Cuarteleras

En el caso del general Eduardo León Trauwitz y su posible responsabilidad penal en el robo sistemático de combustibles a Pemex, la Fiscalía General de la república (FGR) ha pasado al letargo judicial, pese a que al general se le están apagando las veladoras para evitar la prisión.

Anuncios

Los que están cerca del proceso que la Fiscalía lleva dicen que el problema radica en que el general y otros personajes han acreditado varias acciones y hechos con los que buscaron proteger las instalaciones de Pemex.

Compras de drones, de lanchas para vigilancia, de vehículos tácticos de exploración y blindados ligeros han sido presentados en el expediente para demostrar que los militares y civiles que trabajaron con Trauwitz hicieron lo posible e imposible para evitar el robo de combustibles.

Los asesores legales de los militares señalados también han presentado una buena cantidad de documentos, estrategias, proyectos y bitácoras para que las autoridades vean que se hizo lo que se pudo, pero como la corrupción es mucha, pues…

Por lo pronto, la juez Alma Delia Aguilar Chávez Nava, del Juzgado Decimoquinto de Distrito en materia Administrativa, le acaba de negar al general Trauwitz un amparo para que el militar tenga acceso a sus cuentas bancarias, aseguradas por la FGR mientras se va a fondo en la investigación en su contra

Los que saben de estas cosas y fueron parte del ejército, aseguran que todo terminará en un típico retiro silencioso y sin honores para el general y otros señalados.

Mientras, la Sedena del general Crescencio Sandoval sigue lidiando con la vieja guerra al narco, la nueva guerra al huachicoleo, el reclutamiento de choferes para las 600 pipas de combustible, el reclutamiento de miles de jóvenes que serán parte de la Guardia Nacional, las órdenes y contraórdenes de Alfonso Durazo, los traspiés para darle forma, cuerpo y vida al proyecto del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía y la pesada agenda de los derechos humanos que sigue cobrando factura dentro y fuera de la milicia.

Hace unos días, familiares de alumnos de la Escuela Militar de Odontología (EMO) de la Sedena colocaron mantas en el puente peatonal que está frente a la secretaría, denunciando actos de corrupción y abusos cometidos por la teniente coronel Laura María Luna, directora del plantel.

Una de ellas acusaba prepotencias y corruptelas presuntamente toleradas por el general David Rivera Medina, Subjefe de Doctrina Militar de la Sedena, quien fue un personaje muy activo entre 2015 y 2018 cuando formó parte del colectivo Méxicos Posibles, creado en 2015 para analizar escenarios políticos y sociales de cara a las elecciones presidenciales de julio de 2018.

El general Rivera Medina aparecía en un listado de alrededor de 90 personajes  (políticos, académicos, periodistas, escritores, activistas) entre los cuales destacaban el general Alejandro Ramos, entonces Jefe de la Asesoría Jurídica, Estado Mayor de la Defensa Nacional, así como el almirante José Luis Vergara Ibarra, ex Oficial Mayor de la Marina, y el Vicealmirante Hilario Durán Tiburcio, Jefe de la Unidad de Promoción y Protección de los Derechos Humanos, Secretaría de Marina.

Una nueva manta acusa que el plantel de la EMO tiene las calificaciones más bajas del sistema educativo militar, los niveles de reprobación más altos al examen del CENEVAL y una cadena de abusos de los mandos hacia los cadetes.

Al final, en la manta se advierte que las denuncias van y vienen y ninguna autoridad hace algo.

¡“AMLO, CÓMPLICE DE ABUSOS DE PODER”!, se lee al final.

Centinela.- Por cierto, si usted quiere saber y conocer e investigar quiénes son todos los integrantes de las estructuras de la Sedena y de Marina, se va a quedar con las ganas.

A estas alturas del sexenio (mes y días) ni la Defensa Nacional ni la Armada de México han tenido tiempo para meterle mano al Portal de Obligaciones de Transparencia de sus portales para que todos y todas estemos enterados de quiénes están en los cargos más importantes de cada dependencia.

En el de la Sedena, el general secretario vigente sigue siendo Salvador Cienfuegos Zepeda, acompañado por sus subordinados durante el peñato.

El caso de la Marina es más dramático: su Portal de Obligaciones de Transparencia ni siquiera está activado.

Haga usted la prueba y verá.

Redacción/Estadomayor.mx

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *