¿Qué sucedió realmente en Ciudad Guzmán?



México, 8 de junio.- La información oficial sobre la agresión a marinos en Ciudad Guzmán, Jalisco, tiene que ponerte los pelos de punta a priori. Imaginar que un convoy, o sea más de 50 marinos, puedan quedar en manos de civiles desarmados, ser sus víctimas, resulta aterrador.

Anuncios

¿Qué podemos esperar cientos de miles de civiles que necesitamos que los marinos cumplan con su obligación constitucional de protegernos? Es decir, de un ataque enemigo.

Porque eran civiles. Y según toda la información, desarmados.

¿Por qué no impidieron que sus camionetas fuesen pintadas? Se necesita estar muy cerca para hacerlo. ¿Por qué los civiles desarmados no tienen miedo de los marinos armados?

Según lo publicado, estos civiles estaban haciendo una protesta, precisamente, contra los marinos. ¿Cómo se metieron en ésta? ¿Cómo no previeron que podían ser atacados? ¿Por qué salieron a “cargar combustible” a la hora de esta manifestación pública en su contra?

¿Por qué tardaron en hacer esos “disparos disuasivos” que dice el boletín oficial que hicieron? ¿Por qué después de ser agredidos?

¿Es que no vieron llegar a la gente, es que no tuvieron tiempo para moverse de dónde estaban? Supuestamente cargaban combustible… ¿todos los vehículos al mismo tiempo? ¿Es que no tienen entrenamiento disuasivo frente a multitudes? ¿Debemos llamar “multitudes” a 200? Es decir, tres o cuatro por cada marino…

Frente a la gresca, o agresión en contra, como se prefiera llamar a los hechos, tenemos dos realidades brutales: la pérdida de respeto y/o miedo a las Fuerzas Armadas, la incapacidad de resolverlo por parte de los marinos, antes de ser agredidos.

¿Cómo podemos sentirnos, millones de mexicanos, ante la situación de vulnerabilidad de los marinos?

En Jalisco ha habido presencia de la Semar, con mucha carga negativa. Sobre todo, por la utilización de los helicópteros, fuerza mortal, en operativos. La gente, que los atacó, presuntamente protestaba por la desaparición de un muchacho en manos de elementos de la Semar. Razón, desaparición forzada, por la que están siendo investigados en Tamaulipas. En Michoacán un juez no aceptó la detención de un criminal porque, dijo, los marinos habían mentido en el relato sobre la detención.

Todas estas interrogantes, y conclusiones desafortunadas, nos llevan a preguntarnos de cuántas maneras se han equivocado los civiles que han utilizado a Fuerzas Armadas, marinos y soldados, de manera equivocada, ineficiente, y con gran desgaste institucional, en el combate a la inseguridad.

Porque los marinos obedecen órdenes.

Y alguien les dio la orden de que fuesen a confrontar a la población civil en Ciudad Guzmán, o en su lugar a que fuesen a “cargar combustible” en coincidencia con la manifestación en su contra.

¿Ha habido desapariciones forzadas? ¿Ha habido actuaciones fuera de la ley de marinos y/o soldados? ¿Quién les dio las órdenes? Y a final de la cadena de mando, hay que preguntarnos quién los envió a cumplir con funciones de policía para las que no están capacitados…

 

Isabel Arvide

@isabelarvide

Estadomayor.mx



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *