Una locura “democratizar a las fuerzas armadas”: General Roberto Badillo



México, 6 de septiembre.- “En las fuerzas armadas no puede haber democracia, porque el mando es indivisible y solo lo ejerce un solo militar; el único civil que tiene el mando supremo es el presidente. Ningún otro.”

Anuncios

Aquí, solo uno es el que manda y los demás obedecemos y lo hacemos de la mejor manera, porque sabemos que quien manda lo hace por el bien del ejército y del país, que es el mayor objetivo que existe, dice el general de División (retirado) Roberto Badillo Martínez, ex diputado federal en la LX Legislatura, ex comandante en varias unidades militares y autor de libros y artículos sobre el militarismo mexicano desde una perspectiva nacionalista y conservadora.

“El militar que entra a una institución militar como el ejército, la fuerza aérea o la marina, sabe que va a una institución en donde no hay democracia; las instituciones militares son verticalitas, porque con democracia nunca acabarían las discusiones para iniciar una operación y en las fuerzas armadas las operaciones son normalmente urgentes”, explica a detalle.

El militar sabe que “su libertad individual se antepone a una libertad mil veces superior, que es la libertad del comandante para salvar a su patria a su nación a su pueblo”, sostiene en la conversación.

Badillo reacciona a lo publicado hace unos días por Estadomayor.mx acerca del supuesto proyecto de iniciativa de ley para reformar varias leyes castrenses y también los artículos 13 y 123 de la Constitución Política del país.

Estadomayor.mx publicó los puntos fundamentales del documento de reformas a las fuerzas armadas elaborado por asesores externos para el partido Morena, en el que destacan los siguientes aspectos:

 

  1. La desaparición del Estado Mayor Presidencial y su sustitución por un cuerpo especial de protección al Presidente Constitucional, para romper esa subordinación material del Ejecutivo a la élite militar, que hasta la fecha le ha permitido fijar su propio limite en otorgamiento de privilegios por encima de la soberanía nacional.
  2. La fusión de las fuerzas armadas de tierra, mar y aire, en una única Secretaría de la Defensa Nacional, al mando de un Secretario de Defensa civil, e incorporando de expertos civiles, libres de adoctrinamiento militar y por lo tanto sensibles a los problemas sociales y su relación con el tejido social.
  3. La creación del Estado Mayor Conjunto de las tres Fuerzas Armadas (Ejercito, Fuerza Aérea y Marina Armada) y, en general, la decisión de otorgarle prioridad al concepto «conjunto» para todas las políticas, estrategias y líneas de acción en la materia de Defensa Nacional.
  4. Rendición de cuentas de las Fuerzas Armadas en tiempo y forma a la Auditoría Superior de la Federación.

 

El punto central del proyecto es el de derogar el Fuero de Guerra, por considerarlo un instrumento que más allá de constituir la base y el pilar de la estructura disciplinaria, se convirtió en una especie de patente de corso para los mandos militares.

El proyecto detalla que históricamente los mandos de las fuerzas armadas han defendido la existencia del Fuero de Guerra porque así les ha convenido, argumentando que derogarlo o modificarlo equivaldría a acabar con la disciplina militar. El texto señala que la idea de los mandos es que el fuero de guerra, en esencia, constituye un severo cuestionamiento a lo que debe ser el estado de derecho.

Hoy, cuando los diputados de Morena ya son mayoría absoluta (con 256 integrantes) luego de negociar la incorporación de cinco legisladores del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y cuatro más del Partido del Trabajo (PT) para erigirse como la principal fuerza política, la posibilidad de que los proyectos para modificar la estructura, la operatividad, la doctrina y la naturaleza misma del ejército, de la marina y de la fuerza aérea es real.

 

Ejército sin democracia

Indignado por el proyecto de iniciativa de ley que la bancada del partido Morena llevará al pleno de la Cámara de Diputados para reformar la legislación militar e incluso la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el general de División (retirado) Roberto Badillo Martínez responde desde su posición como ex legislador priista promotor de iniciativas y firmante de otras, como analista en seguridad y escritor de libros y artículos sobre militarismo y seguridad nacional.

Más que un tema en particular, lo que al militar veracruzano de 80 años le molesta y preocupa es el trasfondo y la esencia del proyecto que ya revisan los legisladores de Morena y es la intención de democratizar a las fuerzas armadas mexicanas mediante cambios sustanciales en su organización, estructura y doctrina.

Dice que quienes proponen semejantes cambios “son muy idiotas”; desconocen el entorno militar, el mundo militar: “son comunistas, no le interesa el país, la patria, su historia, ni el pueblo; quieren la destrucción de México, porque con ello, con la caída de México, sus empresas se truenan y abaratan y caen en poder de las empresas capitalistas yanquis”, sostiene Badillo.

El ex comandante de la 5ª (Chihuahua, Chihuahua), 6ª (Saltillo, Coahuila) y 8ª (Tampico, Tamaulipas) Zonas Militares y ex Agregado Militar en Argentina, Uruguay y Paraguay, explica que una buena parte de las cosas planteadas en el proyecto de iniciativa fue copiada de uno de sus libros (El libro verde de las fuerzas armadas, Ed.BR, 2012), “menos una, la de que un civil pueda ser secretario de la Defensa; esa, gracias a mi intervención, no pasó en la LX Legislatura y, desde luego, la desaparición del Estado Mayor Presidencial”.

Nada de democratizar a los militares, explica. “En el ejército, en las fuerzas armadas solo uno manda y los demás obedecemos y hacemos con el mayor entusiasmo lo que nos corresponde”.

Badillo da ejemplos y compara instituciones y naturalezas. “Aún hay más democracia en las fuerzas armadas que en la política, que en los sindicatos, que en las organizaciones sociales, porque en estas sociedades la democracia se ejerce con presiones de grupo, con matracas y a mano alzada, mientras que el militar que toma una decisión lo hace con tres o cuatro cursos de acción perfectamente estudiados que le hace su Estado Mayor, pensando solo en el bien de la patria, no de partidos ni de grupos de presión”.

La cadena de mando, el fuero de guerra como base de la disciplina militar y el respeto a la estructura orgánica del ejército y fuerza aérea son temas que los civiles detrás de la propuesta de reformas desconocen por completo, asegura.

El militar que manda, que decide y ordena, siempre interpone al interés personal el interés de la nación y de sus instituciones, (el interés) del pueblo y el honor del ejército, precisa Badillo para quien los políticos que buscan democratizar a las fuerzas armadas son “comunistas” que llevarán la corrupción al ejército, a la fuera aérea y a la marina.

“Con los civiles llegará la corrupción a la Defensa, que seguramente es lo que quieren, porque al comunista no le interesa el país, la patria, su historia, ni el pueblo; quieren la destrucción de México, porque con ello, con la caída de México, sus empresas se truenan y abaratan y caen en poder de las empresas capitalistas yanquis”, señala el general.

El comunismo, explica, el comunismo trabaja para el capitalismo, debilitando al mundo subdesarrollado. “No lo saben porque son muy idiotas. La petrolera yanqui pertenece a banqueros mundiales, quienes la han apoyado con créditos y así se harán dueños absolutos de esa empresa. Es un círculo vicioso: llegan al poder comunistas corruptos en América Latina, truenan y corrompen totalmente al país y sus empresas pasan a poder del imperio”, advierte.

Badillo es pesimista. Para él no hay concesiones posibles ni medias tintas cuando se trata de las fuerzas armadas mexicanas y de lo que ve como una contraofensiva histórica de la llamada izquierda mexicana.

Su presencia, su llegada al poder son cosas graves, de peligro, dice. Como ejemplo inmediato cita el tema del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y la intención del gobierno del presidente electo Andrés Manuel López Obrador de construir dos pistas alternas en los terrenos de la Base Aérea Militar de Santa Lucía (BAM 1) para aliviar la carga de operaciones que desde hace años vive el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

El aeropuerto va a plebiscito; será paralizado, dice. Ahí hay invertidos más de cinco mil millones de dólares. ¿A quién se le ocurre paralizar una obra de esa naturaleza, esencial para el crecimiento turístico que ya está al tope en su capacidad de recepción aérea y que, además, crearía una plataforma logística comparable en América solo con Chicago y Atlanta y en el mundo con tres de china y una en Alemania?, se pregunta.

“¿Qué saben esos comunistas del mal que le harán al país con esa suspensión? Se vendrán cientos de pleitos de empresas nacionales e internacionales que también ayudarán a paralizar las inversiones en nuestro país.

Y aún más; el general Badillo asegura que lo sucedido con la BAM 1 es “una ofensa, un agravio a las fuerzas armadas al decirles, vamos a emplear tu principal base aérea para hacer ahí unas pistas para la aviación civil”.

Badillo detalla su postura y explica que “es como si alguien llega a tu casa o tu departamento y te dice, ¿sabes, vamos a ocupar tu casa para una oficina del partido, es un agravio muy grande al que nadie se ha referido, lo cual te da idea del desprecio que hay en México para las fuerzas armadas que con tanto sacrificio personal y profesionalismo sirven a México”.

Acerca de los vaivenes declarativos de Alfonso Durazo, quien ya adelantó con mucha anticipación que él será el titular de la resucitada Secretaría de Seguridad Pública Federal, el general comenta que él (Durazo) “pensaba que podía ser comandante de la Guardia Nacional. Esa fue otra propuesta que se fusilaron de mi libro.”

¿Y qué podría hacer él si nunca ha pisado un cuartel ni sabe nada de disciplina, ni mandar y ser el jefe de los soldados marinos, soldados de fuerza aérea e incluso de la Policía Federal?, añade.

“Todo eso lo dijo hace meses, cuando se veía como Rommel, pero no sabe que las fuerzas militares están estructuradas en diferentes leyes y reglamentos que se desgranan de la Constitución; no están las fuerzas militares a lo que diga el mejor hablador ocurrencista” (sic), dice Badillo.

Al final advierte un oscuro panorama para el país y para las fuerzas armadas:

“Los pueblos se suicidan solos…México está a punto de iniciar su suicidio. Los gobiernos no son para vividores y ratas que nunca han trabajado”.

Lo que sigue, asegura, es “un régimen comunista, hay que decirlo; te puedo asegurar que el desplome se ha iniciado”, cierra el general.

 

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estadomayor.mx



Anuncios

  4 en “Una locura “democratizar a las fuerzas armadas”: General Roberto Badillo

  1. richard71df
    11 de septiembre del 2018 en 00:43

    El superior al inferior: ¡ Soldado, te presentas arrestado por estar feo !
    El inferior al superior: Comandante, solicito autorización para justificarle por qué estoy feo antes de que me arreste.
    El superior al inferior: ¡ Mira pinche Soldado feo ! en el Ejército primero cumples y después aclaras.

    A pesar de que en la actualidad se ha ampliado el respeto a los derechos humanos, los usos y costumbres susbsisten en el Ejército, pues la libertad personal del militar es afectada todos los días mediante arrestos que se imponen la mayoría de las veces por mero capricho, de forma discrecional o arbitraria, e incluso por mero abuso del poder, los arrestos siempre carecen de fundamentación y motivación por la legislación añeja y obsoleta, se imponen hasta por cuestiones personales o familiares del individuo, si el soldadito se cae de la cama por estar borracho en su día franco, eso es una falta a la disciplina militar, ¿que la franquicia no es para que hagas lo que te pegue la gana?, y ¿la garantía de audiencia que tiene a su favor todo gobernado antes del acto privativo?, bien gracias, eso y muchas cosas más siguen vigentes desde la época de la revolución por lo menos.

  2. Luis Campos Campos
    09 de septiembre del 2018 en 14:45

    Mientras los congresistas de Morena no controlen su ímpetu en las intervenciones que tratan sobre asuntos que desconocen, se están exponiendo a que la ciudadanía los desconozca como funcionarios valiosos y solo los vea como una recua de incultos que se aprovechan del poder.

  3. mario
    07 de septiembre del 2018 en 17:57

    coinsido con mi gral Badillo respecto a la falta de respeto de disponer de la ppal base aérea de la FAM
    da tristeza e indigna

  4. juanete en el pie
    07 de septiembre del 2018 en 12:35

    Este General es dinosaurio y no sabe mirar atrás, ni al espejo, se necesitan cambios profundos en la estructura Militar, la modernidad debe llegar, la justicia para todos los mexicanos, le llaman lealtad cuando manejan al personal de acuerdo a sus intereses, tienen chofer, cocineros, mucamas y demás, se trata de personal de tropa “comisionado” en sus casas, pagados por el erario y a su servicio, no al de la nación, no se equivoquen señores, hay mucha falta de probidad de los mandos en el manejo de recursos, la discrecionalidad en el uso de las partidas, el uso de los ascensos de mandos superiores para conveniencia y compadrazgo, el capricho de los grados, son solo algunoas arbitrariedades que podemos nombrar, amén de sus esposas que se creen las militares y humillan a quienes están a su servicio en forma indebida y no reglamenatada, fuera dinosaurios!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *