Entre la exigencia y la amenaza, militares en retiro dirigen carta a AMLO

México, 15 de octubre.- Un grupo de militares en retiro –varios de ellos activos en el sexenio de ex presidente Felipe Calderón y el general Guillermo Galván en la Sedena– han dirigido desde las redes sociales una carta abierta al presidente electo Andrés Manuel López Obrador en la que le exigen no desaparecer a las fuerzas armadas, no dudar de ellas, no denostarlas, no tratarlas como si fuera un capataz y no su próximo Comandante Supremo.

Anuncios

En lo que podría considerarse como una amenaza velada, los autores del texto le demandan respeto para también ser respetado y objeto de la fidelidad castrense que deberá tener como jefe máximo del Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina-Armada de México.

El texto comenzó a circular el domingo 14 de octubre. Aunque no lleva firma, es posible afirmar que entre sus autores figuran varios generales de División y de Brigada, así como Jefes que su momento vivieron desde varios frentes el proceso de transición del sexenio de Vicente Fox al de Felipe Calderón en forma muy dinámica.

Escrito de manera correcta, sin faltas de ortografía y con ideas y planteamientos coherentemente estructurados, el documento le explica a López Obrador las diferencias entre un militar y un civil, citando varios ejemplos de profesiones y trabajos a los que compara con la actividad castrense.

Luego le recuerda al mandatario electo si falta de conocimientos y de tacto al referirse al estamento militar con ligereza y en forma altanera. Tras reiterarle su gran ignorancia en todo lo que tenga que ver con el mundo militar, los autores le advierten sobre su necedad de querer reformar a las fuerzas armadas y lo acusan de usar argumento demagogos para defender su versión de que en casi de guerra con otro país será el pueblo el que defienda a la patria.

Después le advierten sobre los graves peligros de querer convertir a los soldados en policías (algo que ya son y que el alto mando militar y naval ha reforzado de manera sobresaliente en esta administración) y el riesgo de crear una Guardia Nacional (contemplada en la Constitución Política del país).

Los militares no queremos ser policías, le recuerdan en la carta los otrora divisionarios, generales de brigada y brigadieres involucrados en su autoría.

Sin embargo, pese a ser un texto en apariencia sólido y contundente, carece por completo de sentido autocrítico, está plagado de razonamientos en los que solo aparecen los derechos y no las obligaciones de los militares y mucho menos toda la gama de problemas internos –desde abusos de los mandos hacia la tropa hasta manejos oscuros en la administración militar– que han ocasionado el enojo silencioso de los soldados y oficiales, como el tema de los haberes y las modificaciones a la antigüedad en el retiro.

Y ni hablar del tema de los Derechos Humanos y su cumplimiento adentro de la institución y luego hacia afuera, con la población civil no involucrada en hechos delictivos de todo tipo. De estos asuntos no menciona una sola palabra la carta dirigida a López Obrador a quien los militares retirados no dejan de considerar como ignorante de todo lo castrense, insistente y necio en temas como el de la Guardia Nacional y carente del menor respeto hacia las fuerzas armadas.}

A continuación el texto íntegro de los generales retirados dirigido de manera abierta al presidente electo y futuro Comandante Supremo de las fuerzas armadas mexicanas.

 

“Señor presidente electo:

Me dirijo a usted con el respeto que impone su próxima investidura como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

No le escribe un periodista, columnista, analista o especialista en fuerzas armadas, no le escribe un adversario político. Le escribe un militar.

Comenzaré por manifestarle que desde que tengo uso de razón, siendo apenas un niño, deseé fervientemente pertenecer al Ejército Mexicano y desde ahí servir a mi país. Así que con ese amor a mi país y a mi ejército le escribo.

Primero, quisiera que le quedara claro que ser militar es una profesión; así como usted es un licenciado en derecho, yo soy un militar; así como otros son médicos, yo soy militar; así como otros son ingenieros, yo soy militar y no se puede cambiar una profesión por decreto o por ley.

Usted decidió ser abogado y estudió en la UNAM para serlo. Yo decidí ser militar y estudié en el Heroico Colegio Militar. No sé si usted ha ejercido como abogado, pero yo sí he ejercido mi profesión por décadas sin interrumpirla por un segundo.

Equivocadamente, usted piensa que un soldado ejerce su profesión únicamente en la guerra, es decir, en la lucha armada entre naciones.

No, un militar aplica sus conocimientos y los ejerce aún sin que el país esté en un conflicto armado, y no profundizaré sobre este tema porque me llevaría horas hablar sobre teoría del Estado, soberanía, geopolítica, diplomacia, historia, estrategia, geoestrategia, defensa nacional, política de defensa, política militar, estrategia militar, logística, táctica, orgánica, economía de guerra, economía de paz, movilización, seguridad internacional, seguridad hemisférica, seguridad regional, seguridad nacional, poder nacional, sociología de la guerra, derecho de la guerra y otras tantas disciplinas que requiere conocer un profesional de las armas.

En sus últimos discursos, usted ha planteado dar un giro a la naturaleza de las Fuerzas Armadas Mexicanas, cambiarles, o, mejor dicho, quitarles su razón de ser: la defensa exterior. Esta función está mandatada para usted en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 89 y, una vez que tome el cargo, será su facultad y obligación.

Sepa usted que el espíritu de ese artículo tuvo sus orígenes en la necesidad del Estado mexicano no solo de defenderse ante una agresión armada sino, primordialmente, de prevenir la guerra.

Con el respeto que merece, le digo que usted se equivoca al pensar que solo porque no hay guerra, no se necesita un ejército. Análogamente, sería como pensar que sólo porque en México está erradicado el sarampión, ningún niño debería ser vacunado contra esa enfermedad.

Señor López, usted plantea la posibilidad de una guerra al decir que si esta ocurre en México todos los mexicanos realizarán la defensa nacional.

Efectivamente, así debe ser, solo que su concepto de defensa nacional es erróneo. La defensa nacional y la guerra requieren que los médicos sigan curando y salvando vidas, que los ingenieros sigan diseñando, creando y construyendo, que los obreros y campesinos sigan produciendo, que los maestros sigan enseñando, que los banqueros sigan operando el sistema financiero, que los empresarios sigan invirtiendo, que los abogados sigan litigando y así, todos los profesionistas y técnicos sigan haciendo las actividades para las que fueron preparados mientras los militares hacemos la guerra.

Equivocadamente, también afirma que en nuestra historia la defensa del país la ha hecho todo el pueblo, si así hubiera sido, tendríamos hoy un territorio más grande que el de los Estados Unidos de América. La defensa del país durante las invasiones únicamente la realizó el ejército, pero sin armas suficientes, sin municiones, sin comida, sin equipo para el frío o el calor y sin demás pertrechos.

¿La razón? En la defensa no participó todo el pueblo. No había quien diseñara las armas ni quien las fabricara; la economía era raquítica, no había quien produjera todo lo que se necesitaba para la guerra; no había unión. En 1847, el Ejército Mexicano fue vencido en combate y el resto del pueblo solo observó cómo el invasor izaba su bandera en Palacio Nacional después de que miles de soldados mexicanos murieron en el intento de detenerlo.

Usted pretende convertir al Ejército en guardia civil, eso sería un gravísimo error. Ningún gobernante que quiere pasar a la historia como un estadista se deshace de su ejército. Por el contrario, lo emplea como el más fuerte instrumento a su disposición para proteger al Estado. Así ha sido siempre.

Convertir a un militar en un policía es como querer convertir a un ingeniero en un médico; a un biólogo en un arquitecto; a un matemático en un sociólogo o a un electricista en un carpintero, en todo caso, en el intento de ejercer su nueva actividad, fracasará. Los militares no debemos y no queremos ser convertidos en policías.

No cometa un error elemental de política, deshacerse del ejército es poner en riesgo la propia existencia del Estado mexicano.

Permita que los militares ejerzamos nuestra profesión; usted como jefe de Estado lo necesitará y ahí estaremos para cuando eso suceda.

Deshacerse de sus fuerzas armadas o de su esencia lo hará prescindir de la institución más sólida, en la que más confía el pueblo de México y la más leal a las instituciones, incluyendo la que usted representará.

Sea líder de los soldados, pilotos y marinos, no los menosprecie, no los confunda, no los divida, no los difame, ellos sabrán ser leales a usted.

No cambie la esencia de las fuerzas armadas, aprenda a usarlas. Diríjase a ellas como su comandante, no como su capataz. Aprenda a ser líder de tropas, las necesitará, no como guardias civiles, no como policías, sino como lo que son: soldados de la República leales, siempre leales.

Firmaría esto con mi nombre, pero no soy el único que piensa lo que acabo de decir, así que tome estas líneas con la rúbrica de todos los militares mexicanos.

 

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estadomayor.mx

Anuncios

  9 en “Entre la exigencia y la amenaza, militares en retiro dirigen carta a AMLO

  1. Avatar
    alberto
    18 de octubre del 2018 en 15:13

    Y por que creen que fueron “unos generales”??… acaso creen que Jefes u Oficiales e incluso Tropa, carecen de sentido redacción y conocimiento para decir lo que ahí se dice??..

  2. Avatar
    juan perez
    17 de octubre del 2018 en 11:55

    en realidad pocos son los generales que apoyan a los oficiales y tropa del ejercito, la mayoría de los generales sobre todo los diplomados de estado mayor solo quieren el poder para hacerse mas ricos y satisfacer sus intereses personales, a mi me tocó ver muchos casos de abusos de autoridad de los generales pero lamentablemente no puedes hacer nada en contra de ellos porque todos se unen y te botan del sistema; esa es una de las primeras lecciones que enseñan y aprenden en el “heroico colegio militar”, ahí enseñan que nunca debes de denunciar los abusos de autoridad de los cadetes antiguos, ellos le llaman novatadas o pócimas, los “culones no son aptos para graduarse”, y lógicamente eso lo aplican cuando ya son oficiales, protegen a los jefes y generales de los abusos que cometen en contra de su personal, como por ejemplo acoso sexual a mujeres, violaciones, robos, obras militares mal construidas, abusos de autoridad en contra de la tropa y sus familias, desobediencia de las disposiciones superiores relacionadas con los horarios y días de franquicia, todo por capricho y berrinche del general que tenga el mando y el claro ejemplo son los ascensos denegados para fines de retiro, y ante este ejemplo ya no hay mas que decir, la mayoría de los generales lamentablemente están cortados con la misma tijera…

  3. Avatar
    Mónica Montiel
    16 de octubre del 2018 en 20:29

    El pejidentito quiere debilitar a nuestras queridas Fuerzas Armadas para inocular su propio ejército de paramilitares estilo Venezuela… Que acaso no es obvio?
    Soy una mexicana orgullosa de nuestras Fuerzas Armadas hechas del pueblo y para el pueblo. Instituciones con sólido prestigio que algunas fuerzas extranjeras venidas de terroristas como Soros, pretenden controlar a fuerza de periodicazos dudosos y billetazos a títeres del gobierno. Pregunten a Los países bolivarianos

  4. Avatar
    jose mario
    15 de octubre del 2018 en 21:16

    Esta carta refleja el sentir del personal militar, dudo mucho que la hayan redactado militares en retiro mas bien me inclino que la hayan elaborado militares en el servicio activo, de cualquier forma esta excelente y estoy de acuerdo, sin embargo considero que antes hubieran hecho todo lo posible por hacer cumplir que se siguieran otorgando los ascensos como lo estipulaba la ley del I.S.S.F.A.M. para el personal que pasaba a situación de retiro, ahora parece que quisieran conservar algún privilegio.

  5. Avatar
    andres benito
    15 de octubre del 2018 en 16:27

    el hecho de que unos generales publiquen una carta en forma amenazadora, eso indica que no quieren perder sus privilegios, en ganar mucho mas de lo que realmente merecen, porque muchos no obtuvieron su ascenso por méritos propios sino que son ayudados en su ascenso, son prepotentes con el personal de Oficiales y principalmente la que comúnmente le llaman Tropa para los cuales no hay un respeto, por citar un ejemplo de un general que fue prepotente cuando fue oficial mayor y que su ascenso a general de division lo obtuvo estando en ese nefasto estado mayor presidencial y quien no tuvo experiencia ni supo que era mando de tropas, y cuando fue cmte. de region militar puros rebotes como se dice en el medio castrence, pero la prepotencia se imponia sobre la esperiencia y un adecuado mando, asi como este caso hay muchos, y si hay reformas que sea para el bien del Ejercito y Fuerza Aerea Mexicanos, asi como para la Armada de Mexico, si que desaparezcan estas, tu estas como esos generales que tienen privilegios y no quieren perderlos, podria citar algunos que tienes o tuvistes cuando estabas en el activo.

    • Avatar
      Mónica Montiel
      16 de octubre del 2018 en 20:24

      Ay seño siéntese. Denostar a las fuerzas armadas para meter a su propio grupo de choque paramilitar estilo Venezuela… naaada tienen que ver con privilegios.
      Ser militar orgulloso de su carrera y su misión en un ejército hecho del pueblo no de clases fifis es lo que orgullosamente tiene México. No a la humillación del ejército por parte del triste pejidentito que nos cargamos

  6. Avatar
    alguien
    15 de octubre del 2018 en 10:42

    ya me estoy empezando a preocupar,

  7. Avatar
    15 de octubre del 2018 en 09:46

    Es necesario un cambio, pero de esta forma, no es la correcta, o no es por ese medio, hay propuestas importantes como el fuero de guerra, como cambios al ISSFAM, a BANJERCITO, y posiblemente otras que nos lleven a ser mejor, soy oficial en retiro y me siento confundido, a pesar de todo llevo la lealtad de mis compañeros en activo, saludos por un país y una institución más justa, bendiciones

    • Avatar
      andres benito
      15 de octubre del 2018 en 16:27

      el hecho de que unos generales publiquen una carta en forma amenazadora, eso indica que no quieren perder sus privilegios, en ganar mucho mas de lo que realmente merecen, porque muchos no obtuvieron su ascenso por méritos propios sino que son ayudados en su ascenso, son prepotentes con el personal de Oficiales y principalmente la que comúnmente le llaman Tropa para los cuales no hay un respeto, por citar un ejemplo de un general que fue prepotente cuando fue oficial mayor y que su ascenso a general de division lo obtuvo estando en ese nefasto estado mayor presidencial y quien no tuvo experiencia ni supo que era mando de tropas, y cuando fue cmte. de region militar puros rebotes como se dice en el medio castrence, pero la prepotencia se imponia sobre la esperiencia y un adecuado mando, asi como este caso hay muchos, y si hay reformas que sea para el bien del Ejercito y Fuerza Aerea Mexicanos, asi como para la Armada de Mexico, si que desaparezcan estas, tu estas como esos generales que tienen privilegios y no quieren perderlos, podria citar algunos que tienes o tuvistes cuando estabas en el activo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *