Quiénes fueron los francotiradores del 68



Soldiers patrol near square of the Three Cultures in Mexico city following clashes between police officers and students during a demonstration on October 4, 1968, before the 1968 Summer Olympics Games. / AFP / EPU / – (Photo credit should read -/AFP/Getty Images)

Se acerca el 50 aniversario de la masacre estudiantil de la Plaza de las Tres Culturas que marcó el principio del fin del viejo sistema presidencialista autoritario. A cuenta gotas se ha ido conociendo el trasfondo de aquella tragedia que se convirtió en un antes y un después en la evolución democrática del país. Hasta la fecha sigue la interrogante sobre la identidad de quiénes eran esos oficiales del Estado Mayor Presidencial a los que se refirió en entonces secretario de la Defensa Nacional, Marcelino García Barragán, que dispararon desde los edificios contra el ejército y la multitud desatando la balacera. Nuestro colaborador se pregunta de nuevo qué información tenían dos de los militares clave del EMP de aquella época, que en vida se negaron a comentar.

Anuncios

México, 27 de septiembre.- Este próximo martes se cumplen 50 años de la masacre estudiantil de Tlatelolco. En las últimas dos décadas parte de mi trabajo periodístico lo he dedicado a investigar el contexto y el suceso desde distintos ángulos, enfocado a la información testimonial y documental de fuentes militares. Una de las preguntas que no he podido responder ha sido ¿qué sabían y callaron dos ex jefes del Estado Mayor Presidencial (EMP) sobre lo sucedido el 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas?

Llama la atención que tras aquel suceso, sus carreras despuntaron hasta convertirse en jefes de la guardia pretoriana del viejo régimen presidencialista. Sus nombres eran Carlos Enrique Bermúdez Dávila y Miguel Ángel Godínez Bravo, ambos de acuerdo a documentos hallados en el Archivo General de la Nación cotejados con sus expedientes militares, tuvieron puestos clave en 1968 en el EMP. El primero fue jefe de inteligencia militar, sección segunda; el segundo fue jefe de la sección tercera, operaciones.

Bermúdez como general fue jefe del EMP con Miguel de la Madrid Hurtado (1982-1988), y Godínez con José López Portillo (1976-1982). Ambos, ya fallecidos, eran parte del grupo de jóvenes oficiales que en los primeros años 60 se vincularon a un político cuyo nombre remite al modelo del viejo priista hecho con el sistema, Alfonso Coronal del Rosal.

El entonces dirigente del PRI, los recomendó con Luis Gutiérrez Oropeza, quien desde que estuvo comisionado en el partido se relacionó con un funcionario de la secretaria de gobernación cuya figura iba en ascenso llamado Gustavo Díaz Ordaz. La historia completa la documento en mi libro “Jinetes de Tlatelolco. Marcelino García Barragán y otros retratos del ejército mexicano” (Proceso, 2017).

Sobre el 2 de octubre de 1968 el dato clave lo aportó Julio Scherer García en 1999 en su libro “Parte de Guerra” (Grijalbo), donde recoge el testimonio del general García Barragán que acusó al EMP de haber apostado francotiradores en la Plaza de las Tres Culturas, sin haberle informado, y comenzar el tiroteo que originó la masacre.

En diciembre de 1970 el sucesor de Bermúdez en la sección segunda del EMP, con la llegada de Luis Echeverría a la presidencia de la república, fue el teniente coronel Jorge Carrillo Oléa. El hoy general retirado contó que se encontró una oficina con documentación desorganizada y un faltante importante respecto a lo sucedido el 2 de octubre de 1968. Oficiales que estuvieron de servicio en esa fecha, le informaron que Bermúdez por órdenes de Gutiérrez Oropeza encabezó la operación con francotiradores, algunos apostados en el edificio Molino del Rey en Tlatelolco.

“No solo hicieron uso de las armas sino que proveyeron armas y municiones a grupos paramilitares que estaban esparcidos entre los muchos empleados del entonces DDF”, escribió Carrillo Oléa.

En el otoño del 2002 intenté una entrevista con el general Godínez en una charla en uno de los recesos del consejo de guerra que juzgó a uno de sus amigos mas cercanos, el general Francisco Quirós Hermosillo. Cuando le mencioné el tema del 68, el ex jefe del EMP de López Portillo muy amable sonrió y dijo que no sabía nada.

En el año 2008 por los 40 años de Tlatelolco, le mandé un mensaje al general Bermúdez por medio de un amigo cercano, también muy amable se disculpó. Ambos se llevaron buena parte de sus secretos a la tumba.

 

Juan Veledíaz

@velediaz424

Estadomayor.mx



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *