de buques existe en México y varios países de Latinoamérica.

¿Qué otras inquietudes les plantearon en cuanto a la logística, en cuanto a las formas de aprovechar la riqueza marítima del país?
Es una preocupación que tiene la Marina de proteger sus áreas territoriales. Existen varias amenazas como son la pesca ilegal, el narcotráfico, todo lo que tiene que ver con paso por las rutas marítimas. Entonces, la necesidad de luchar contra todo eso es evidente y hay necesidad y voluntad de la Marina de México de luchar contra esto.
Ahora, sobre las preocupaciones, es un hecho para nosotros, y ocurre en la mayoría de los países de América Latina, la voluntad de construir localmente sus buques, porque eso tiene impacto en varios sectores y el primero es en el de la transferencia de tecnología.
Es evidente que cuando un país compra una cosa quiere traer un beneficio. La construcción local trae también un impacto positivo sobre el empleo local y sobre el desarrollo de las capacidades de las empresas locales.

Michel adelanta que una parte de los primeros resultados obtenidos en el Naval Day de Veracruz lo constituye la firma de un acuerdo de colaboración con la Universidad Veracruzana, institución con la que habrá intercambio de estudiantes para impulsar maestrías en Ingeniería Naval.

Instituciones educativas del estado de Sinaloa (UAS) también estuvieron presentes en el foro y expusieron sus inquietudes. Con ellos hubo avances y planes para intercambios de estudiantes e investigadores de alto nivel con Francia a través de Naval Group.

Por parte de la Semar asistieron los Contralmirantes Héctor Capetillo López, director de la Heroica Escuela Naval Militar (HENM) “Antón Lizardo”, y Abel Trejo Castelán, director general del INIDETAM.

Hay una preocupación de desarrollo en la parte educacional, por eso hemos firmado un acuerdo con la Universidad Veracruzana (maestría en ingeniería naval e intercambio de estudiantes), y estamos trabajando hoy en día con otras universidades para que este frente sea desarrollado. Lo que estamos viendo es el desarrollo de las capacidades desde la universidad, para que se tenga una base sólida en lo tecnológico, explica Olivier Michel.

Sin asegurarlo plenamente, el ejecutivo francés adelanta que en 2020 podría haber una nueva edición del Naval Day, aunque lo ideal es organizar eventos como estos cada dos años, dice.

“De cualquier forma, nos llevamos las propuestas y proyectos para analizarlos a detalle y regresaremos a México para hablar de manera más concreta sobre todo esto”, añade.

Jorge Medellín / @Jorgemedellin95 / EstadoMayor.mx

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *