Arma Sedena sus primeros blindados tácticos vs crimen organizado

Los ingenieros de combate de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) armaron los primeros 30 blindados ligeros DN-XI con los que esperan iniciar una línea de ensamble para dotar a las unidades de fuerzas especiales y a las brigadas de Policía Militar (PM) con automotores avanzados, ligeros y mejor artillados.

Anuncios

La Sedena recibió entre octubre y noviembre de 2018, un primer lote de 30 kits de armado basados en el blindado Stormer de Plasan que la firma IBN Industrias Militares les vendió hace un año. Originalmente se trataba de un lote de 20 kits para armar blindados ligeros avanzados, a partir de los cuales el ejército desarrollaría el DN-XI en línea.

El año pasado IBN Industrias Militares obtuvo una adjudicación directa de la Sedena para suministrar originalmente 20 kits de ensamblado de ensamble con piezas de blindaje, carrocería, sistemas y componentes balísticos y no balísticos, así como materiales avanzados para armar un lote de vehículos tácticos.

El contrato 07-F0139/2018 firmado entre la Sedena e IBN Industrias Militares ampara la adjudicación directa con la que se acordó una transferencia de tecnología para la entrega de los kits en los que se exigía -con un costo final de 6 millones 496 mil dólares- la transferencia de tecnología, asesoría y abasto de materiales para armar en la planta de Industria Militar vehículos tácticos con capacidades superiores a las que los ingenieros diseñaron en 2011 a partir del lote de 247 blindados Sandcat vendidos al ejército entre 2010 y 2012.

Los Sandcat fueron modificados gradualmente en los talleres de la Industria Militar para adecuarlos a los requerimientos de los cuerpos especiales en el combate al narco y sobre todo para preparar todas las modificaciones que abrirían paso a su fabricación en línea, con la idea de construir 620 unidades del vehículo DN-XI diseñado por militares mexicanos.

Blindajes Epel le vendió a la Sedena dos paquetes del blindado ligero Sandcat que se popularizó rápidamente entre varias fuerzas policiacas del país mientras la Defensa Nacional llevaba adelante el proyecto DN-XI.

En 2012, año en el que la Sedena dejó de adquirir los Sandcat de Epel, la secretaría anunció el proyecto para fabricar los DN-XI, adelantando que la meta inicial era la de producir un primer lote de 100 unidades. Sin embargo, sus ingenieros militares solo lograron fabricar 12 vehículos que en realidad fueron prototipos distribuidos en varias zonas militares para someterlos a diversas pruebas.

En el gobierno de Enrique Peña Nieto la Sedena solo pudo fabricar 50 unidades del DN-XI, aunque se trató de vehículos que presentaban diversas limitaciones operativas, entre ellas su peso por el blindaje voluminoso, su baja velocidad, el ensamble con soldadura, su capacidad de transporte de personal y los costos de producción.

De acuerdo con los documentos de la adjudicación directa, la Sedena pidió a IBN Industrias Militares un modelo de blindado ligero 4×4 para operar sobre un chasis Ford F-550 con motor a diésel, con un peso bruto de 8,850 kilogramos, una capacidad de carga útil de 1,200 kilogramos, un peso sin carga de 7,650 kilogramos, una distancia de 3,575 milímetros entre ejes, una altura de 2,310 milímetros sin torreta, un ancho de 2,201 milímetros y una longitud total de 6,092 milímetros.

Un punto central exigido por la secretaría es que el kit de armado contenga piezas sin soldadura. “El blindaje modular deberá ser atornillable, de forma que permita el reemplazo de una pieza de blindaje individual a nivel de taller, usando solo bulones (sin soldadura)”, se señalaba en las especificaciones de la Ensambladora Militar de la Sedena.

Aunque aparentemente los entregó fuera de tiempo, IBN Industrias Militares logró colocar no 20, sino 30 kits del DN-XI que ya fueron armados por la plantilla de ingenieros militares. El siguiente paso será probar las unidades para saber si ya en el terreno operativo funcionan como lo requiere la Sedena.

Jorge Medellín/@JorgeMedellin95/Estadomayor.mx

Anuncios

  1 para “Arma Sedena sus primeros blindados tácticos vs crimen organizado

  1. Avatar
    Pedro Ortiz
    28 de febrero del 2019 en 13:34

    Los ingenieros de combate no arman vehículos, los ingenieros de combate son los zapadores soldados del arma y servicio de ingenieros que acompa;an a las tropas de un ejército regular realizando obras defensivas o despejando campos minados, quienes arman vehículos son los ingenieros industriales especializados en ese tipo de actividades y que son egresados de la Esc. Mil. De Ings., los ingenieros de combate (zapadores ) son egresados del Hco. Col. Mil. Si. No tiene conocimientos de lo mas básico y elemental como puede ostentarse como esoecialista en fuerzas armadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *