Matar a pellizcos a un burro… En Campeche



México, 11 de agosto.- Al presidente Peña Nieto le salen bien las cosas cuando sigue los consejos de su amigo, todavía asesor, Jesús Murillo Karam, quien le insiste desde que era candidato al gobierno del Estado de México en que no haga caso a ningún “profesional” de imagen.

Anuncios

Y es que, según el exprocurador, Peña Nieto es mucho mejor al natural, sin artimañas, sin falsos “uniformes”.

Así fue, divertido, gozoso incluso, en Campeche donde le reviró a Alito Moreno sus “peticiones” para más dinero federal, más obra pública.

Y es que el gobernador de Campeche suele tener una carpeta ya lista de peticiones. Como puede dar buenos resultados, no solamente en la transformación física de la entidad que gobierna sino en temas tan delicados como la inseguridad donde Campeche tiene el primer lugar, justamente, en seguridad, Alito suele conseguir casi todo lo que le pide al Presidente Peña.

Por eso, en una broma muy amplia, producto de su excelente buen humor, le dijo que era persistente, tanto que podía “matar a un burro a pellizcos”, lo que fue más que bien recibido.

Lo de Chiapas, el día anterior, fue mucho más complicado. Una vez más se demostró que Manuel Velasco gobierna con infinito talento un Estado mil veces más complejo, más violento, más difícil. Ahí, en una población que ha recibido mucha atención de la federación, que tiene transformaciones ciertas, que ha sido beneficiada por el gobierno estatal y federal, Chiapa de Corzo, lo declararon non grato.

Y a su salida, fue una jornada difícil porque se les “ocurrió” juntar a indígenas de varias partes del país, en una entidad eminentemente indígena, los habitantes de este lugar, Chiapa de Corzo, en las inmediaciones de Tuxtla, detuvieron por varias horas, es decir secuestraron a varios policías federales.

Es obvio, que Velasco no la tiene fácil. No obstante esto, compite con Campeche por el primer sitio en seguridad, y “controla” en la medida de lo posible la realidad inmensamente diversa del Estado.

Ahí, supongo que por consejo de sus “asesores en imagen”, el Presidente Peña Nieto se tomó videos y fotografías en un recorrido, extraoficial, por el Cañón del Sumidero que, en días antes, personalmente había sido limpiado de basura por el mismo gobernador Velasco y sus colaboradores.

Ahí se invitó, supongo que también idea de estos “asesores en imagen”, a Julión Álvarez, un cantante de música banda muy popular que vive en Chiapas, donde tiene un rancho.

Hasta ahí todo parecía bien. Pero no era auténtico, como tanto insiste Murillo Karam. El cantante ni es cuate de Peña…

Y el Estado Mayor Presidencial, con idéntica pifia a la que tuvo en Chiapa de Corzo, a dónde lo llevaron pese al malestar de la población, no “checó” al cantante… Para que dos días después fuese acusado por el gobierno de Estados Unidos de “lavar dinero” para un presunto criminal que ni siquiera sabíamos que había sido detenido una semana antes.

En Campeche la avanzada del Estado Mayor Presidencial fue inmensa, incluyendo perros, armas y armas y armas que literalmente llenaron la recepción del Hotel Holiday Inn donde estuvimos alojados periodistas. ¿Por qué con esta misma fuerza no se realizan labores de inteligencia en las giras presidenciales?

Imposible imaginar siquiera que la PGR fuese ignorante del aviso que daría el gobierno de Estados Unidos implicando al cantante. El presunto narcotraficante Raúl Flores fue detenido, precisamente, con fines de extradición. Y la PGR participó, igual que la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, en la investigación del Departamento del Tesoro del gobierno de Estados Unidos.

¿Qué necesidad de “arriesgar” al Presidente Peña Nieto? Imposible imaginar que no hubo información suficiente para evitar estos videos, estas fotografías, este paseo con Julión Álvarez… que, es obvio, le solicitaron al cantante con anticipación.

Lo peor, estos “asesores de imagen” que le han hecho tanto daño precisamente a la imagen presidencial, fue la decisión de “borrar” las fotografías y los videos, como si eso pudiese evitar que fuesen dadas a conocer, magnificadas, en redes sociales…

Ojalá un día el Primer Mandatario decida dos cosas: una, exigirle al Estado Mayor Presidencial que haga su chamba. Dos, hacerle caso a Murillo Karam…

 

Isabel Arvide

@isabelarvide

Estadomayor.mx



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *