Fuerzas Especiales de la Marina, las más castigadas vs el narco

En el combate al crimen organizado, la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) perdió a 28 elementos durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, ya sea en enfrentamientos directos contra criminales o bien en escenarios violentos en los que el personal naval recibió fuego amigo en hechos confusos.

Anuncios

Sin embargo, en esta dinámica de reducción de enfrentamientos y mayor selectividad en el tipo de operaciones y en los blancos a anular, la Marina sufrió la pérdida de tropas de élite en ataques armados y hasta en agresiones directas por parte de policías.

De los 28 marinos muertos en el marco de operaciones contra el narcotráfico y de apoyo a la seguridad pública, 13 pertenecían a la Unidad de Operaciones Especiales (UNOPES), el cuerpo de élite creado el 1° de octubre de 2014 en la administración del almirante Vidal Soberón Sanz.

De los 13 marinos integrantes de la UNOPES, cuatro murieron en un ataque directo de policías municipales, quienes les dispararon al confundirlos con secuestradores. Esto ocurrió el 20 de agosto de 2018 en Reynosa, Tamaulipas, y fue la última acción armada en la que se vieron involucrados los elementos navales en el sexenio de Peña Nieto con resultados trágicos.

En ese escenario, los marinos de la UNOPES efectuaban a su vez una persecución vestidos de civil y a bordo de una camioneta que no era de la Marina, pero estaba habilitada oficialmente para operaciones encubiertas. La Marina indicó que el fallecimiento de su personal ese día se debió una “agresión por enfrentamiento”.

La muerte de estos cuatro miembros de las Fuerzas Especiales de la Marina se sumó a las de otros 24 compañeros caídos durante el sexenio de Peña Nieto, quien, inexplicablemente, dijo en uno de sus últimos actos como Comandante Supremo que la cifra de decesos navales durante su gobierno había sido muy elevada.

El 23 de noviembre de 2018, en su último acto como presidente de México y como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, Peña abanderó en el astillero naval de Salina Cruz, Oaxaca, a la Patrulla Oceánica de Largo Alcance (POLA) ARM Reformador 101.

Minutos más tarde, durante una comida ofrecida por el alto mando al mandatario, éste dio un mensaje y leyó un documento en el que reconoció la labor y el sacrificio de la Marina durante su mandato, revelando que los seis años de su gobierno murieron 152 elementos de la secretaría en cumplimiento de su deber.

 La cifra dada por el entonces presidente es casi seis veces mayor a la real o al menos a la que la propia Marina maneja como oficial, y que es de 28 muertes ocurridas durante el mandato de Peña.

Ante esto, ase le pidió a la Semar, vía transparencia, precisar los datos ofrecidos por el ex presidente el 23 de noviembre, citando el lugar y la fecha en los que Peña aseguró que el número de marinos fallecidos era de 152.

En su respuesta, la secretaría omitió cualquier comentario o mención al contexto en el que se divulgó, por el propio presidente, la cantidad de marinos muertos en acciones contra la delincuencia organizada. Tampoco aclaró, amplió o negó lo dicho por Peña sobre el número de marinos fallecidos en acción.

La Marina indicó que no se registraron muertes de personal femenino perteneciente a la UNOPES e indicó que durante el sexenio anterior se otorgaron 197 becas a hijos derechohabientes del personal naval caído en enfrentamientos contra el crimen organizado.

También se le pidieron a la Marina datos sobre los grados del personal naval fallecido, pero sorpresivamente la dependencia indicó que no tiene registro de todos grados de sus marinos muertos, especialmente de los que pertenecían a la UNOPES.

De los cuatro marinos de fuerzas especiales abatidos por policías en Reynosa, Tamaulipas, la Marina desconoce sus grados. Igual sucede con el marino de la UNOPES abatido el 1° de mayo de 2017 en Cabo San Lucas o con otro elemento de la misma unidad muerto el 14 de mayo de 2016 en Tampico, Tamaulipas.

Entre los fallecidos por agresión aparece el Vicealmirante Carlos Miguel Salazar Ramonet (la Marina no menciona su nombre, pero sí la fecha del deceso), quien en esos momentos era comandante de la Octava Zona Naval (Puerto Vallarta, Jalisco). El vicealmirante iba en una camioneta Suburban con un escolta que era Segundo Maestre cuando fueron atacados por un grupo armado. Dos días después fueron detenidos tres civiles a quienes se responsabilizó de los asesinatos.

En mayo de 2012 la Semar contestó a otra solicitud de información sobre el número de marinos fallecidos en acciones contra el narco en el sexenio del presidente Felipe Calderón, indicando que la cifra era de 42 efectivos a los que se añadían 13 desaparecidos (7 en Veracruz, 5 en Tamaulipas y uno en Acapulco, Guerrero).

En diciembre de 2014 la secretaría contestó a una nueva petición sobre los mismos datos, señalando que la cifra era la misma: 42 fallecidos más 13 desaparecidos.

Jorge Medellín/@JorgeMedellin95/Estadomayor.mx

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *