Gasta la FAM más de 3 mil MDP en combustible en 10 años

México, 28 de febrero.- Las operaciones contra el narcotráfico iniciadas en el gobierno de Felipe Calderón como una guerra frontal contra los cárteles de la droga significaron un incremento súbito en el desplazamiento de tropas por vía terrestre y aérea.

Anuncios

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha estimado que los desplazamientos de las fuerzas armadas -en particular del Ejército y Fuerza Aérea- se incrementaron en un 400 por ciento entre los años 2007 y 2014, es decir, todo el sexenio de Calderón y los primeros cuatro años del periodo de Enrique Peña Nieto.

Datos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) publicados en su portal de internet señalan referentes al gasto en combustibles para sus aeronaves entre los años 2006 y 2016 fue de 3 mil 426 millones, 167 mil 636 pesos, con los que se compraron 491 millones, 325 mil 816 litros de combustible para las 369 aeronaves que en 2007 tenía la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) en operación.

Informes de la Sedena elaborados a principio de ese año indicaban que la FAM contaba con 369 aparatos, de los cuales 259 eran de ala fija (aviones) y 110 de ala rotativa (helicópteros). A ese estado de fuerza se incorporarían más tarde otros 58 aparatos (50 helicópteros Bell y 8 avionetas Cessna 182) procedentes de la Procuraduría General de la República (PGR) para incorporarlas a operaciones de erradicación de enervantes.

En total, la FAM que comandaba el general Manuel Víctor Estrada Ricardez, operó 427 aeronaves y llegó al final del sexenio calderonista con un déficit importante que fue revelado por la propia Sedena al presentar el Programa Sectorial de Defensa Nacional 2013-2018, en el que se reconocía que al inicio del actual gobierno que la Fuerza Aérea “actualmente cuenta con una flota de 346 aeronaves, de las cuales, 204 se encuentran operativas y 142 están fuera de servicio”.

El documento señalaba además que el 55% de las aeronaves contaban con más de 21 años de servicio y que para corregir dicha situación se planeaba adquirir “91 helicópteros, 81 aviones y tres sistemas aéreos no tripulados”.

A menos de 10 meses de que concluya el gobierno de Enrique Peña Nieto, la FAM aún necesita comprar al menos 27 aeronaves para llegar a la meta de 172 aparatos, debido al elevado índice de siniestralidad que presenta en la actual administración.

 

El reporte de la Fuerza Aérea sobre el gasto de combustible registrado entre 2006 y 2016 contempla el consumo que hicieron los 8 Escuadrones Aéreos de Pelea, los 7 Escuadrones Aéreos de Reconocimiento, los 8 Escuadrones de Transporte, el Escuadrón Aéreo de Vigilancia y los mas de mil 800 organismos logísticos que existían entonces.

En 2006, al inicio del reporte, la FAM utilizo 15 millones, 227 mil 454 litros de combustible para sus aparatos, gastando 112 millones, 566 mil 402 pesos. Esta cifra se disparó pasando al triple una vez iniciada la guerra calderonista al narco.

Para 2007, en el inicio de la Operación Conjunta Michoacán, la FAM consumió 25 millones 224 mil 340 litros de combustible y pagó 328 millones, 768 mil 500 pesos para comenzar y sostener un despliegue operativo que fue elevando los gastos logísticos.

En 2008, la Fuerza Aérea compró 24 millones 298 mil 458 litros y pagó 437 millones, 033 mil 498 pesos para mantener el despliegue aéreo de las tropas contra el narco. Un año después, muy cerca de lo que sería la peor etapa del combate al crimen organizado, la FAM tuvo un declive y disminuyó el consumo de combustible al quedar en 23 millones, 425 mil 445 litros, reduciendo drásticamente el gasto monetario a 176 millones, 058 mil 574 pesos en 2009.

En 2010, el año de la sangría en la guerra al narco, la FAM consumió 26 millones 310 mil 228 litros de combustible y pagó 247 millones, 326 mil 508 pesos. De ahí hasta el final de la administración la FAM elevó el consumo y el gasto.

En 2011 se emplearon 29 millones, 398 mil 002 litros y se pagaron 402 millones, 609 mil 542 pesos. Los gastos crecerían más al año siguiente. En 2012 fueron 27 millones, 604 mil 997 litros los que consumieron las aeronaves militares. La Fuerza Aérea pagó 455 millones, 090 mil 638 pesos, la mayor cantidad de dinero gastado en una década para mantener la operatividad de los aviones y helicópteros militares.

En 2013, en el primer año de la presidencia de Peña Nieto, la FAM consumió 26 millones 985 mil 787 litros de combustible y gastó 324 millones, 569 mil 273 pesos, esto es 130 millones, 521 mil 365 millones de pesos menos que en el ejercicio anterior.

Para el 2014, el consumo fue de 27 millones, 747 mil 680 litros y el gasto monetario alcanzó los 381 millones, 053 mil 870 pesos. En 2015 el combustible consumido llegó a 28 millones 777 mil 379 litros y el desembolso bajó, ubicándose en 351 millones, 648 mil 293 pesos.

Finalmente, de acuerdo con los documentos, en 2016 se consumieron 25 millones 497 mil 026 litros mientras que el gasto del combustible descendió para colocarse en 209 millones, 442 mil 538 pesos, en lo que fue la segunda cifra más baja en la década revisada por la FAM.

A esto hay que agregar los datos del V Informe de Labores de la Sedena, en donde se indica que entre el 1° de septiembre de 2016 y el 31 de agosto de 2017 la FAM gastó 252 millones, 979 mil 709 pesos en el combustible de sus aparatos.

La información publicada por la Sedena sólo menciona el consumo de combustible de las aeronaves y su costo, pero no incluye datos sobre el costo operacional por hora de vuelo registrado en esa década.

En octubre de 2008, la Sedena contestó a una solicitud de acceso a la información acerca del gasto de combustible por hora y el gasto operacional por hora de vuelo de nueve tipos de aeronaves, destacando los consumos de los jets F-5 y de los aviones Hércules C-130 como los más costosos.

Jorge Medellín

@JorgeMedelin95

EstadoMayor.mx

Anuncios

Deja un comentario